Hoy no circula

El Hoy No Circula es un programa de reducción de contaminación aplicado en la Ciudad de México para mejorar la calidad de aire o esa era su intención.
El Hoy no Circula comenzó a operar en los últimos meses del año 1989 y fue planteado para aplicarse únicamente en la época invernal, justo después de la temporada de lluvias cuando las inversiones térmicas incrementan la concentración de contaminantes en la atmósfera del Valle de México, sin embargo, después del invierno de 1990, el programa se estableció de manera permanente. Ese fue el error.
El programa Hoy no Circula consistía en restringir el tránsito a la quinta parte vehicular por un día entre lunes y viernes, dependiendo del último número de la placa vehicular expedida por el gobierno capitalino . En la primera etapa todos los capitalinos cooperamos con gusto. No nos gustaba la restricción de no tener coche por un día, pero nos solidarizamos con la esperanza de que sería sólo por el tiempo de frío. Los efectos positivos se dejaron ver de inmediato, hubo menos tráfico en las calles.
Las primeras semanas los capitalinos estábamos felices con las mejoras a la circulación, pero conforme iba pasando el tiempo, anhelábamos que ya llegara la primavera y con ella la posibilidad de circular a diario. Pero las autoridades capitalinas nos sorprendieron con la novedad de que el programa se haría permanente. Ahí lo echaron a perder.
La gente compró autos de repuesto, el parque vehicular aumentó y el promedio de edad de los autos en circulación envejeció. Consecuencia, mayores niveles de contaminación.
El programa hoy no circula ha probado no ser efectivo. Con los años se ha modificado y sofisticado para impulsar que los autos que circulan en la Ciudad de México sean más nuevos. Se han hecho esfuerzos para mejorar el transporte público y por generar vías alternas de circulación no contaminante. No han sido suficientes. El programa, que en principio fue buena idea, hoy es un engendro que somete a los dueños de un auto a un torbellino de trámites para demostrar que no se contamina. Se convirtió también en un pretexto para extorsión y cochupos.
Los capitalinos que queremos movernos en la ciudad padecemos de un sistema de vialidad caótico, de una red de transporte público insuficiente, malo y contaminante. Los que tenemos auto pagamos impuestos por todo: por comprar un auto nuevo, por tener auto —aunque nos prometieron quitarnos la tenencia—, por la gasolina y así se acumula y se acumula el pago por tener auto. Eso enfada.
La poca sensibilidad de las autoridades del Distrito Federal imponen un Programa Hoy no Circula más restrictivo justo cuando la Linea 12 del Metro está cerrada. ¿Cómo nos vamos a trasladar los capitalinos en esta Ciudad? Con ceguera política agitan el avispero, despiertan al gigante que le encanta armar problemas por cualquier cosa.
Hoy, la amenaza de bloquear la Ciudad de México va en serio. Grupos anarquistas, vándalos y maleantes se mezclan con la gente de bien que no está de acuerdo con el programa desfigurado que proponen las autoridades. ¿Por qué será que ellos que son del PRD a quienes les gusta tanto eso de la consulta ciudadana, no nos consultan antes de salir con sus magníficas ideas? Hoy, viernes 4 de Julio –cumpleaños de mi marido— será imposible circular.
Hoy no Circula, pero nadie.

20140704-063749-23869391.jpg

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

a href=’http://cloud.feedly.com/#subscriptionfeedhttpwww.ceciliaduran.wordpress.com’ target=’blanco blank’>

Archivos

A %d blogueros les gusta esto: