La magia de un gol

Empezar la participación del Mundial de Futbol con un gol es mágico. Muchos expertos del tema y profesionales del asunto no estarán de acuerdo conmigo, por ejemplo el señor Del Bosque, no importa. Las capacidades que tiene un gol que trae victoria son infinitas.
La magia del gol de Peralta lo volvió más guapo, mejor persona, un héroe que gozará del pedestal de la nación hasta el próximo martes, por lo memos. Gracias al gol, los brincos del Piojo Herrera eran una maravillosa forma de celebrar y la Selección en su conjunto era un equipo integrado, valiente, aguerrido, con una técnica que el actual campeón del mundo envidia y que, con suerte, nos alcanzará para superar la primera ronda.
Eso se oía en las esquinas, en las mesas de cantinas y restaurantes, en oficinas y en todo el territorio nacional. También hubo avinagrados que querían una mayor diferencia de goles y que opinaron que Camerún no fue rival. Les recuerdo que México jamás le había ganado a ningún equipo africano. Bueno, pues aún esos agrios de espíritu estaban contentos, aunque no tanto, pero para ellos eso equivale a estar súper emocionados. Hay que entender.
Sí, un gol tiene el poder de activar la esperanza nacional, de acabar, por un tiempo con el pesimismo y con el desencanto nacional. La gente sonríe, grita, se entusiasma y se olvida del desempleo creciente, de la serie voraz de impuestos y de la arrogancia de quienes los imponen.
Gracias a un gol, lo de Oceanografía carece de importancia, que una chica anárquica baje de la tribuna y le quite el micrófono al Jefe de Gobieron del D.F. es lo de menos y por supuesto carece de importancia que un manifestante reclame su derecho de protesta asestándole martillazos a un fotógrafo de prensa.
Sí, esa magia tiene un gol. Muchos exquisitos no piensan igual que yo y me alegro. En esta vida el debate y la diversidad le dan sabor a la vida. Para ellos el futbol es cosa para otros, sienten que si se habla de balones y patadas se aproximan demasiado a lo primitivo y sus elevadas mentes sufren ante tanta demostración de salvajismo y falta de refinamiento. Lo malo es que muchos de ellos comen con la boca abierta.
A mí eso me da risa. En estos días hay que aprovechar cualquier pretexto para ser feliz. Es lo inteligente de hacer, tomar el regalo y agradecerlo sin analizar la talla, el color y la utilidad de lo recibido. Es dar las gracias con una sonrisa. Es atrapar en la red para cazar mariposas un pretexto para hacer una pausa y emocionarte y brincar como Miguel Herrera. Ya sabemos que hay regalos muy bonitos que se rompen pronto, se despostillan y se les quita el brillo en cuestión de instantes. Pero hoy que está bonito hay que gozarlo.
La magia de un gol en general y en específico la que nos generó Oribe Peralta puso de buenas a la nación. ¡Qué vengan muchos más!

20140614-080320-29000161.jpg

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

a href=’http://cloud.feedly.com/#subscriptionfeedhttpwww.ceciliaduran.wordpress.com’ target=’blanco blank’>

Archivos

A %d blogueros les gusta esto: