Magia bajo la luna (Woody Allen)

Lo siento, señoras y señores, a mí me gusta Woody Allen, por eso corrí a ver Magic in the moonlight tan pronto tuve oportunidad. Sin duda, esta película no es ni de cerca la mejor de su repertorio pero los que se apresuran a lanzarle de jitomatazos y dicen que la película es un fracaso, exageran.
Allen se nos pone romántico, o eso nos quiere hacer creer. Basta leer el título del film para darse cuenta. Cuidado, con este hombre no todo lo que brilla es oro, y si nos vamos con una primera intención lo mas seguro es que nos dejemos engañar. Woody Allen jamás será meloso, ni optimista, ni en todo caso, bien intencionado con su público. No le interesa cautivar de forma facilona, ni le importa narrar historias de amor. Así que hay que irnos con pies de plomo. ¿O, será que la edad lo está ablandando?
En esta oportunidad, Woody Allen, una vez más, nos saca del ambiente de Manhattan y nos sitúa en la década de los glamorosos años veinte, en una situación que sorprende pero no nos resulta ajena: una estafadora que está viviendo su momento de oro al hacerse pasar por espiritista que tiene cautivada a una familia millonaria que habita en el sur de Francia. Una rica excéntrica que tiene necesidad de comunicarse con su marido muerto y que está dispuesta a pagar carretadas de dinero por el contacto con el espíritu de su cónyuge. Un heredero que se enamora de la medium a la que le propone matrimonio. Un experto que debe descubrir el truco, desenmascarar a la timadora y dejar que la verdad reluzca.
Los escenarios son estupendos, el vestuario impecable, los autos son un lujo. Emma Stone no falla, la actuación de Colin Firth es buena, aunque no le creemos esa vena de galán conquistador a esa edad.
¿Hay o no hay historia de amor? Ese es el enigma. Hay un tono dulzón con el que Woody Allen quiere mimetizar la verdadera pregunta de la película, ¿hay o no hay vida más allá de la muerte? El protagonista, papel que ocupa Colin Firth, es un admirador de Nieztche y creyente fervoroso de que Dios no existe y de que rezar es una pérdida de tiempo. Pero en algún momento de la trama llega a creer y encuentra felicidad.
¿Será que Woody Allen, dada su edad, se está planteando la existencia de un Dios bondadoso o simplemente está jugueteando con nosotros para darnos una vuelta de tuerca?
Si comparamos Magic in the moonlight con Blue Jasmine, no hay forma de que Woody Allen salga bien librado. La película no logra la conexión con el público que logró con su film del año pasado. El espectador se entretiene pero en esta oportunidad, la pinza no se cierra. No está ese toque de sinceridad del ojo del director que sabe como sacudir con su punto de vista agudo, con ese que desnuda la miseria humana.
A pesar de ver escenarios de la Costa Azul y tomas que nos recuerdan la película Para atrapar al ladrón, Emma Watson no es Grace Kelly ni Colin Firth es Cary Grant, ni de lejos. Sin embargo, se agradece el guiño retrospectivo.
Allen se acercó tanto al tono sarcástico que nos privó de enfrentar esa duda que enfrenta a los que creen con los que no tienen fe. Las líneas sorprendentes en las que defiende el ateísmo pero le abre la puerta a la posibilidad de un Dios que da felicidad, quedan diluidas en el miedo del personaje por sonar cursi. La magia de Woody Allen no brilla tanto como en otras oportunidades.
Pero, como sucede con lo que nos gusta, me hago de la vista gorda y digo que sí, que vale la pena verla, aunque al hacerlo, no estaremos disfrutando de su mejor trabajo.

IMG_2346.JPG

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

a href=’http://cloud.feedly.com/#subscriptionfeedhttpwww.ceciliaduran.wordpress.com’ target=’blanco blank’>

Archivos

A %d blogueros les gusta esto: