¿Qué sabrá Cuauhtemoc Gutiérrez de la Torre?

Cuando suceden cosas incongruentes, a mí me da por sospechar. En mi cabeza cuadrada las cosas deben tener un orden lógico, una secuencia de hechos y si ésta se altera, me imagino que alguien está tomando un atajo y de inmediato me pregunto por qué.
Dudar de un político es una práctica tan común que ya parece estar insertada en la información genética de todo el mundo. Sabemos de sus comportamientos, de su forma de moverse para estar siempre en el lugar adecuado, para salir en la foto retratados desde su mejor ángulo, para dar la mejor perspectiva de su persona y hacernos creer que son maravillosos súper héroes.
Por eso es tan escandaloso ver caer a un político. Poner los trapitos al sol de la gente de esta grey causa mucho estruendo por el contraste entre lo que dicen y lo que hacen, pero también porque de inmediato empiezan los deslindes. En ocasiones hasta los propios familiares niegan al sujeto atrapado en flagrancia. Así da inicio el festival de traiciones, de alejamientos y de justificaciones.
La secuencia lógica es que el del escándalo se quede solo, como apestado y que todos se alejen de él como si tuviera una enfermedad contagiosa. Por lo tanto, cuando eso no sucede, no lo puedo evitar, empiezo a sospechar. Por eso cuando leo que Cesar Camacho le dice a Cuauhtémoc Gutierrez de la Torre que tiene las puertas abiertas del PRI nacional, más allá del alboroto mediático de este sinsentido, a mí me carcome la duda.
Pese a que hay dos investigaciones en su contra, una penal y una partidista, el ex dirigente del PRI en el DF, Cuauhtémoc Gutiérrez de la Torre, tiene las puertas abiertas de su partido a nivel nacional. A pesar de estar involucrado en una denuncia de índole sexual, Gutiérrez recibió ayer un espaldarazo del líder nacional del tricolor, César Camacho Quiroz. “Sí me he reunido con él y seguramente mantendré la puerta abierta”, dijo al término del evento en que se presentó al nuevo Comité Directivo del PRI en la Ciudad.
Más allá de la sorpresa, queda la duda. Camacho no es un politiquillo de poca monta, ni tampoco una persona inexperta que no sepa lo que está haciendo. No es ingenuo ni es novato. Es un político de primera línea experimentado y por lo tanto calculador. Su declaración en favor de Gutiérrez está medida hasta el último milímetro y va en sentido contrario de la lógica política. Camacho ni se alejo ni se deslindó ni negó a Gutiérrez de la Torre. Hombre, ni siquiera optó por la elegancia de hacerse el disimulado. Sala a decirle al mundo que sigue viendo a un hombre implicado en una red de prostitución y trata de blancas.
Es muy extraño ver a un político que pone la cara para defender lo que no tiene disculpa. Y, como siempre me ataca la duda y me da por sospechar. ¿Qué sabrá Gutiérrez de la Torre para poner a César Camacho en esa posición?

20140806-070226-25346030.jpg

Anuncios

2 comentarios (+¿añadir los tuyos?)

  1. Danilo
    Ago 06, 2014 @ 10:51:02

    Putañero…ése es uno de los prerrequisitos de los hombres en el poder. El señor no atendía una red de trata de blancas. Solamente mantenía ciertos arreglos con sus empleadas. Son muchas las instancias donde se presentan, desde la noche de los tiempos, este tipo de circunstancias.

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

a href=’http://cloud.feedly.com/#subscriptionfeedhttpwww.ceciliaduran.wordpress.com’ target=’blanco blank’>

Archivos

A %d blogueros les gusta esto: