Ámbigüedad en el Politécnico

El Instituto Politécnico Nacional es una institución prestigiada y su buen nombre se lo ha ganado porque en sus aulas se forma a gente competente para enfrentar el reto del mercado laboral. Sus egresados saben hacer las cosas y las saben hacer bien. Hoy padece un problema que lo tiene piertas cerradas y no queda muy claro por qué. Dicen que es por modificaciones al reglamento y eso hizo enojar a alumnos y profesores.
El IPN es una institución pública mexicana de investigación y educación en niveles medio superior, superior y posgrado; fundada en la Ciudad de México en 1936 durante el gobierno del presidente Lázaro Cárdenas del Río. Su vocación central es formar profesionales técnicos. Lps técnicos, para llegar a conclusiones, se basan en datos duros, en procedimientos, en hechos cuantificables. La ambigüedad queda fuera de su marco de referencia, es inaceptable pues no encuentra un camino de medición.
Hoy el Instituto Politécnico Nacional, una de nuestras escuelas orgullo está padeciendo un problema que lo tiene puertas cerradas. No hay peor cosa para una casa de estudios que el cierre de sus instalaciones, que no se pueda dar clase. El peor de los estadios es cerrar la cátedra y la posibilidad de que un maestro esté al frente de sus alumnos. Así amanece hoy el Poli.
En el video difundido en Internet que se titula ¿Que pasa en el Politécnico? Jóvenes vestidos con playera color vino que se dicen estudiantes de la institución, explican sus motivos y motivaciones para protestar y cerrar las puertas de su escuela. Se ven imágenes de las manifestaciones y protestas de los últimos días en contra de las reformas de la institución educativa, para luego mostrar a jóvenes que plantean su rechazo a las modificaciones.
Los alumnos aseguran que la directora general del IPN, Yoloxóchitl Bustamante, promovió estas modificaciones conforme al acuerdo “Alianza por la Calidad Educativa”, en el que “acordó un nuevo sistema único de bachillerato, donde las escuelas de más alto nivel debían reducir sus estándares educativos para estar a la par de otros centros educativos, en los que el nivel es menor”. Señalan que Bustamante “ha promovido una consulta donde la participación y la opinión académica, estudiantil y personal se vio limitada por la metodología utilizada” y afirman que “no hay explicación clara sobre los motivos para la modificación de este reglamento”, y que las autoridades han mostrado una actitud hermética respecto al tema.
Algunos profesores apoyan el movimiento, dicen que o tienen claro las modificaciones, que serán evaluados pero no les dicen cómo, sólo les informan que se hará como corresponda, conforme a la normatividad aplicable, pero no les dan parámetros específicos y eso se llama ambigüedad, cosa que para los que integran la comunidad politécnica es la peor pesadilla.
La Doctora Bustamante, directora del IPN, lanzó una consulta para informar de los cambios que quería hacer, tal parece que fue como un grito en el desierto a media noche. Eso me llena de dudas.
En esta época en la que alumnos profesores acceden a todas horas a internet, ¿por qué no participaron en la consulta? Al entrar a la página del Instituto, lo primero que sale antes que nada es la invitación para conocer el reglamento. ¿Por qué preferir la violencia de cerrar las puertas, de romper la comunicación en vez del diálogo?
Las respuestas de los estudiantes y maestros también son ambiguas. Están molestos y los reclamos van desde la condición de los laboratorios, que no tiene que ver con el reglamento aunque sea un reclamo válido, hasta la destitución de la directora general.
Veo una guerra de sordos y de falta de sensibilidad.
A mí también me pone nerviosa y de malas la ambigüedad. Es urgente que se le meta manos a este problema y que se solucione rápido. Es vital que el Poli reabra sus puertas para seguir preparando a gente de bien. Nos urge gente de bien.

IMG_2195.JPG

El paradigma de la movilidad

Todos invocan la fórmula del éxito, cada quien da su versión de lo que hizo para alcanzar a probar las mieles del triunfo pero son pocos los que revelan las variables que componen el verdadero patrón. Con el éxito sucede como con las recetas familiares, casi nadie quiere compartir los ingredientes secretos y si acaso hay alguien que no quiere ser tachado de egoísta, da la receta pero se reserva y la da incompleta.
También pasa que lo que le funcionó a alguien no le sirve a otra persona. La razón es sencilla, la victoria es un ser alado que vuela de un lado a otro rápidamente. La caducidad de su fórmula suele ser muy corta, atiende a múltiples factores y en muchos casos es víctima de la moda.
Hoy las tendencias de éxito se relacionan con fórmulas que dan como resultado la movilidad. Para ello las variables principales son el ingenio y el talento. Sí alguien integra estas dos variables en busca de la accesibilidad tarde o temprano se topará con el éxito.
En la actualidad, mientras más accesible esté un producto o servicio, más posibilidades tiene de triunfar. El ingenio y el talento se usan para idear la forma en la que se pueda estar cerca del usuario y la mejor manera es llegar a ellos a través de su teléfono móvil que es el aparato que el ser humano del milenio siempre trae consigo. Claro que las tablets, laptops y computadoras también entran en el juego, pero el signo de la movilidad es el teléfono celular.
Los negocios, de cualquier índole, deben pensar primero que nada en definir qué quieren hacer y después en su integración al mundo digital. Es decir, definida su misión, deben borrar fronteras y derribar las barreras que los alejen de sus consumidores. Hay que crear un portal de internet y una aplicación descargable para que los clientes puedan acercarse cada vez que piensen en nosotros.
El paradigma de la movilidad tiene que ver con la accesibilidad que cada cliente necesita. Hoy lo normal es tener todo al alcance de la mano, tan rápido, tan cerca y tan fácil como apretar ciertas teclas.
Las fronteras se desdibujan para crear esta movilidad. Arquitectos, filósofos, financieros, programadores, comunicólogos forman equipos de trabajo de alto rendimiento que buscan generar productos y servicios y acercarlos a sus usuarios.
Antes un periódico, un hospital, un supermercado eran negocios que poco tenían en común, en la actualidad casi todos tienen un sitio web y una aplicación que se puede abrir en todo tipo de aparatos. La tele se puede ver desde el celular y las películas en una tablet. Una revista se lee en forma digital y también en hojas de papel.
La Red se convierte en la estructura sobre la cual el ingenio y el talento se combinan y del que emergen las grandes oportunidades que nos dirigen al éxito. Al menos eso es lo que marcan las tendencias, esa es la fórmula de moda. Pero… Ya sabemos, son fórmulas de caducidad efímera. Hay que aprovechar mientras sea vigente.

IMG_2194.JPG

De cambios y destinos

Dice el escritor Juan Manuel Opi que estos son tiempos en los que el más tonto hace relojes. Tiempos en los que se alargan los dedos y se encoge el cerebro y tiene razón. Fíjense y verán. Antes, para acceder a una computadora era preciso tener una tarjeta de admisión al laboratorio de cómputo, hoy hasta los pequeños de tres años saben manejar una tableta o un smartphone. Unos lo hacen mejor que sus propios padres.
Estamos viviendo los años del cambio y está sucediendo tan rápido que si no ponemos atención y nos adaptamos, estaremos existiendo sin comprender. Resistirse sirve de poco, es mejor observar, aprender y adaptarse. Quedarse fuera es fácil, formar parte de la transformación no es difícil. Al ser humano se le facilita aprender.
Desde el mismo momento de nuestro nacimiento, iniciamos un proceso de aprendizaje. La primera fase de nuestra vida es, aunque no lo recordemos, apasionante, precisamente por la gran capacidad de adaptación y la entereza con la que afrontamos en cambio. Nos movemos del vientre materno al moisés y de ahí a la cuna con gran facilidad. Se trata de un periodo de aprendizaje práctico. Es para uso inmediato, para adaptarlo a lo cotidiano de la vida, y su mejor cualidad es la de ser eminentemente útil. A partir de estas enseñanzas, en una primera fase de existencia nos ayudan en las tareas de subsistencia, y evidentemente, para utilidades futuras que conforman la personalidad del individuo.
Nacemos, gracias a Dios, con un paquete genético listo para utilizarse a partir del mismo momento de nuestra venida al mundo, la tarea es que se vayan desarrollando para usarlos a nuestro favor. Para ello, es preciso poner atención a los acontecimientos, ir tomando nota, asimilarlos y ponerlos en práctica.
Estos soportes genéticos, básicamente se componen de emociones, y muy especialmente e inicialmente son, reír o llorar en respuesta al hambre, frío, dolor, caricias, etc. Con el paso del tiempo, vamos acumulando y archivando experiencias y conocimientos, para hacer uso de ellos en un momento determinado así como para disponer de información, que independientemente de su utilidad refuerce algún aspecto de nuestra personalidad.
Es curioso como esa capacidad de observación que está tan activa en las primeras etapas de crecimiento, va decayendo y entrando en desuso en la edad adulta. No la perdemos, lo que dejamos en el tintero es la habilidad de poner atención, de estar pendientes, de estar presentes.
Adaptarse en estos días, significa poner atención a un mundo distraído, a un entorno que ignora porque está fijo en una pantalla que se usa intensamente, a veces con provecho, a veces como vicio, y que aleja al individuo de sus semejantes. Nos desvanecemos para alcanzar lo intangible y lo preferimos a lo material, a lo físico que está al alcance.
Juzgar no sirve de nada, nadie nos va a hacer caso. Poner atención, adaptarse y estar alerta, sí. Entender al mundo y sus cambios en tiempo real no es tan complicado. Además es necesario. El que observa y pone atención es capaz de dirigir y controlar, los que están distraídos simplemente se dejan llevar por caminos que no tienen ni rumbo ni destino.

IMG_2193.JPG

Escocia y Cataluña

¿Qué es España y cómo se organiza? Ese a sido un misterio para propios y extraños que algunos quieren develar desintegrándola y otros uniéndola. En el territorio español conviven nacionalismos que, a ojos de un extranjero, no parecen tan desiguales cono ellos los perciben.
Los gallegos no son idénticos a los andaluces, ni los vascos a los catalanes pero son más similares que distintos y todos luchan por su singularización. Defienden su territorialidad y lucen sus diferencias frente a todo lo que se quiera clasificar como simplemente español. Es curioso y es así. La diversidad española ha coexistido por siglos y han conformado una nación unida, ayer por unas razones, hoy por otras y así se ha organizado España.
La soberanía de un pueblo recae en su ciudadanía, ningún gobierno debe estar por encima de la voluntad de su gente, dice la Vicepresidenta del Gobierno Español y tiene razón. Artur Mas, presidente de la Generalitat, convoca a una consulta para preguntar a los habitantes si Cataluña debe seguir formando o no parte de España. Quiere tener una respuesta, así como Escocia tuvo su oportunidad, Mas quiere la suya. Pero la situación catalana es distinta a la escocesa.
El Reino Unido por iniciativa de su Primer Ministro David Cameron decidió apoyar la consulta. Muchos lo criticaron, pensaron que se había vuelto loco y que arriesgó demasiado. Creo que el propio Cameron lo pensó también. Pero Escocia decidió por la unidad. Y, si así lo hizo, fue porque al sopesar los pros y contras, ganaron los beneficios de quedar unidos. Ese análisis falta en Cataluña y el problema es que el referéndum convocado por Mas es inconstitucional.
En estos temas, es importante entender. La ley debe proteger y garantizar la voluntad soberana de un pueblo. Esto que parece sencillo de entender es de una trascendencia máxima: sin ley no hay democracia. Nadie en lo individual puede estar por encima de la voluntad colectiva de la gente en una nación. Los gobiernos se eligen, precisamente, para resguardar esa voluntad de todos reflejada en la ley. Aquí entra una disyuntiva peligrosa. Mas no puede convocar un referéndum pues está impedido para ello por la ley. Entonces, ¿cómo hacer para descubrir la voluntad del pueblo?
La separación de Cataluña de España divide a los catalanes, no todos van por el Sí, no todos van por el No. Lo cierto es que su independencia traería consecuencias similares a las que los escoceses valoraron para pronunciarse. La separación aleja de Europa.
Los catalanes merecen expresarse. Tienen derecho a su pregunta., pero la ley no le da espacio a un referéndum. Mas y Rajoy deben acercarse y en vez de ello parecen dos chicos enojados haciendo berrinche cada uno en su esquina jalando el mantel que está a punto de tirar toda la vajilla.
Mas no puede ir solo en un asunto tan trascendente, Rajoy tampoco. Los catalanes deben sopesar en la intimidad, con serenidad, las ventajas de independizarse o quedarse como están y pasar la hoja de esta historia.

IMG_2186.JPG

Bucle local

En esta era de vértigo y cambio si uno no está atento termina perdido en un mundo desconocido. Los conceptos mutan y los sentidos se transforman. Al final, si uno no está al pendiente, acaba escuchando un término e interpretándolo en forma errónea. El bucle no es lo que era. No forma parte de un peinado de niña o más bien, ya no es sólo eso.
Cuando leí que la desagregación del bucle local, prevista en la reforma constitucional de telecomunicaciones, dará a empresas como Telefónica Movistar mayor amplitud en términos de cobertura geográfica y número de usuarios, según aseguró el presidente de la firma para México y Centroamérica, Francisco Gil Díaz., me quedé patidifusa. No entendí nada de lo que se estaba hablando. ¿Qué rayos es el bucle local? Y mas aún ¿qué pasa si no entiendo lo que es?
El bucle local inalámbrico (Wireless local loop (WLL), radio in the loop (RITL), fixed-radio access (FRA) o fixed-wireless access (FWA) en inglés), es el uso de un enlace de comunicaciones inalámbricas como la conexión de “última milla” para ofrecer servicios de telefonía (POTS) e Internet de banda ancha a los usuarios. Se trata principalmente del uso de frecuencias licenciadas, descartándose las llamadas “bandas libres” debido a la carencia de garantías, por tratarse de frecuencias de uso compartido, con el correspondiente riesgo de saturación e indisponibilidad de la red.
Los operadores establecidos han implantado sus redes tras muchos años de despliegue de infraestructuras, adivinen específicamente quién. La parte de la red que permite el acceso al suscriptor se conoce como “la última milla” y se ha acometido tradicionalmente utilizando pares de cobre.
El bucle local tiene relevancia a partir de las liberalizaciones del mercado de las telecomunicaciones que han tenido lugar en los últimos años en muchos países y las nuevas licencias para operadores de servicios de telefonía fija. Lo anterior unido a la demanda de mayor ancho de banda, han sido los dos principales factores que han propiciado la aparición de nuevas tecnologías que optimicen el costo de “llegar” hasta el cliente.
La movilidad, la accesibilidad parecen ser los términos de interés del mercado. Llegar a todos lados para que el consumidor pueda tener a la mano todo lo que se ofrece para su consumo.
La desagregación del bucle local se convierte en un tema de relevancia máxima y significa que, a través de un proceso regulatorio, se obligue a los operadores incumbentes, a alquilar o ceder la infraestructura de última milla. Es decir, que se derriben barreras de entrada, que se aumente la competencia y el mercado crezca.
En este proceso hay ganadores y perdedores. El vértigo que da la velocidad de tanto cambio nos puede dejar fuera del ámbito de comprensión de una transformación relevante que puede afectar nuestra cotidianidad en forma importante. Se modificaran tarifas, sí, pero eso sólo será el comienzo, habrá nuevas formas de efectuar pagos, se transformará el dinero, tal como lo conocemos. Habrá nuevas formas de hacer las cosas y debemos estar al tanto.
Por ello es relevante entender que hay bucles que no tienen que ver con los peinados pero que si no los comprendemos nos pueden dejar aislados en jn mundo que pretende estar al alcance de las manos.

IMG_2184.JPG

Confusiones

Algunas veces me confundo y dejo de entender las cosas. Cuando los conceptos se mueven de lugar y quedan descolocados, la cabeza empieza a dar vueltas, las preguntas germinan en terreno fértil pero las respuestas escasean, se vuelven tan fáciles de encontrar como un estanque de agua clara en medio de un desierto arenoso.
Escucho el discurso, airado y sentido del Presidente Obama. Agita el puño y golpea el atril al informar que su respuesta ante la captura, martirio y degollamiento de periodistas es la guerra. Contra los terroristas, unidad global y mano dura. Lo dijo en la sede de las Naciones Unidas, casa donde se resguarda la amistad internacional, sitio en el que se vela por la armonía del mundo. Mi cerebro se confunde, las ideas se me hacen moño y, desde luego, dejo de entender. ¿Qué no es este sujeto al que le dieron el Premio Nobel de la Paz? ¿Qué no es la ONU la organización encargada de salvaguardar la concordia mundial?
Me cuesta trabajo encontrar una diferencia entre matar a control remoto o asesinar cuchillo en mano. Para las dos acciones se necesita la misma sangre fría. En ambos casos, la muerte triunfa.
El Premio Nobel de la Paz es uno de los cinco premios que fueron instituidos por el inventor e industrial sueco Alfred Nobel. Este premio se otorga “a la persona que haya trabajado más o mejor en favor de la fraternidad entre las naciones, la abolición o reducción de los ejércitos existentes y la celebración y promoción de procesos de paz”, según dice el testamento del propio Nobel. En mi confusión, yo veo a Obama trabajando al revés de lo que Nobel testó.
La ONU es la mayor organización internacional existente. Se define como una asociación de gobierno global que facilita la cooperación en asuntos como el derecho internacional, la paz y seguridad internacional, el desarrollo económico y social, los asuntos humanitarios y los derechos humanos. No entiendo como un discurso para justificar una guerra se pudo pronunciar en el centro de operaciones de la institución que vela por tan altos valores sin venirse abajo.
Entiendo la rabia y la impotencia que siente el presidente Obama al ver esos videos sanguinarios y de crueldad extrema. Lo entiendo porque yo misma siento ese hoyo de terror en las entrañas. Sin embargo, sé que la violencia engendra violencia, una más brutal y con mayores potencias. La contestación de una agresión con otra tiene un efecto multiplicador que provoca mayor ira, resentimiento y sed de venganza.
Entonces dejo de entender. ¿Qué pasó ayer en las Naciones Unidas con el Presidente Obama a quien se le otorgó un Premio Nobel de la Paz? Discúlpenme, no lo entiendo. Avanza la confusión.

IMG_2183.JPG

El mundo virtual

Se ha dado por llamar al Internet mundo virtual , tal vez fue una forma poética de describir un espacio que no entendíamos muy bien, sin embargo, llamarlo así es una trampa en la que han caído muchos. Virtual, según se desprende de la definición de la Real Academia de la Lengua, es el ámbito de lo potencial de lo probable, es lo etéreo pero también lo irreal. No hay nada de irreal en lo que pasa en la Red.
Si compramos algo por Internet, recibimos un paquete con todas sus dimensiones y nos lo cobran descontando dinero real de nuestra cuenta bancaria. Si chateamos con alguien, generamos sentimientos de verdad: la gente se ríe con los memes, se indigna ante las circunstancias, se enoja y se contenta con quien está lejos, se enamora y todo esto es de verdad. He conocido matrimonios de personas que se encontraron en un espacio virtual y ahora cohabitan y tienen una vida de verdad, aunque decir que lo otro no es real, es mentir.
El problema es que nos sentimos protegidos por la pantalla, creemos que nos da anonimato y no es así, al menos no siempre. La pantalla ejerce la magia del espejo, sentimos que al traspasarlo llegamos a un mundo fantástico y fantasioso como la Tierra de nunca jamás. No es así. Internet es fantástico, no fantasioso. El otro día vi un graffiti que atrapó mi atención, estaba en un muro lateral de las oficinas de Yahoo! en San Francisco, tal vez por eso me impactó más. Con letra mal trazada decía Lo que pasa en la Red es real .
¡Vaya sentencia y vaya lugar para colocarla! Se nos olvida que este universo al que llamamos mundo virtual, ni es paralelo, ni es irreal. Es concreto y forma parte de nuestra cotidianidad, ¿así o más real lo queremos? Por lo tanto afecta nuestro entorno, nuestro comportamiento, nuestros hábitos y rutinas, nuestro estado de ánimo y hasta nuestra seguridad.
El el mundo que no se vive a través de una pantalla, nos cuidamos, estamos alerta y tomamos nuestras medidas de precaución. No dejamos la puerta abierta de la casa, no enseñamos no prestamos contraseñas, no gritamos secretos ni propios no de extraños, si nos desnudamos, corremos las cortinas de la habitación. Es decir, somos prudentes.
Pero al estar frente a una pantalla, la prudencia desaparece. Los tímidos se recargan y en la red son desinhibidos, los cautos se descuidan y los torpes se vuelven diestros. Todos somos más atrevidos en la Red, especialmente los adolescentes. Se piensa que el mundo virtual desaparece al oprimir un botón y no es así.
Lo bueno y lo malo que hacemos en este espacio deja huella y es imposible borrarla. Mientras no seamos conscientes de que el mundo virtual es real, seguiremos viendo como los fraudes cibernéticos crecen, como los abusos se multiplican y los crímenes escalan. Todo ello causa angustia y lágrimas de verdad.
Lo que pasa en la Red es real. Tenemos que entenderlo. Tal vez así, habrá menos fotos comprometedoras en el ciberespacio, menos plagios, menos bullying, menos robos, menos secuestros, menos niños abusados, menos pornografía infantil, menos delincuentes que abusan de los que creen que Internet es un mundo virtual.
Veo el graffiti con letra mal trazada y veo como los empleados de Yahoo! entran a sus trabajos. No son hologramas, son gente de carne y hueso que llegan a cumplir con su jornada laboral. El mundo de lo intangible es como un acento tácito, no se ve físicamente pero ahí está. Es un espacio que aunque no se ve y no se puede tocar, existe y tiene una potencia poderosa.
La sensibilidad del que rayó ese muro de Yahoo! me atrapa y me lleva a darle la razón. Lo que pasa en la Red es real. Es urgente entenderlo, ya.

IMG_2182.JPG

¿Qué nos vuelve humanos?

La pregunta interesa cada vez más en vista de que las máquinas conquistan de forma sigilosa y contundente el territorio del quehacer humano. También, porque nos confronta ante una realidad incontrovertible, hoy somos mucho más dependientes de los artefactos como nunca antes en la Historia.
En la era del cambio, las paradojas y los contrastes son las variables más presentes en el entorno de la vida de este ser que conocemos como humano. Por un lado tenemos el más amplio acceso a la información y vivimos desinformados, son tantos los impactos visuales, auditivos, sensoriales que recibe una persona a diario que el cerebro se colapsa y en una especie de mecanismo de defensa decide ignorar mucho de lo que recibe. La enajenación de datos aturde y decidimos apagar las formas de percepción.
En la era de la comunicación en la que las distancias se volvieron un concepto irrelevante pues tenemos a la gente tan cerca como exista una pantalla y conexión a Internet, las personas no hablan entre sí. Es frecuente ver mesas con familias que no se ponen atención por estar pendientes de sabrá Dios qué en un aparato. En los salones de clases vemos a alumnos distraídos y en las oficinas a empleados aislados.
Criticar no sirve de nada. Observar y analizar sí. Estos seres que parecen traer integrado un aparato, es el Ser Humano de hoy. Dependiente y codependiente de una máquina que le haga de todo. Entonces, si el hacer ya no es importante, ya que lo que sea que hagas lo puede hacer una máquina, no es raro que se busque la identidad humana. Si el hacer, que fue en lo que se concentró el mundo la ultima mitad del siglo XX y los primeros años del milenio, no es un rasgo definitorio, ¿qué lo es?
No hay respuestas facilonas,pero tampoco hay que complicarse tanto la vida. Al ser humano lo determina el Ser. Esa esencia que le permite enfrentar la vida a partir de sentimientos y sensaciones. Es verdad que un pájaro puede ser feliz, un perro puede ser fiel y un gato puede ser cariñoso, pero ninguno de los tres puede elegir el grado en el que lo es.
La capacidad de decisión, los grados en que modulamos las sensaciones, sentimientos y pensamientos es eminentemente humana. Una máquina no se obsesiona con una idea, un animalito, tampoco. Una planta no sabrá discernir entre el peligro de amar demasiado o ser bella en exceso. Pero un hombre y una mujer si pueden decidir el grado de fidelidad, la intensidad del amor, valorará las consecuencias del odio y disfrutará de una risa.
Debe haber pensamientos más sofisticados, elaborados y sustentados. Yo soy feliz de saber que la forma con la que tomo el manubrio de mi vida es un soplo de lo que me distingue como un ser humano.

IMG_2181.JPG

La apuesta de David Cameron

El que no arriesga no gana, reza el dicho. David Cameron se la jugó y salió victorioso, sin embargo, su apuesta fue arriesgada. Creo que tomó la decisión de darle voz a los escoceses calculando que la fuerza secesionista se diluiría con el tiempo y la unidad se vigorizaría. Para su sorpresa sucedió lo contrario, en política no hay riesgo matemáticamente medido.
Un día antes del referéndum en que los escoceses decidirían su independencia o su continuidad en el Reino Unido, las encuestas de opinión marcaban una tendencia que revelaba un empate técnico. Algunos se aventuraban a decir que el a la independencia de Escocia ganaría por un margen muy pequeño y que Cameron sería derrotado y saldría sumamente debilitado de este proceso. Hubo quienes ya lo veían fuera de Downing Street. Pasó al revés. El No fue contundente. La caballerosidad demostrada con la elegante dimisión del líder secesionista Alex Salmond rubrica la victoria rival, tras un resultado que, de no haberse magnificado antes, sería notable. También da cuenta del exigente hábito de rendición de cuentas, clave en las democracias avanzadas.
Los pronósticos en los que se avizoraban las puertas del infierno fueron equivocados. En este proceso todos ganaron. Ganó Salmond y con él Escocia, dándole mayores libertades y convirtiendo al Reino Unido en una federación de facto. Ganó Cameron, cuya vocación democrática quedó demostrada a carta cabal. Ganaron los escoceses en su conjunto, los del No fueron escuchados y avanzaron en su reivindicación y ganó la voluntad popular. En realidad nadie perdió.
Si se evalúa la situación de Escocia antes y después del referéndum , los resultados le son positivos. Ahora gozará de mejores condiciones prometidas por Cameron y también de las ventajas de seguir en el Reino Unido. Europa respira con tranquilidad, no hay signos desestabilizadores.
Quebec y Cataluña pueden poner sus barbas a remojar y medirle el nivel a sus aspiraciones independentistas. El mundo se pone nervioso con esos anhelos. La abrupta reacción de Mariano Rajoy, su festejo desentonado luce estridente para la armonía que viene de la Isla.
Me quedo con el espíritu democrático de Cameron que más allá de las críticas y de los tropezones en el proceso tuvo el valor de entrar al juego democrático, prestó oídos a un reclamo que por legítimo, merecía atención. También con la caballerosidad de Alex Salmond quien al ver que su sueño independentista se venía abajo, en vez de pegar gritos de inconformidad y de elevar los puños al cielo, optó por la elegancia y la congruencia. Supo arriesgarse, perdió y aceptó como lo hace un hombre de verdad.
La apuesta de Cameron es una lección que queda para los anales de la Historia, un manual del buen quehacer. El Primer Ministro Británico apostó mucho y ganó más.

IMG_2180.JPG

Un año después de Manuel

Hay historias que comienzan con una anécdota que es preciso contar, las hay que nacen a partir de una voz que no se puede contener y estalla en una sinfonía de palabras. Ésta inició con un rumor, sin aspavientos, con un susurro humilde pero constate y que desembocó en una emergencia de tal nivel que hubo necesidad de convocar al Ejército y activar el plan DN3.
Llegó Manuel y luego también Ingrid. Sobrevolaron el territorio nacional cargados de agua. Llovió y llovió sin descanso durante cinco días seguidos, Acapulco fue un Macondo hecho realidad, el agua se encharcó, reblandeció cerros y los desgajó; penetró caminos y los destruyó; inundó arterias de comunicación y el puerto de Acapulco se convirtió en una isla poblada por vacacionistas que querían salir de ahí lo antes posible, pero ni el aeropuerto ni las vías terrestres estaban operando, el agua las había dañado dejándolas fuera de servicio. El sol se negó a salir.
Muchos hablan de los daños a la infraestructura, a las casas que se construyeron en humedales, a hoteles. Casi todo ello ya ha sido reparado, limpiado y esta de pie dando servicio. En los pueblos por los que pasó Manuel, todavía hay promesas incumplidas.
Como quien quiere dejar todo arregladito para que vea la suegra, así se le dio una manita de gato a los daños para poder recibir a las visitas. Seguimos esperando una explicación del porqué no se dio una alerta meteorológica y dejaron que nos cayera el chaparrón encima. Seguimos esperando conocer a los responsables que emitieron permisos para construir casas donde no se debía. Seguimos esperando que las cosas se compongan en los pueblos en donde todavía hay familias sin casa.
Un año después de Manuel, todavía se me pone la piel de gallina al recordar el desabasto de mercancías de primera necesidad, las escenas de la gente en el aeropuerto, las colas para abordar un avión militar, el saqueo del Costco, los soldados regalando despensas, el nerviosismo de la gente, las promesas del Presidente Peña para ir a preguntar de casa en casa en que se podía ayudar, la cara de Rosario Robles y del Secretario de Comunicaciones y Transportes, el programa de la televisión local transmitiendo nombres de gente desaparecida, la Escénica convertida en laguna, la falta de telefonía fija, celular e Internet. El mundo al revés y la destrucción que llegó sin darnos cuenta, sin rugidos ni estertores, montada en un ritmo acompasado pero perseverante.
Un año después de Manuel sigo recordando lo enorme que vi al poder de la naturaleza y lo pequeñita que me sentí. Lo vulnerables que somos ante una desgracia y las diferentes reacciones que surgen en el hombre cuando se siente amenazado. Hacer memoria me da escalofrío.

IMG_2179.JPG

Anteriores Entradas antiguas

a href=’http://cloud.feedly.com/#subscriptionfeedhttpwww.ceciliaduran.wordpress.com’ target=’blanco blank’>

Archivos

A %d blogueros les gusta esto: