Un punto en el blanco

Mis entresueños son mundos sumamente extraños. En el instante exacto en que la consciencia decide despertar y el cuerpo todavía no la obedece existe un umbral en el que a veces veo pasar conejos blancos que corren a toda prisa sin saber el motivo de su urgencia ni el destino de sus pasos y otras en las que sencillamente no hay nada.
En ocasiones, como la de hoy, todo es blanco. Blanco hasta más allá del infinito, a lo largo y a lo ancho, hacía arriba y hacia abajo. Todo el vacío está lleno de blanco y, justo cuando me estoy enterando de ello, en el centro de la inmensa blancura aparece un punto negro. Entrecierro los ojos para enfocar bien y un movimiento de planos me hace caer en la cuenta de que el punto es en realidad una línea recta, pero yo la estaba viendo desde arriba. Sí, es una línea que marca una dirección descendente. Los planos giran y me doy cuenta de que no es una línea recta, es un cono, al que primero vi desde arriba, luego desde dentro y ahora puedo ver en tres planos.
Con la perspectiva de las tres dimensiones varias formas se empiezan a acomodar y a configurar. Estoy en el vértice superior del cono, en la punta. El cono es una montaña que en sus faltas tiene escrita la palabra Carmelo. No estoy sola. Hay tres hombres que visten túnicas: negra, blanca y café. El del atuendo negro habla con un niño que hizo un agujero y está tratando de meter toda el agua del océano en el hoyo con una concha de mar. No es posible, no va a caber. El Niño sonríe y dice Ya lo sé, ¿lo sabes tú?
Ahí viene un hombre que empuja una roca. La sube con gran esfuerzo. Por fin llega a mi lado. Hola, Sísifo. Acomoda la piedra y se sienta a mi lado. Está sonriendo. Limpia el sudor de su frente con el dorso de la mano.Con un gesto me indica que mire abajo. Una muchedumbre viene subiendo. Son grupos que ascienden desde diferentes puntos. Los saludo. No te alcanzan a ver, me informa El Niño. Es verdad, no me ven. Algunos piensan que no existo. No me ven, no existo. Pongo las manos alrededor de la boca para formar un altavoz y grito: ¡Hola! Algunos miran a su alrededor. ¡Acá, acá arriba! No te escuchan. Es verdad, no me escuchan. No me escuchan, no existo. Ni me ven, ni me escuchan, piensan que no existo. Sísifo se divierte viéndome.
No me ven porque no estoy en el mismo plano visual, ellos ven al frente y ahí no estoy, si elevaran la mirada me verían. , dice El Niño y tiene razón. ¿Pero nos alcanzan a oír? Calculo la distancia que hay entre las muchedumbres y la cima. Imposible que escuchen con claridad, tal vez sólo perciban un rumor. El de la sotana blanca le dice al Niño que ya encontró un método de pensamiento para demostrar su existencia. Ni el mar cabe en el agujero, ni mi ser en una mente. Sísifo me hace ver que la muchedumbre sigue avanzando pero hay grupos que se quedan rezagados. También me enseña las estatuas de sal que se quedaron mirando hacia atrás.
El Niño sopla y una brisa agita los vestidos de la gente que avanza rumbo a la cima. Detienen su andar. Sonríen. El de la sotana café le dice a los otros, no es viendo, ni oyendo, ni pensando; es sintiendo como lo van a descubrir. El Niño asiente. Se aleja del hoyo y deja la concha a un lado. Me toma el rostro entre las manos y vuelve a soplar. El soplo me entra por la nariz. El cono se tambalea. La piedra de Sísifo rueda colina abajo. Las muchedumbres no ven, ni oyen, ni se enteran. Pero hay algunos que logran mirar arriba.
Vértigo, la montaña es cono, es línea recta, es punto, es blanco. El entresueño se vuelve consciencia.
Abro los ojos. El blanco es el techo de mi habitación. Sí, es eso. Y, si es eso ¿de dónde salió la concha que tengo en la mano?

20140112-113932.jpg

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

a href=’http://cloud.feedly.com/#subscriptionfeedhttpwww.ceciliaduran.wordpress.com’ target=’blanco blank’>

Archivos

A %d blogueros les gusta esto: