¡Cómo que XX años!

Parece increíble que el tiempo pase tan rápido. Hoy cumplo XX años de casada. ¡Dios, mío! Veinte años en los que, a diferencia del tango, son mucho y significan tanto. En ellos caben tantos planes que se hicieron realidad, otros que se quedaron en el tintero y muy pocos sueños rotos.
Veinte años de cumplir la promesa que se hizo con tanta ilusión y esperanza. Con la intensidad de estar juntos en lo prospero y de la mano en lo adverso. Con el júbilo de estar unidos en la salud y sosteniéndonos en la enfermedad. Por que en aquellos años ninguno nos imaginábamos, ni de cerca, la fuerza del juramento que nos hicimos en el altar frente a nuestras familias y amigos, con la Virgen de la Luz de testigo y con Jesús como vínculo de unión.
¡Cuántas sorpresas nos esperaban! Dos hijas que nos llenan de dicha y de amor cada día, que llegaron sin hacerse esperar, tan diferentes entre sí y que son motores importantes de vida. Son el mayor reto y el más dulce de los sabores.
Un matrimonio lleno de éxitos y que también conoce el sabor de los fracasos. Pero siempre conjugados en plural, siempre acompañándonos, hombro con hombro. A veces muertos de risa, a veces queriéndonos dar hasta con la cubeta, a veces coordinados, armoniosos, otras disonantes. Siempre juntos.
En ocasiones uno jala más duro que el otro, o hay que esperar para llegar a la meta al mismo tiempo. Unas sonriendo y otras con el ceño fruncido. Unas dirigiendo, otras siguiendo. Así es la vida en pareja.
Tantos milagros que hemos recibido como matrimonio en estos veinte años. De salud cotidiana y del que, gracias a la mano de Dios, me salvó de la viudez. De fuerza de voluntad, para enfrentar la adversidad, el abandono, la traición y los malos sentimientos, y también para disfrutar los buenos vientos pero siempre juntos.
En estos veinte años de conjugar en primera persona del plural, hoy digo gracias. Gracias a Dios por darme a un hombre que me completa y me hace feliz. Gracias Carlos por tantos años de amor fiel, potente y cuidadoso. Por ser mi más grande defensor, mi suelo firme, mi tejedor de sueños, mi cómplice en lo difícil, mi crítico en lo fácil.
Pero sobre todo, por ser ese hombre que es capaz de arriesgarse, de ser feroz frente al mundo y dulce conmigo. Por ese amor que se recarga cada momento. gracias. Pero, más que todo, por el que nos vamos a tener hasta que la muerte nos separe. ¡Feliz aniversario!
Sí, sórprendete, mi vida, son XX años.

20140716-111506-40506337.jpg

20140716-111742-40662300.jpg

Anuncios

2 comentarios (+¿añadir los tuyos?)

  1. sara testas regueiro
    Jul 17, 2014 @ 11:41:18

    Ceci los felicito de todo corazón. me encanta asomarme a tu ventana y hoy creo que ha sido de mis preferidas. muchos besos a los dos.

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

a href=’http://cloud.feedly.com/#subscriptionfeedhttpwww.ceciliaduran.wordpress.com’ target=’blanco blank’>

Archivos

A %d blogueros les gusta esto: