La dictadura perfecta (una película)

Fui a ver la película a pesar de los malos comentarios que escuché. Le tuve fe a Luis Estrada y a Damián Alcazar y, sobre todo quise corroborar por mí misma si la fórmula ya estaba desgastada, si el humor ya no era tan bueno, si Silvia Navarro está desastrosa, si Tony Dalton se repite en cada personaje, si la anécdota ya na da para más. Es posible que los expertos en cine tengan razón y todo lo anterior sea cierto. No hay sorpresas y a la crítica le asiste la razón.
La dictadura perfecta aprovecha la situación nacional para transformarla en una narración predecible que intenta jalarle los bigotes a los poderes fácticos de la nación. No deja títere sin huarache. Encripta mensajes cuya interpretación no afecta el avance del hilo narrativo. Eso es una ventaja, no hay que estar al tanto de quién es el Presidente de la República o de a quién se caricaturiza con el personaje de Carmelo Vargas o cuál es la televisora a la que se refieren, ni es relevante en qué estado de la República pasa todo.
En el guión, Luis Estrada y Jaime Sampietro mezclan situaciones con las que le guiñan al espectador, nos hacen recordar casos terribles como el de la niña Paullete y el el amor que sus padres desarrollaron por las cámaras o la puesta en escena que favoreció a Florance Cassez, o la suerte de la actriz de telenovela que se convirtió en primera dama. Se tocan temas como secuestro, corrupción, complacencia, el imperdible y desgastado tema del narco, las fosas,etcétera.Se juega con noticias que sorprenden al público en la sala de cine pues parecen las noticias que se escucharon o se vieron horas antes. Revueltas mundiales, enfermedades pandémicas se dan a conocer en la experta y obediente voz de un titular de noticiero. Fallan en los pronósticos de la bolsa y de la cotización del tipo de cambio, gracias a Dios.
Hacen un diagnóstico curioso, en México todavía siguen y seguirán al frente los métodos tradicionales de comunicación. La televisión le sigue ganando a las redes sociales, los medios impresos están por encima de los digitales. Es cierto, a pesar del gran crecimiento que estas formas de comunicación, aquí no se observan los fenómenos de otros países en los que la transmedialidad ya triunfó y en los que lo electrónico ya rebasó a lo físico.
No hay novedades en la película, pero hay que verla. Hace reír, es divertido jugar al descifrador y entretenerse imaginando quién es quién. Es triste ver lo predecibles que somos, lo fácil que es filmar una película que trae las novedades del día. No, no hay novedades, no puede haberlas, el sistema mexicano honra las palabras de Vargas Llosa y nos empecinamos en darle la razón .Sí, seguimos siendo La dictadura perfecta.

IMG_2337.JPG

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

a href=’http://cloud.feedly.com/#subscriptionfeedhttpwww.ceciliaduran.wordpress.com’ target=’blanco blank’>

Archivos

A %d blogueros les gusta esto: