Historias para asustar

Cuando era chica fui una niña muy asustadiza. Todo me daba miedo. La oscuridad, las calles solas, algunas imágenes —especialmente aquellas que tenían que ver con figuras religiosas muy martirizadas—, asomarme debajo de la cama, ir a la cocina por un vaso de agua en la noche y muchas cosas más me asustaban. Por eso escuchar historias de sustos no era una de mis actividades favoritas, si lo hacia era por pertenecer. Iba al cine a ver películas de terror por acompañar a mis amigas, no por gusto. Me hacia la valiente y por la noche sufría con las pesadillas. Yo aumentaba la potencia del terror con mi propia imaginación.
Mi padre solía decir que en realidad las historias de terror se usaban como telón para ocultar algo. Duda de aquel que te quiera asustar, seguro está escondiendo alguna fechoría. Con los años se me ha quitado lo miedosa y sospecho que me están cuenteando cuando me quieren asustar.
Está rondando por ahí la versión de que una de las maravillas a las que se dedican Los Caballeros Templarios es al tráfico de órganos. Escuché una entrevista que le hicieron al Dr. Mireles en la que cuenta que la gente de El Chayo llevaba a unos niños vivos en un avión refrigerado para extirparles los órganos y traficar con ellos. La imagen es escandalosa, no hay duda. Se juega con las sensaciones que causa imaginar a chiquitos indefensos a punto de ser tasajeados por una serie de malditos. Entonces, en lugar de escandalizarme, sospecho. Tal vez sea un mecanismo de defensa aprendido en la infancia.
Muchas preguntas surgen en mi mente. ¿Para qué los llevaban en un avión refrigerador si las criaturas estaban vivas? ¿Quién sería el receptor de esos órganos sin haber verificado la compatibilidad? ¿Cómo es posible que un médico haga ese tipo de declaraciones si sabe de la complejidad que entraña la compatibilidad de órganos entre el donador y el receptor? ¿Y los padres de los niños, por qué no armaron un escándalo por la desaparición de sus hijos? Todo me resulta sumamente extraño. Luego escuchó por ahí que no. No se utilizaban los órganos para su tráfico. Ahora dicen que se los comían. Otra imagen de terror. Canibalismo. Una barbaridad. Sí.
Sospecho.
No tengo dudas de que Los Caballeros Templarios fueran un grupo de personas dedicadas a delinquir. La evidencia habla por sí misma. Pero cuando me cuentan una historia a la que le falla la verosimilitud, desconfío. Peor, cuando me doy cuenta de que me están contando una historia para asustar. ¿Por qué me quieren asustar? ¿Qué necesidad tienen de contar una historia con imágenes de terror tan exagerado?
El tráfico de órganos es sumamente difícil. Se necesita de una red de ejecutores sumamente capacitados en cuestiones médicas y de laboratorio, especialistas en genética y quirúrgicas, además de condiciones muy controladas en términos de higiene y profilaxis para llevar a cabo un transplante con éxito. A eso hay que agregarle el ingrediente de secrecía que conlleva un acto delictivo, y la infraestructura tan especializada que se requiere para ello. Ese conjunto intrincado de factores y la complicación que implica, me lleva a dudar. Y luego la versión del canibalismo…
Es cierto que en muchas ocasiones la verdad supera a la ficción. Es verdad que estas mafias están más allá de lo que nadie pueda imaginar. Pero, la intuición es la intuición. El sexto sentido me dice que hay historias que se cuentan con el propósito de asustar. Presiento que este cuento es de ese tipo. Y yo, que fui una niña asustadiza, recuerdo las palabras de mi padre. No puedo sino pensar que con esta historia me quieren ocultar algo. Huelo que me están cuenteando.
Desde luego, puedo estar en un error y en lugar de estar sospechando, me debería asustar. Pero…,
No sé, me imagino a un pequeño tratando de asustar a la abuela con una serpiente de plástico ¿qué diría ella?

20140320-132235.jpg

Anuncios

2 comentarios (+¿añadir los tuyos?)

  1. Danilo
    Mar 20, 2014 @ 14:37:32

    Una sociedad atemorizada es más fácil de controlar.

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

a href=’http://cloud.feedly.com/#subscriptionfeedhttpwww.ceciliaduran.wordpress.com’ target=’blanco blank’>

Archivos

A %d blogueros les gusta esto: