Dinero del narcotráfico

El narcotráfico es un buen negocio, deja utilidades, el margen de ganancias es importante, está en expansión, tiene un producto altamente demandado, sus precios de venta están a la alza, su mercado objetivo es poco sensible al cambio de precio, la elasticidad de su demanda le es favorable, genera empleos y provoca derramas económicas importantes. El análisis nos deja ver que es una maravilla de negocio. Lo malo es que es ilegal. Ese es el pequeño detalle.
En un mundo en el que se crece con cifras raquíticas y el empleo es un bien escaso, el narcotráfico resulta un negocio atractivo. Lo es también porque es una fuente de dinero creciente. En este nicho de mercado hay billetes y sus operadores están dispuestos a repartirlo para garantizar su permanencia. Lo malo es que este negocio es ilegal.
Por ello, la logística se les complica y los costos de operación se elevan, pero, quienes administran el narcotráfico están dispuestos a pagar para que todo vaya sobre ruedas. Dada su naturaleza ilegal, el dinero del narcotráfico es un agente corruptor. Su efecto corrosivo tiene un brazo largo. Muchos se ven atraídos, no sólo los más pobres que tienen necesidades, ni los más desesperados que no encuentran un empleo remunerado, también resulta atractivo para otros.
Aquí las instituciones pasan por el fuego y las conciencias personales rechinan. Hemos visto como líderes religiosos se toman fotos con capos de la droga, como artistas amenizan las fiestas particulares de líderes de carteles y como políticos comparten la mesa con malandrines buscados por la DEA. En las fotos hay cantantes, sacerdotes, pastores, militares, diputadas, gobernadores, candidatos, líderes sindicales y de todo. Lo único que hace falta es verlos en las secciones de sociales para cerrar el círculo. A veces pienso que no falta mucho para ver en portada a estos personajes y las fotos de sus fincas en las páginas interiores de las revistas de corazón.
El dinero del narcotráfico es peligroso. Su poder corruptor seduce en primera instancia. Parece que es dinero fácil que compra morales y tuerce escrúpulos como si se estuviera jugando con plastilina. Se equivocan quienes creen que esto es un juego de niños. Las drogas generan dinero que está manchado con sangre.
La PGR tiene un caso complicado y a la vez sencillo con Rodrigo Vallejo Mora. Es fácil porque todos saben lo que se debe de hacer, es difícil por sus implicaciones. El dinero del narcotráfico es como la humedad de una pared, se extiende de forma infecciosa y oculta, pero tarde o temprano llega a la superficie. Mientras más arriba llega, más complicado es resolver el problema. ¿Cuántos más están implicados en el caso de Michoacán? ¿Cuántos se han dejado seducir? ¿Quiénes son los que cayeron en la trampa? ¿Qué tan alto han llegado? Esas respuestas son las que le complican el caso a la PGR.

20140730-063506-23706270.jpg

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

a href=’http://cloud.feedly.com/#subscriptionfeedhttpwww.ceciliaduran.wordpress.com’ target=’blanco blank’>

Archivos

A %d blogueros les gusta esto: