German Dehesa

Hoy Germán Dehesa cumpliría setenta años. La vida se le acabó pronto y muchos como yo aun lo extrañamos. Germán tuvo la facilidad de las letras y la seducción para atrapar lectores. Con su prosa ágil y una ironía a veces sutil, a veces flamígera, nos acostumbró a empezar el día leyendo su Gaceta del Ángel.
Para mí su muerte fue como la muerte de un amigo cercano aunque nunca tuve el gusto de conocerlo. Lo fui a ver varias veces a la Planta de Luz a disfrutar de su espectáculo y a morirme de risa con sus ocurrencias, lo leí a diario. Sin embargo, puedo decir que su muerte fue así porque si no empezaba el día leyéndolo sentía que algo me hacia falta. Formó parte de mi cotidianidad por más de quince años. Tuvo el tino de atrapar con sus renglones, en los que hacía crítica de la situación nacional, opinaba de todo, nos contaba de sus propias vivencias, también de sus dolencias, nos mataba de risa con sus ocurrencias y mantenía a sus lectores en una red, como quien caza mariposas.
Los textos de Germán Dehesa nunca fueron pretensiosos, jamás hubo necesidad de consultar el diccionario y de adentrarse en una enciclopedia para entender de lo que estaba hablando. Nunca se regodeó en el conocimiento literario, ni nos trató de impresionar con su enorme acervo de datos. Recurrió a la sencillez y por ello tantos y tantos lo leímos con gusto y lo extrañamos con pesar. Lo mismo nos contó de sus viajes que de sus amores y de sus odios.
Lo mejor de Germán Dehesa era como llevaba a sus lectores a través de un hilo narrativo para después dar un giro de tuerca y hacerlos reír sin remedio. Leer a German era, por lo general, terminar de buen humor.
Escritor infatigable, publicó por años, cinco de los siete días de la semana. Incluso, cuando nos advirtió de lo avanzado de su mal, lo hizo en un artículo que publicó a pocas horas de su muerte.
¿Cómo no extrañar a un autor así de fiel con sus lectores? Sí, se le echa de menos. Los días no empiezan igual cuando no están esos textos a la mano.
El periódico Reforma, donde escribió por tantos años, le rinde homenaje hoy que cumpliría setenta años y publica una antología gratuita de sus columnas. Es una buena forma de desearle feliz cumpleaños a Germán Dehesa.

20140701-071436-26076317.jpg

Anuncios

2 comentarios (+¿añadir los tuyos?)

  1. Benjamín Roberto Vázquez Arteaga
    Jul 01, 2014 @ 12:31:28

    En la narrativa de su infancia, adolescencia y juventud nos describió ese México que se nos fue, para bien o para mal y en su columna, día a día nos mostró el México actual, el que vivimos en carne propia o vemos en el espejo del familiar, el vecino, el amigo pero sobre todo en el servidor publico al que le escribió de forma directa haciendo hincapié en lo bueno y malo de su actuar.
    En lo personal su libro La Familia (Y otras demoliciones) hace referencia a lo que he escrito y ahí les dejo el dato para que lo chequen y solo una cosa una vez que comiencen su lectura no pararán y de vez en vez buscarán en su alrededor a quien ponerle el saco de la lectura.

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

a href=’http://cloud.feedly.com/#subscriptionfeedhttpwww.ceciliaduran.wordpress.com’ target=’blanco blank’>

Archivos

A %d blogueros les gusta esto: