Dolores duros

Dicen que los quemaron. Se basan en hipótesis que emanan de los peritajes, pruebas y diligencias, no es nada seguro, pero parece que los mataron y los incineraron. Ojalá fuera la trama de un cuento de terror o de una novela de misterio. No. De acuerdo con la confesión de miembros de Guerreros Unidos, se llevaron a los cuarenta y tres normalistas desaparecidos los asesinaron y les prendieron fuego. Así, a sangre fría, con una crueldad que rebasa la verosimilitud. Nos agrede tanto que cerramos los ojos y preferimos creer que eso no es verdad.
Los testimonios recabados por la Procuraduría General de la República apuntan, junto con el resto de las investigaciones, a que hubo un homicidio masivo que se llevó a cabo en el basurero de Cocula. El Infierno existe y, al parecer, está en la Tierra.
Nos mostraron fragmentos óseos que parecen más pedazos de carbón que restos de jóvenes que vivieron, sintieron, respiraron y tuvieron identidad.las descripciones son tan duras, tan cruentas tan cercanas a lo salvaje que quisiéramos , de corazón quisiéramos que fueran falsas.
No hay forma de describir el dolor que me produjo ver la declaración completa del Procurador Murillo. La vi entera, sin recortes, tal como la presentaron a los medios extranjeros. No tengo ninguna duda de que ahí hubo un homicidio masivo. Hay quienes no creen que eso les haya sucedido a los 43 jóvenes normalistas. A mí eso no me consuela. Si no fueron los chicos ¿quiénes formaron parte de esa pira humana? Una fogata, que según los confesados, se conformó por cuerpos, leña, llantas y se iluminó con un cerillo, diesel y gasolina. Ardió desde le veintiséis de septiembre hasta el día siguiente. ¿Cómo no vamos a preferir pensar que eso no es verdad?
Entiendo a los padres y familiares de estos 43 chicos, es evidente por qué ellos rechazan la versión del Procurador. Yo también quisiera que no fuera cierto. Ojalá no lo sea, espero que sigan buscando a los muchachos y que los encuentren con vida. Hay voces que insisten en que los normalistas están vivos.
También quisiera respuestas. ¿Quiénes son los Rojos y los Guerreros Unidos? ¿Por qué ellos querrían hacerles daño a cuarenta y tres estudiantes!? ¿Qué hacían los chicos en Iguala? ¿Por qué el señor Abarca dio la orden a la policía? ¿Por qué iban por María de los Angeles Pineda, esposa del alcalde? Es fácil dudar cuando no hay respuestas básicas.
Después de la conferencia de prensa del Procurador Murillo Karam, de ver las imágenes que presentó y de escuchar los testimonios, siento ceniza en la garganta. El humo de la pira se me mete entre las pestañas y las lágrimas salen sin parar.
El dolor más duro es el del golpe que no te esperas y te toma por sorpresa. Ese que no se puede evitar por que lo sientes y te das cuenta cuando ya es demasiado tarde para esquivarlo. Aquí, no hay forma de hacerse a un lado. Si son los chicos de Ayotzinapa o si no lo son, el dolor es igualmente duro.

IMG_2389.JPG

Anuncios

a href=’http://cloud.feedly.com/#subscriptionfeedhttpwww.ceciliaduran.wordpress.com’ target=’blanco blank’>

Archivos

A %d blogueros les gusta esto: