Mujeres en la iglesia

El Papa Francisco dijo desde el principio de su pontificado que el quiere renovar la Iglesia y, dadas sus acciones, lo dijo en serio. El hombre respalda sus promesas con hechos y pone manos a la obra para llevar a cabo transformaciones profundas en el seno de la institución Católica. Obras son amores, sin duda. Ayer, por ejemplo, hizo que los cimientos del Vaticano temblarán cuando declaro: “Espero ampliar espacios para una presencia femenina más extensa en la Iglesia.”
El rumbo que el Papa le quiere dar a las cosas es adecuado. No lo digo porque sí. Basta darse una vuelta por los templos del mundo, por aquellos que no se han convertido en museos y que no cobran la entrada, por aquellos que aún conservan su vocación original de espacio de culto y oración. ¿Qué encontramos? ¿Quienes están ahí? Mujeres. La conformación de los devotos es mayoritariamente femenina. La mayoría de las personas que van a rezar son mujeres. La participación en la vida parroquial, en las actividades, en las celebraciones, en los movimientos laicos, en las cruzadas, en las obras filantrópicas, es minoritariamente masculina. En ocasiones el único hombre que se encuentra por ahí es un sacerdote. Hay veces que ni siquiera él está. El sector femenino se organiza y da cauce a obras de auxilio, de caridad, de fervor, de altruismo y de todo tipo.
Las mujeres en mi parroquia forman parte del Consejo de Buen Gobierno, que se conforma por laicos, de cinco consejeros, dos son hombres. En la visita a enfermos, es decir, los ministros eucarísticos que llevamos la comunión a los que no pueden acudir al templo, hay tres hombres y siete mujeres. En los comedores para indigentes, mayoría de sexo femenino. En el dispensario, lo mismo. En la librería, en la catequesis, en los grupos de oración, en el estudio de Biblia, en el coro, en los movimientos juveniles, mayoría de mujeres.
Mi parroquia no es un caso aislado, la composición en la participación es igual en el Decanato al que pertenecemos y lo mismo se repite en la Arquidiócesis. No me sorprendería que así sucediera en el resto del mundo. Las razones para cerrarle la puerta a las mujeres para participar más activamente son endebles. Se basan en el hecho de que Jesús eligió a doce hombres como discípulos y a ninguna mujer. Sin embargo, los que defienden estas razones se olvidan de que aunque esto es cierto, Jesús siempre estuvo rodeado de mujeres en su peregrinar por la tierra. Las hermanas Martha y María, La Magdalena y su propia madre lo acompañaron y estuvieron sentadas al lado de sus apóstoles en diversos momentos importantísimos que se plasman en el Evangelio. Es más, la revelación que da sustento a nuestra fe, La Resurrección, fue hecha en primera instancia a las mujeres que fueron al Sepulcro y lo encontraron vacío. El Ángel, que resultó ser Jesús resucitado, habló con ellas antes que con nadie. Eso evidencia la importancia que el Hijo de Dios da al papel de la mujer y el lugar que quiere para ella dentro de la Iglesia. En La Última Cena, en Pentecostés, en las Apariciones, en los sermones, en el camino al Calvario, ahí estaban las mujeres. ¿Entonces?
La exclusividad que los hombres han gozado en el terreno de la Iglesia Católica ha relegado a la mujer a un injusto papel secundario que muchas monjas han criticado y resentido. Tienen razón. Ellas quieren participar, el sector femenino de la Iglesia Católica quiere actuar. Es absurda la no inclusión. Yo aplaudo con entusiasmo las declaraciones del Papa. En estos momentos en que la fe del mundo se tambalea, hay que recordar que La mies es mucha y los operarios pocos. ha sido ridícula la postura de marginar las manos que quieren ayudar por el simple hecho de no ser masculinas. Las razones para marginarlas no son contundentes y parece que atendiendo a ello Francisco quiere reformar la Iglesia con las mujeres como fortaleza.
¡Bravo por el Papa! Enhorabuena por esos espacios que se abrirán para aquellas personas que, de buena voluntad, quieren dar el mensaje de Buena Nueva. Estoy segura de que en el Cielo hay sonrisas de aprobación.

20140126-092545.jpg

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

a href=’http://cloud.feedly.com/#subscriptionfeedhttpwww.ceciliaduran.wordpress.com’ target=’blanco blank’>

Archivos

A %d blogueros les gusta esto: