Lo que revelan los test

Se vuelven poner de moda los test, es decir, esas pruebas que a través de preguntas específicas obtienen información de las personas. Tests de estilo de liderazgo, de personalidad, de actitud, de aptitudes, de forma del cuerpo, de filiaciones, los hay de todo tipo. Los puedes encontrar en revistas de moda, en publicaciones científicas, en redes sociales, en todas partes. Los tests siempre han tenido mucha aceptación.
Lo curioso es que últimamente proliferan por doquier esos que preguntan con qué foto te sientes más afiliado, con qué personaje te identificas, con qué deporte te inspiras, qué árbol te fascina, qué ojos captan tu atención y a partir de ellos se llega a conclusiones que revelan forma de ser, perfiles de personalidad, tendencias vocacionales o lo que verdaderamente habita en nuestros corazones.
Me cuesta trabajo creer que generalidades tan amplias pueden llegar a deducir lo que me apasiona, lo que determina la forma de dirigir mi vida, lo que me haría reaccionar de una u otra manera, lo que me encausaría por un camino en particular. Si eso fuera así, sería tan fácil encontrar identidad.
Sin embargo, la popularidad de esas encuestas crece. Nos resulta difícil dejar de lado la ocasión de contestar preguntas, caemos en la tentación de contar y leer los resultados. A veces nos sorprendemos con lo que nos dicen, otras estamos de acuerdo o nos enojamos por lo equivocado que resultó.
¿Nos revelan grandes verdades estos test? Lo dudo. Pero sí llego a un gran descubrimiento, los hombres y las mujeres tenemos curiosidad, queremos encontrar datos de nosotros mismos. Buscamos afirmación de lo que somos, queremos confirmar o disentir lo que pensamos de nosotros mismos.
Los test nos resultan divertidos, nos entretiene la investigación de lo que somos y de lo que creemos que somos. El problema es que muchas veces nos quedamos en esa superficialidad. Si encontramos algo que nos gusta, aplaudimos complacidos. Si nos topamos con algo que nos disgusta, mostramos desacuerdo y nos justificamos, decimos que no, que no es verdad y nos justificamos diciendo que es sólo un test.
Lo rescatable es la búsqueda, esa necesidad de saber quienes somos y entender por qué somos. Lo que los test nos dicen es la profundidad que logramos con este análisis y esa sí que es una seña de identidad.

IMG_1620.JPG

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

a href=’http://cloud.feedly.com/#subscriptionfeedhttpwww.ceciliaduran.wordpress.com’ target=’blanco blank’>

Archivos

A %d blogueros les gusta esto: