Justicia servida (en honor a Fernando Martí)

Fernado Martí, hijo del empresario Alejandro Martí, fue secuestrado en junio de 2008. Su cuerpo fue encontrado en agosto de ese año dentro de un automóvil. Dicen que sus secuestradores lo mataron casi de inmediato u que no tuvieron empacho en seguir pidiendo rescate y profiriendo amenazas. La esperanza de los familiares de este joven murió en el momento en que encontraron sus restos, también parte de su angustia. La verdad aunque sea dura, libera.
Sin embargo, cuando se es víctima de un delito, los deudos reclaman justicia. Es lo mínimo elemental que se exige. Para cerrar el círculo de dolor y seguir caminando por la vida, es preciso saber quiénes fueron los autores materiales e intelectuales del crimen del cual,fueron víctimas y ver que los culpables recibirán su merecido. La impunidad es una de las peores afrentas y sin duda la mayor de las injurias. La más terrible de las pesadillas es imaginar que aquel que causó tanto mal sigue suelto y, seguramente, haciendo daño.
Hoy, Alejandro Martí tiene un privilegio que pocos mexicanos alcanzan. Ha visto llegar a la justicia. Por fin, después de tantos años el titular del Juzgado 4 de Distrito en Materia de Procesos Penales Federales dictó sentencia de 270 años de prisión contra Carlos David Charines Ávila, implicado en el secuestro de Fernando Martí, según informó el Consejo de la Judicatura Federal. Doscientos setenta me parecen pocos.
En una nota informativa, el organismo del Poder Judicial federal explicó que dentro de la causa penal, Charines Ávila fue encontrado culpable también de participar en los plagios de Jorge Palma Lemus y Christian Salmones Flores, chofer y escolta de Fernando Martí, respectivamente, así como del joven Marco Antonio Equihua.
El Consejo de la Judicatura Federal precisó, sin embargo, que el sentenciado sólo compurgará 70 años de prisión “por ser la pena máxima conforme al artículo 33 del Código Penal para el Distrito Federal, vigente en la época de los hechos”.
No importa, de todos modos no los va a vivir. Lo importante es que ya está preso y juzgado. La justicia para la familia Martí ya tuvo su día. Y, a pesar de que eso es lo importante, yo me pregunto varias cosas.
¿Qué pasaría si el padre de Fernando no hubiera sido un empresario importante? ¿Qué hubiera sucedido si Alejandro Martí no fuese tan aguerrido y hubiera cejado en su luchar alcanzar justicia? ¿Por qué sé tardaron tantos años en dictar sentencia a este sujeto?
Es mucha la angustia que se sufre por un secuestro. Es indecible el dolor e incontables las cicatrices que quedan. Muchas heridas jamás se cierran. Otras solamente empiezan a sanar cuando se ve que la justicia existe y que los malos y los buenos no están en el mismo lado de la línea. ¿Por qué tardar tanto en que llegue el imperio de lo justo? ¿Por qué complacer tanto a la impunidad?
Hoy, en Cuernavaca se convoca a una marcha ciudadana. ¿Qué reclaman? Muchos dicen que se pide la renuncia del Gobernador, o que Graco Ramírez cumpla sus promesas de campaña. ¡Patrañas! Lo que la gente reclama es el cese del imperio de la impunidad. Que los maleantes reciban su merecido y que se acaben los pretextos para devolverle a la gente la seguridad de vivir en paz.
Sé de lo que estoy hablando. Sin embargo, y por desgracia, únicamente me puedo imaginar la satisfacción y el descanso que debe sentir Alejandro Martí y su familia. Hoy podrán decir, con provecho: Fer, descansa en paz.

.

20140401-093850.jpg

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

a href=’http://cloud.feedly.com/#subscriptionfeedhttpwww.ceciliaduran.wordpress.com’ target=’blanco blank’>

Archivos

A %d blogueros les gusta esto: