Menos plurinominales

El PRI se adelanta y salta al escenario político con una propuesta que Enrique Peña Nieto había hecho en campaña: reducir la representación plurinominal en ambas cámaras. El PAN dice que la idea era suya y la izquierda hace bizcos.
La representación plurinominal en las cámaras nace de la idea de dar voz a las minorías que dieron apoyo a los candidatos que perdieron en una elección. Se trata de salvaguardar a los pocos para que no se opaquen sus derechos ni se violenten las garantías. Así expresado suena violentamente romántico, justo hasta la medula, tanto así que hasta quisiéramos defender el concepto. La realidad es otra.
Como siempre sucede la cotidianidad es diferente al deber ser. Los abusos de los representantes de las cámaras, el sobre ejercicio de sus presupuestos, el abuso de sus cientas, las fiestas personales en recintos legislativos, las malas compañías hacen que me sienta poco representada por estos personajes por los que ni siquiera voté.
Escucho a José Woldenberg y a Jesús Silva Herzog y a muchas voces serias defender la representación plurinominal y es que el concepto no es malo, pero pienso en estos equilibristas que brincan de la Cámara de Senadores a la de Diputados, que nunca se han sometido a las urnas, que se han autodecretado bonos jugosos por no hacer nada, que se regalan relojes suizos por irse a dormir a sus curules, y lo único que puedo pensar es en apoyar la iniciativa del ejecutivo.
Si la mejor manera de predecir el futuro es mirar al pasado, lo más seguro es que estos legisladores se seguirán sirviendo con la cuchara grande y no se preocupen por un pueblo que ni siquiera votó por ellos, que ni los eligió y que con el que no tiene ningún vinculo.
Por ello, si me preguntan, yo votaré por la reducción de legisladores de representación plurinominal. Al fin y al cabo, no hay tal representación.

IMG_1552.JPG

a href=’http://cloud.feedly.com/#subscriptionfeedhttpwww.ceciliaduran.wordpress.com’ target=’blanco blank’>

Archivos

A %d blogueros les gusta esto: