Desigualdad

Los pasos del migrante, la valentía del sobreviviente, el hambre del que vive en pobreza extrema, la tristeza del que ama y no es correspondido, la miseria del que trabaja y es explotado, el esfuerzo del que sirve y no es recompensado, ahí se encarna la desigualdad.
Hablamos de desigualdad como de un término lejano, como algo que sucede a kilómetros de distancia, en territorios ajenos y en idioma extranjero. Nos negamos a abrir los ojos para enterarnos de que las diferencias están tan lejos como el umbral de la puerta, metidas en nuestro hogar y cohabitando en nuestra cotidianidad.
Pensamos, con frecuencia, que estos temas están reservados a los economistas aspirantes al Premio Nobel, a sociólogos que trabajan en ONGs, a luchadores de derechos humanos y así nos alejamos del tema para olvidarnos de él.
Lo más común no es que impere la igualdad, es todo lo contrario. Pero los límites que existen entre lo igual y lo diferente nos sirven de venda que nos impide ver esta realidad. Es cómodo fijar la mirada en lo que nos resulta igual.
Sin embargo, la cercanía de los temas es ineludible. La brecha que existe entre el privilegio y el depauperado no es la que hay entre un habitante de Nigeria y uno de los Hamptons. No, no necesariamente. No únicamente. También está entre la chica de servicio que no sabe leer y tú, entre el viene-viene que cuida tu coche y llegó a trabajar a pie, entre el zapato de cuero y las suelas con hoyos, entre el que desperdicia y el que no tiene para comer.
Nos alejamos del tema de la desigualdad porque lo sentimos abrumadoramente grande, pesado e inmanejable. Huímos porque pensamos que es un mal contagioso y no nos queremos infectar. Lo hacemos así porque estamos del otro lado de la raya, y nos da pánico atravesarla.
Tenemos miedo a la desigualdad como le tuvimos miedo al coco de la infancia. ¿Cómo resolvimos ese miedo? De la misma forma en que nos curamos de todo lo que nos desconcierta, enfrentándolo.

20140511-083241.jpg

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

a href=’http://cloud.feedly.com/#subscriptionfeedhttpwww.ceciliaduran.wordpress.com’ target=’blanco blank’>

Archivos

A %d blogueros les gusta esto: