Veinte minutos y una inyección letal

La pena de muerte es un camino atroz y equivocado. Desde la horca hasta la silla eléctrica, los métodos son brutales, crueles y dolorosos .La intención de Joseph Ignace Guillotin fue encontrar una forma de ejecución rápida e indolora. Sus motivos fueron humanitarios, lo movió el deseo de evitarle al reo la angustia de morir torturado y con una agonía larga. Sin embargo, la brutalidad de descabezar un cuerpo humano es terrible.
Pensar en esas formas de ejecutar a alguien nos debería remontar al pasado, a las épocas de la Revolución Francesa, o a pueblos bárbaros a los que no les importa inflingir angustia, dolor y martirio, o en las formas in misericordia del pueblo romano; pero no. La agonía de un reo en los Estados Unidos duró casi media hora y no sucedió en el siglo XVIII, fue hace unas horas.
Funcionarios de prisiones del estado de Oklahoma detuvieron a la mitad del procedimiento la primera de dos ejecuciones programadas para este martes. ¿Por qué trataron de parar la ejecución? Para que no se le administrara al condenado una nueva combinación de fármacos que no había sido probada y no funcionó como se esperaba. ¡Dios bendito!
Los Informes de la cadena BBC indican que el prisionero Clayton Lockett recibió la inyección letal, con una nueva fórmula y no murió de inmediato. Continuó retorciéndose en la camilla y apretando los dientes por lo menos durante 20 minutos, después que se le suministrara la primera droga, ante lo cual los funcionarios suspendieron el procedimiento.
¡Veinte minutos de una agonía inhumana! Dolores, retortijones, rechinidos, bruxitis, angustia. Ojos abiertos, desorbitados, boca abierta, estertores y un final que no debió ser.
No sé, y francamente no me importa, lo que hizo Clayton Lockett para hacerse acreedor de esta pena de muerte. Imagino que fueron hechos brutales los que le hicieron merecer una condena semejante. Lo que sí es claro es que no debió morir así. La justicia no debe ser una seña de animalidad.
Clayton Lockett murió exhausto de un ataque al corazón, según lo confirmó el director de la prisión, Robert Patton. La ejecución de un segundo preso, inicialmente programada para el martes, fue pospuesta. En la declaración de Patton se aseguró que la vena en la que se le administró el medicamento a Lockett se colapsó. Y luego sobrevino la terrible consecuencia.
No. No está bien. Es inhumano, es salvaje. Eso no es justicia. No puede serlo. Así lo entienden los fabricantes europeos que se niegan a vender productos para este efecto. Este punto de cordura por parte de los proveedores resultó peor.
Imaginar lo que este hombre vivió en los últimos minutos de su vida es atroz. La desmesura provocada por semejante crueldad es un despropósito. Veinte minutos que le supieron a eternidad. Una caída al precipicio, sufriendo segundo a segundo, los efectos no deseados ni previstos en una inyección letal. El sustituto no es opción. Varios estados de la Unión Americana han luchado por encontrar nuevas fuentes de medicamentos para las inyecciones letales. ¿Y si en lugar de eso se olvidaran de la pena de muerte?
¿Será que los que no previeron estos efectos merezcan también la pena capital? Apuesto a que a ellos la opción no les parece tan óptima.
Veinte minutos que sin reflejos de atrocidad.

20140429-224923.jpg

Anuncios

2 comentarios (+¿añadir los tuyos?)

  1. danilo
    Abr 30, 2014 @ 22:02:51

    Medicamentos son los que se administran a un enfermo para restaurar la salud o, por lo menos, disminuir el dolor. Esto que se administra a una persona para asesinarla se llama ¡veneno!

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

a href=’http://cloud.feedly.com/#subscriptionfeedhttpwww.ceciliaduran.wordpress.com’ target=’blanco blank’>

Archivos

A %d blogueros les gusta esto: