Sin cigarros, dice CVS

La cadena de farmacias estadounidense sacude al mundo justo después de celebrar el Día Mundial Contra el Cáncer. Decidieron dejar de vender cigarrillos en sus 7,600 sucursales a lo largo del territorio norteamericano. La noticia sorprende ya que los productos derivados del tabaco representan de seis a nueve centavos de reducción de ingresos por acción, es decir, dos billones de dólares estimados para el 2014, pierden alrededor del 7% de venta, no únicamente de cajetillas, si no de los productos que se llevaba el consumidor al llegar a comprar cigarros.
Sí, el tabaco, como otros, es un producto gancho. Muchos fumadores saldrán de la cama en la noche porque se les acabaron los cigarros y ya estando ahí compras otras cosas, muchas por impulso. La noticia de la decisión de CVS impacta porque existen 43 millones de personas que fuman a diario en Estados Unidos. Renuncian a 43 millones de posibilidades de vender una cajetilla y artículos adicionales, prefieren cerrar el cajón de la caja registradora en ese rubro.
Tal parece que es una medida tomada en consciencia y en congruencia con la misión, la filosofía, la estrategia y las metas de la compañía. La planeación estratégica de CVS consideró dejar de ser una cadena de farmacias para convertirse en una industria de salud. Ha instalado consultorios en sus locales, los llama algo así como Clínicas al minuto . En ellas se tratan enfermedades menores, gripas, dolores de cabeza, uñas enterradas, pero también se han dado primeros auxilios y diagnósticos clínicos que han prevenido males mayores. Este filo de negocio los ha hecho crecer ya que la gente acude, sin necesidad de ir al hospital, por algo pequeño y no hay que entrar a las burocracias hospitalarias ni ser beneficiario del medicare.
Por lo tanto, y en congruencia con su filosofía empresarial, expulsan al tabaco de sus anaqueles. También en consciencia ya que según John Seffrin de la Sociedad Americana de Cáncer, en los últimos cincuenta años se ha abatido en un cincuenta por ciento el nivel de fumadores estadounidenses, pero 43 millones siguen siendo muchos. Hay que ayudar al fumador a dejar el vicio ya que el tabaco es una pieza importante para resolver el problema del cáncer.
Se recibe con beneplácito la noticia de CVS sin cigarros. Veremos como reacciona el mercado. Puede ser que premie la buena acción, puede ser que sancione la pérdida de ingresos. Veremos.
No deja de llamar la atención que por un lado, la lucha contra el tabaco sea tan cruenta y decidida y, por el otro, se esté autorizando el uso recreativo de la marihuana. Aunque la hierba de la risa sea menos cancerígena, también produce cáncer.
Me da gusto ver que en México desde hace años no se vende tabaco en las farmacias.
Recuerdo una plática que tuve con un funcionario de la industria tabacalera hace años. Él preveía que los espacios para fumar se restringirían y que llegaría el momento en que un fumador podría encender un cigarrillo únicamente en su casa. Lo dijo en una sobremesa de un restaurante mientras fumábamos, cuando las mesas de los no fumadores eran las que estaban cerca de los baños. A mí me pareció exagerada su percepción.
La industria tabacalera está en proceso de extinción. Nos expulsarán de los países primermundistas, nada más nos quedará el tercer mundo y luego ni eso, decía. Y yo creía que estaba loco. Jamás imaginé que una sociedad como la de Estados Unidos abandonaría a los productores de tabaco de Virginia.
Tuvo razón. Hoy hay ciudades libres de humo, como Ottawa o como Querétaro. Los fumadores ya no pueden fumar ni en la calle, mucho menos en un bar, restaurante o lugar cerrado. Tampoco en las terrazas.
Es por salud, dicen. Es porque el cáncer sigue siendo una enfermedad que ahora ataca a los más jóvenes, pero no se olvida de los mayores. Su nivel de crecimiento es muy alto y no se ha podido desacelerar.
En congruencia y en consciencia se restringe a los fumadores para deprimir la demanda de cigarrillos. Lo han hecho bien, hay menos fumadores. ¿Sucederá lo mismo con la marihuana y con otras drogas duras?
Elena Foulkes, presidenta de CVS, declaró que está empresa mira al futuro y prefiere ser un referente de salud que uno de muerte.
Ahora siento menos ganas de fumarme un cigarro.

20140205-072348.jpg

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

a href=’http://cloud.feedly.com/#subscriptionfeedhttpwww.ceciliaduran.wordpress.com’ target=’blanco blank’>

Archivos

A %d blogueros les gusta esto: