Soñar con un personaje

Todos los escritores soñamos a nuestros personajes. Nos los imaginamos físicamente, les damos edad, complexión, color de ojos, textura de pelo, de piel, incluso les asignamos nivel socio-económico, educativo, carácter e intención. Los volvemos protagonistas, secundarios, de ornato. Fantaseamos con sus destinos y los ponemos a vivir las aventuras que nos salen de la cabeza y el corazón. Eso, para cualquier escritor, es un día normal de oficina. Pero soñar con personaje es distinto.
Ayer soñé con Eva, el personaje principal de la novela que estoy escribiendo. Soñé que entraba a mi casa sin presentarse y me saludaba con familiaridad. Me miraba con curiosidad y se reía de mi cara de sorpresa. Sí, soy yo, me decía como si no pudiera creer que yo no diera crédito de estarla viendo. Se sentó a mi mesa y platicó con mi marido y con mis hijas, como suelen hacerlo mis invitados. Les contó parte de su historia y les explicó los motivos que la llevan a ser como es.
Verla en acción fue fascinante. Tenerla frente a mí, en tercera dimensión, en vivo y a todo color, escuchando el timbre de su voz y las muletillas en las que se apoya para hablar, moviendo las manos, rectificando que, como siempre, está despeinada fue un juego de la mente que me tomó desprevenida.
Mientras Carlos, Andrea y Dany hablaban con ella y se divertían con sus ocurrencias, yo me sentía un poco apenada. Me daba vergüenza con Eva haberla imaginado así, tan chaparrita, tan joven para lo que está viviendo,tan ingenua y tan poco preparada para las circunstancias, pero ella, como si me estuviera leyendo el pensamiento y por primera vez en toda la comida del sueño se dirigió a mí.
No, no sientas pena por mí. Al contrario, yo te agradezco. En toda mi ingenuidad, mi cortedad de alcances, mi sencillez de pensamiento, me hiciste feliz. No todos tus personajes son felices, más bien al revés. Me siento honrada de haber sido la elegida para reflejar felicidad. Entonces sonó el despertador.
¡Dios mío! Soñar con un personaje que está en proceso de construcción, que se mete a tu casa, convive con los tuyos y además te increpa es una experiencia rara. Verla saltar de entre los renglones y salir del libro inacabado es una experiencia unamunesca. Creo que lo hizo a propósito, ahora la veo diferente. Ahora la quiero y tengo mayores intenciones de volverla entrañable. ¡Rayos! Creo que Eva me acaba de manipular!

20140801-142019-51619156.jpg

Anuncios

2 comentarios (+¿añadir los tuyos?)

  1. Ana María Carrillo
    Ago 03, 2014 @ 20:59:58

    Ceci, que increible sueño ese personaje tiene que ser muy especial, x haberse manifestado en el sueño……felicidades.

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

a href=’http://cloud.feedly.com/#subscriptionfeedhttpwww.ceciliaduran.wordpress.com’ target=’blanco blank’>

Archivos

A %d blogueros les gusta esto: