Que nadie se mueva

Señoras y señores, que nadie se mueva, en cuestión de días comienza el torneo que para al mundo y lo congela frente a una pantalla, no sólo por noventa minutos, que no son suficientes, sino en los comentarios previos a un partido, y también en los de después, y los sketches cómicos, y las modelos que nos muestran al país anfitrión y todo el,paquete completo.
La cuenta regresiva aun no se agota y ya la información predominante gira en torno a un balón de futbol. Pocos se enterarán de lo que suceda con votaciones en los congresos, con las sucesiones dinásticas, con los exámenes finales, con lo que pasa lejos o con lo que acontece al lado.
A partir de ya, cantaremos al ritmo de Shakira y de Pitbull, estaremos en un suspiro en Brasil y junto con Dilma Rousseff festejaremos el Mundial en tierras cariocas.
Pero cuando digo que nadie se mueva es en serio. Nada será lo suficientemente relevante como para captar la atención de nadie en el mundo mientras juegue la selección de su país. No sería honroso que mientras todos se están divirtiendo, otros estuvieran haciendo de las suyas, como aprobar leyes a modo, confeccionar cochupos llave en mano, adelantar prebendas, aprovecharse del distraído. Así que es irrelevante intentar moverse, la dirección la marca la pelota.
Sería bueno que hasta los maleantes hicieran caso de mi advertencia , que se queden quietecitos y se sirvan una botana. Que estén disfrutando durante esta temporada de ver las mejores jugadas, los pases más ingeniosos, los goles más chispeantes, las decisiones arbitrales más controvertidas y los comentarios más polémicos. ¿Para qué desgastarse en esta temporada de selecciones nacionales y porras, haciendo otra cosa?
No será difícil, la normalidad indica que el amor todo terreno y de fidelidad avanzada existe si se habla de futbol. Buenos y malos, chicos y grandes, en femenino y en masculino, sí la afición crece para todos lados. Lo lógico es que a todo el mundo le guste el futbol, aunque haya algunos que se desesperen con las reacciones de este deporte, pero son muy pocos los que no tienen como rasgo genómico la pasión futbolera. Habrá exquisitos que frunzan en ceño y eleven la punta de la nariz, pero aún ellos empezaran mirando de sosolayo y terminarán atrapados por la imagen de la pantalla.
Muchos en cambio comparten mi mal: no entendemos el concepto de fuera de lugar. Al menos eso me confirma los resultados de mi observación científica al ver que un arbitro levanta la bandera y todos le gritan improperios para manifestar su inconformidad.
Se anticipa, siempre se anticipa, llega antes y se instala en el mundo para convertirse en el unitema. Que nade se mueva, el futbol ya esta aqui.

20140606-070707-25627104.jpg

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

a href=’http://cloud.feedly.com/#subscriptionfeedhttpwww.ceciliaduran.wordpress.com’ target=’blanco blank’>

Archivos

A %d blogueros les gusta esto: