La sorpresa del Secretario de Gobernación.

Nadie se lo esperaba. Salió de su oficina, sin saco, en mangas de camisa. Se le veía confiado, relajado y sonriente. Se subió al templete con la determinación de escuchar. Miguel Ángel Osorio Chong, Secretario de Gobernación, dejó a todo el mundo boquiabiertos, imagino que ni siquiera aquellos que solicitaban su presencia con gritos y arengas, soñaron que efectivamente bajaría a platicar. Sí, el mismísimo Señor Secretario se presentó a recibir en propia mano el pliego petitorio de los estudiantes del Instituo Politécnico Nacional.
Muchos dicen que fue una imprudencia, que se puso en riesgo, que lo pudieron haber lastimado y que entonces sí ¡qué barbaridad! Pero nada de eso sucedió. También escucho comentarios que alaban a los estudiantes, que les dan mérito, que qué lindos chicos y… la verdad, la verdad tampoco es para tanto. Le jalaron tanto a la cuerda que por poco y la revientan.
Es cierto, los muchachos del Poli fueron ordenados, que no dejaron basura y que para ser un movimiento de esas características estaban organizados, sin embargo, imagino que estaban tan sorprendidos con la presencia del Secretario que no supieron qué hacer cuando les dijo que ahí estaba para resolver.
¡Ah, caray! Mejor nos esperamos para el viernes. Osorio no perdió la calma, quieren el viernes, nos vemos el viernes. Cuando fue cuestionado por los reporteros prefirió guardar silencio para honrar su compromiso con los estudiantes.
Mis respetos con Miguel Ángel Osorio Chong. Entiendo que no está el horno para bollos, que más vale resolver este conflicto rápido, pues las cosas no se encuentran como para tener muchachos inconformes en las calles, mejor que se vayan a las aulas a estudiar, a prepararse. Así lo entendió el Secretario Osorio.
Este gesto del Secretario de Gobernación es un buen signo para México. Ya me imagino lo que hubieran hecho otros en su lugar. Ya sabemos, por ejemplo, lo que hizo su homólogo en tiempos de Díaz Ordaz. No se puede olvidar el dos de octubre. Osorio no lo olvidó, ¡qué bueno!
Me sorprende agradablemente la actitud de un hombre poderoso que reconoce que la responsabilidad de todos los adultos mexicanos y de él en particular es propiciar las formas para que los jóvenes se conviertan en gente de bien, y no hay mejor forma que las aulas y los libros.
Habrá a quien le pese, pero hoy va un enhorabuena al Secretario de Gobernación.

IMG_2196.JPG

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

a href=’http://cloud.feedly.com/#subscriptionfeedhttpwww.ceciliaduran.wordpress.com’ target=’blanco blank’>

Archivos

A %d blogueros les gusta esto: