Los republicanos tienen la culpa

El presidente Obama se faja los pantalones y toma decisiones ejecutivas. Decide saltarse al Congreso de su país y poner manos a la obra para resolver la emergencia humanitaria de los niños migrantes que viajan solos desde Centroamérica para reunirse con sus padres. No se quedó ahí la cosa, elevó el dedo y apuntó al culpable. Le cargó la responsabilidad a los republicanos que despachan en el Capitolio.
En un acto que parece un golpe sobre el escritorio, Barack Obama firma una orden ejecutiva para ayudar a los niños migrantes. No sabemos mucho del contenido de ese documento, pero da gusto que por fin Estados Unidos deje de meter la nariz en todos lados y se concentre el en batidillo que tiene en su casa.
La cara más trágica de la migración siempre tiene cara de niño. Si es duro escuchar las atrocidades que deben de pasar los que dejan su tierra natal para ir en busca de una vida mejor, lo es peor cuando hablamos de niños y niñas. Obama tiene una deuda sin saldar con la población latina cuyos votos lo sentaron en la silla presidencial. No ha habido reforma migratoria. Dice que todas sus iniciativas se han topado con la negativa del Congreso, especialmente con los republicanos.
La estrategia del partido opositor al Presidente ha sido esa, inmovilizarlo. Así, han bloqueado presupuestos, pagos, cerrado oficinas gubernamentales y paralizado servicios que dependen del Estado. Los republicanos han rechazado constantemente las propuestas de arreglar la situación migratoria de miles de latinos que viven y trabajan en los Estados Unidos desde hace años en forma ilegal.
En general, los políticos estadounidenses sólo se acuerdan de los latinos en tiempos electorales. Prometen y prometen y todas esas promesas terminan olvidadas, se las lleva el viento lejos de las personas que tanto ofrecieron.
Si los latinos tienen memoria, y espero que la tengan, le cobraran esta factura a los republicanos.
¿Quién les va a creer ahora que defiendan derechos humanos? Nadie. No tienen cara de hablar de ellos cuando les han negado ayuda a niños que viven como en perreras municipales en su propia casa. Los animales de zoológico del pueblo más triste de la Unión Americana cuentan con mejores condiciones de vida.
Aquí, lejos de cualquier visión política o de tintes partidistas, lo que interesa es ayudar a estas criaturas. Los presidentes de las naciones involucradas, cancilleres, embajadores y cuerpos diplomáticos se están haciendo cargo. Los únicos que miraban al cielo silbando son los estadounidenses, como si la Virgen les hablara. Les va a hablar, ya verán.
Sin embargo, este golpe en el escritorio es de corto plaza y urgen medidas de largo aliento. Es tiempo que la comunidad latina empiece a exigir y a hacer valer con todo su peso la influencia que tiene a la hora de inclinar la balanza.
Los republicanos ya fueron señalados y ellos torcieron la boca y elevaron los hombros. Conste ya dijeron. ¿Qué contestarán los latinos?

20140702-061539-22539424.jpg

Anuncios

2 comentarios (+¿añadir los tuyos?)

  1. Danilo
    Jul 02, 2014 @ 12:51:48

    No Cecilia. Obama no es el culpable de esta tragedia. Los culpables somos nosotros; porque hemos ignorado, por la causa que gustes y mandes, las circunstancias que provocan la miseria y el desempleo. Ya es hora de que tengamos la madurez de asumir nuestras responsabilidades en el gobierno de nuestra casa; y dejar de endilgarle la culpa al vecino.

    Las naciones que mencionas han sido gobernadas por genuinas cleptocracias, o por populistas que el único gobierno que entienden es el deotorgar subsidios generalizados que trastornan la mecánica fundamental de los procesos económicos. México no es una excepción a esta regla.

    En tanto los ciudadanos comunes y corrientes no asumamos el deber de vigilar las normas mínimas de decoro democrático; estas tragedias seguirán ocurriendo. Necesitamos crecimiento económico y empleos con salarios que no sean dignos de lástima. Nos urgen fuertes dosis de honradez en todas las esferas de actividad; empezando, desde luego, por aquellas del servicio público. Queremos empleos que tengan, al menos, la promesa de un mañana mejor; y no solamente la raya al final de la semana. Trabajos que concedan el sueño de un mejor mañana; y no solamente una gris mediocridad.

    Te Saludo
    Danilo

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

a href=’http://cloud.feedly.com/#subscriptionfeedhttpwww.ceciliaduran.wordpress.com’ target=’blanco blank’>

Archivos

A %d blogueros les gusta esto: