Violencia y omisión

Nadie ha dicho que ser maestro de secundaria sea fácil,todo lo contrario. Los chicos a esa edad son sumamente inquietos, dispersos, inestables, volubles y dependiendo del temperamento y educación pueden ser groseros y agresivos.
Para ser maestro de secundaria se requiere de algo más que paciencia y conocimiento del tema, hace falta vocación. Si dar clases a muchachos no resulta agradable o no es gratificante en ningún sentido, mejor ni acercarse al aula.
Lo malo es que tenemos salones de clases con maestros que preferirían estar en otro lado y no frente a sus alumnos. Aceptan dar clases por ser su última o única alternativa, en vez de que sea su modo de realización en la vida. Es cierto que el trabajo de un maestro es poco valorado, mal pagado, ni hablar. También es verdad que hay gente a la que no le es suficiente ver como se le ilumina el rostro a un jovencito cuando le sale bien un ejercicio, cuando resuelve correctamente un examen o cuando reciben una buena calificación.
Pero, si no es fácil ser maestro de secundaria, es peor ser un padre o una madre que por negligencia y omisión recibe a su hijo lastimado por un pleito a golpes, víctima de acoso escolar o a su hija insultada, martirizada por violencia de género.
El problema es grave y crece a velocidades vertiginosas. Las consecuencias fatales como el asesinato de Héctor Alejandro Méndez Ramírez deberían hacernos reflexionar. ¿Dónde estaban las autoridades de la escuela? ¿De qué están hechos los profesores que no pudieron —o no quisieron— parar esta tragedia? ¿Qué pensaba la psicóloga de la escuela?
En las declaraciones ante el Ministerio Público de la maestra de español Denise Serna Muñiz se justifica diciendo que cada vez que azotaban a Héctor contra la pared él se levantaba riéndose. Mejor debería de callarse. Ella debió parar ese juego desmedido, sancionar a los abusadores y dar atención a la víctima.
Héctor Alejandro no contó con el auxilio de nadie, ni de la maestra que le negó ayuda, ni la trabajadora social, ni el director estuvieron ahí para detener la tragedia. Nadie estuvo ahí para la víctima. ¿En qué estarían pensando los docentes y autoridades de la escuela? Seguro estaban entretenidos en las pantallas de su teléfono mientras mataban a un estudiante que pidió auxilio.
La subdirectora de la institución, Sandra Luz Garza, y el supervisor de secundarias de la zona 4, Paulino Galaviz, están señalados de incurrir en omisión y desacato de protocolos de seguridad y atención a hechos relacionados con estudiantes y que habrían provocado el deceso del alumno de la secundaria “Eleazar Cervantes Gómez”, en Ciudad Victoria. Es decir, no han fallado una sino dos veces. ¿Cuántos niños más deben morir por negligencia? ¿Cuantas víctimas de violencia más se necesitan para sancionar la falta de atención?
El aumento de bullying y de violencia de género en las escuelas secundarias aumenta por la omisión de los que deberían estar a cargo. Son problemas difíciles que se complican más si no se atienden desde el principio y si no se paran desde su origen. Lo malo es que los maestros no se quieren molestar, no quieren recibir insultos, malas caras o faltas de respeto. No hay sorpresas, así son los chicos. Pero también son tiernos, ingeniosos, simpáticos y sorprendentes si se les sabe tratar. No es culpa de los adolescentes, es culpa de los adultos que no los saben controlar.
Aquí el problema es la falta de vocación de los que están a cargo de los jóvenes. Ya dije que no es fácil ser maestro de secundara, pero hoy más que nunca, hay que sacar del aula a la gente que no tenga vocación.
Si a la maestra le molestan los muchachos, si las psicólogas se incomodan con las preguntas, si los prefectos no quieren hacerse cargo, si los directivos no quieren meter las manos, que se vayan. Busquen otro trabajo ¿Qué hacen ahí?
Lo único que hacen con su omisión es provocar que las cifras de bullying y violencia de género aumenten a velocidades vertiginosas.

20140523-121121-43881715.jpg

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

a href=’http://cloud.feedly.com/#subscriptionfeedhttpwww.ceciliaduran.wordpress.com’ target=’blanco blank’>

Archivos

A %d blogueros les gusta esto: