Se acabó el Mundial

Se acabó el Mundial y lo digo con un dejo de tristeza. Este verano empezó en forma estupenda gracias al futbol. El mejor pretexto para reunirnos y compartir lo daba un balón. La reunión podía ser con amigos o con extraños, lo mismo daba, la pasión futbolera hermanaba a propios o a ajenos haciendo vida el sueño de Jules Rimet.
Por eso, los que arrugan la nariz y se felicitan porque ya acabó la algarabía mundialera, no hacen más que exhibirse. Lucen su esnobismo queriendo presumir inteligencia, pero pierden la oportunidad de ver como un hilo invisible une a la gente como no sucede en otras épocas.
Ahora, después de la conclusión de la máxima justa de futbol, el mundo ya no es igual. México le regaló al mundo una porra para intimidar al portero contrario. Brasileños, argentinos y demás público agradecido agitan los brazos y gritan entusiasmados cuando hay un saque de meta. Los memes y los vines del Piojo Herrera son parte del imaginario de todos los países, el prestigio de Robben quedo plasmado en una piñata y todos estamos de acuerdo en que No era penal, sin importar mucho si Rafa Marques se equivoco o no.
La precisión alemana triunfó sobre la garra argentina y eso puede ser una lección de vida. Un buen líder no basta, un balón de oro no es suficiente para encender una sonrisa, un plan bien ejecutado rinde frutos y una mujer con mano de hierro sabe acompañar a su Selección Nacional y felicitarla con el entusiasmo que sólo se vio en el entrenador al elevar la Copa.
Pero el mundo no es igual porque durante el verano, mientras en Brasil se jugaba futbol, en Estados Unidos se hizo evidente una de las crisis humanitarias más vergonzosas, el dolor con cara de niños solos que encuentran abuso y desprecio en vez de protección. España coronó en forma apresurada a un nuevo rey y su reina luce muy tensa a pesar de lo que diga la prensa rosa. En Tierra Santa la cosa se puso color de hormiga y en México las cosas cambiaron rápidamente.
Se aprobaron las leyes secundarias de telecomunicaciones que parece llevaban moño para Televisa y dedicatoria a Carlos Slim, jamás se contó con la inteligencia del ingeniero más rico del mundo que cambió el tablero del juego en un abrir y cerrar de ojos. Les demostró a los actores del Gobierno y a los legisladores que donde ellos ven un tablero de damas chinas el ve uno de ajedrez. Diputados, senadores y poder ejecutivo se quedaron con el ojo cuadrado ante la respuesta de Slim que seguro está muerto de risa.
También nos regalaron tres nuevos partidos políticos, seguro que con la ineficiencia de los que hoy tenemos no nos basta. De todos el que más me confunde es Morena, tan parecido al PRD que uno no se explica para qué más de lo mismo y menos cuando Martí Batres explica que es para vencer al PRI. Vaya con la propuesta política. Seguro que con ella se transformará al país. Lo que sí se va a transformar son sus carteras, los partidos políticos en México son excelentes negocios para los particulares que las conforman.
Por eso, ¿quien se atreve a arrugar la nariz frente a la pasión futbolera? Apenas se acaba de acabar y ya la extraño.

20140714-080804-29284422.jpg

20140714-080816-29296025.jpg

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

a href=’http://cloud.feedly.com/#subscriptionfeedhttpwww.ceciliaduran.wordpress.com’ target=’blanco blank’>

Archivos

A %d blogueros les gusta esto: