Cuando la jaula no es de oro.

El espacio no alcanza los dos metros cuadrados. Las paredes están hechas de un metal entramado y el piso es de cemento pulido. Si fuera un albergue para gatos o la perrera municipal, la sociedad protectora de animales, Greenpeace, los partidos ecologistas del mundo y todos los que luchan por los derechos de los animales se quejarían, armarían sendas manifestaciones, lucirían pancartas de protesta y lo más probable es que la prensa, los medios y las autoridades les harían caso. Es una crueldad que un animal viva así. Pero no es un albergue de animales. Ahí están confinadas personas. Son niños los que están recluidos en esas jaulas.
Las jaulas están dispuestas una después de la otra, como en las azoteas de edificios en los que la gente cuelga la ropa limpia a secar. No se ve una cama, ni instalaciones sanitarias, ni controles de higiene, ni enfermeras, ni pediatras, ni nada. Luce en todo su esplendor un hacinamiento terrible y eso es una bomba de tiempo que explotará en infecciones, enfermedades, infestaciones, parasitosis, peleas y todo lo que resulta al confinar a seres humanos en espacios tan insalubres y tan reducidos.
Esta evidente violación a los derechos humanos e infantiles no se encuentra en Irak, Afganistán, Ciudad Juárez, Apatzingán o en Sinaloa. Este maltrato infantil se lleva a cabo en Estados Unidos, en las narices del presidente Barak Obama, flamante premio Nobel de la Paz. ¿Dónde está Human RightsWatch?¿Qué pasa con la ONU y la UNICEF? ¿Por qué las ONGs no denuncian lo que está pasando en el jardín de su casa? ¿Por qué andan tan distraidos y no ven esta terrible situación? No. No se trata de niños que estén secuestrados, aunque eso parece. Son criaturas que caminaron desde Centroamérica, solas, para reunirse con sus padres que trabajan en Estados Unidos. Son pequeños que dieron muchos pasos para alcanzar el sueño americano.
La cara más cruel de la migración es la que ven los niños. Las cifras son de terror. Según el embajador de Estados Unidos en México, más de cincuenta y dos mil menores indocumentados no acompañados han sido detenidos y confinados en ese país de sueño. Niños que viajan solos, sin un adulto que los guíe, que los proteja y que enfrentan la pesadilla de ser tratados peor que animales en el país de ensueño.
¿Será que el presidente Obama está muy lejos de estas áreas de confinamiento y no se entera de las maravillas que se hacen en el país que tiene a su cargo? ¿Quién protege a estos niños? El tema es serio. En este año y con cifras a Abril eran 5644 menores asegurados en aquel país, de los cuales 3880 tenían entre doce a diecisiete años y 1764 eran de edades que oscilaban entre los cero y los once años de edad. Eso es un escándalo. Las autoridades quieren lavarse las manos, iniciar una campaña para desalentar la migración infantil. Aunque esas soluciones por ridículas causan risa, a mi me hierve la sangre de indignación. ¿Y los niños encerrados?
En primer lugar hay que sacar a esas criaturas de las jaulas. Hay que fincar responsabilidad sobre esos malditos que fueron capaces de tratar a niños peor que a animales. Hay que atender en forma urgente esta emergencia humanitaria.
El sueño americano cada día se convierte más en una pesadilla de crueldad y violación de los derechos humanos. En ese suelo, por el que tanta sangre se derramó para vivir en justicia e igualdad, se encierra a menores de edad en jaulas que no son de oro.
Con cifras del periódico Reforma

20140621-073354-27234091.jpg

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

a href=’http://cloud.feedly.com/#subscriptionfeedhttpwww.ceciliaduran.wordpress.com’ target=’blanco blank’>

Archivos

A %d blogueros les gusta esto: