2013 en conclusión

El 31 de diciembre es una buena fecha para hacer un resumen y llegar a ciertas conclusiones. Reflexionar sobre el lugar en el que nos encontramos hoy y compararlo con el del año pasado. ¿Estoy igual, voy para atrás o logré caminar hacia adelante? No se puede generalizar, hay que hacer un análisis pormenorizado para llegar a una conclusión que abarque todos los aspectos.
Decir que 2013 fue un año difícil suena a lugar común pero es cierto, este año fue duro. Urbi et orbi se escuchan las quejas de la situación económica, de la desaceleración, de la lenta recuperación y de la nula generación de fuentes de empleo. Este año que termina empezó con grandes expectativas que se fueron apagando poco a poco. Para la mayoría de las personas, el primer semestre fue mejor que el segundo, hubo mayor actividad que fue decreciendo hasta llegar a niveles de inactividad en muchos sectores. Incluso hubo negocios tuvieron que bajar la cortina porque no aguantaron más. Muchas empresas vendieron menos que el año pasado y los profesionistas facturaron cantidades mucho menores que en el 2012. ¡Ah! Eso sí. Las cifras de corrupción se incrementaron., también el precio de la gasolina, energía eléctrica y de otros servicios. Aumentarán los impuestos, el poder adquisitivo, quién sabe.
Sin embargo, hay que reconocer que a pesar de todo, 2013 no cerró tan mal como se esperaba. A pesar de las dificultades, hay esperanza de que las cosas en el 2014 mejorarán sensiblemente. En México se recompone el escenario por una simple razón, el gasto corriente se liberará y esa sola consideración basta para generar una mayor actividad económica que la que hubo este año en que el gasto estuvo muy restringido. A final 2013 terminó menos mal de lo que se pronosticaba y eso son buenas noticias.
2013 pasa a la historia como un año de acontecimientos inéditos, un Papa renuncia por su propia voluntad, hay. Pontífice latinoamericano y más importante, jesuita. En el Vaticano se cambia la sede de oro por una de madera, el apartamento lujoso se cambia por un sencillo hostal y se habla de cambios profundos. Muere Mandela y Obama pierde popularidad, parece que la hermosa sonrisa y el signo del color de la piel no le bastaron para concretar las reformas de gran calado que Estados Unidos requiere. En cambio, el Congreso mexicano aprueba reformas constitucionales que modificaran la vida de la Nación. Habrá inversión extranjera en el renglón de hidrocarburos, y Enrique Peña se faja al no escuchar los gritos de ¡Auxilio, Socorro, nos roban el petróleo!,,pero,las guardias civiles y otros pendientes siguen reclamando su atención,pero ahí se le ve sumamente distraído.
Sí, este año que concluye fue uno de muchos contrastes.En lo personal el primer semestre fue estupendo, tan bueno fue que me permitió cosechar y estar preparada para el semestre de vacas flacas. Además este año estuvo lleno de satisfacciones personales: me vestí de toga y birrete, obtuve mi grado de doctor. Crucé un umbral al mismo tiempo que dos de mis amigos. Me regalaron una máquina de escribir mecánica. Publiqué un libro y gané algunos premios. Leí, leí y leí. Sigo leyendo. Nuevamente recorrí el Camino de Santiago. La palabra serenidad tomó sentido. Acompañé a Dany en su graduación de primaria y a Andrea a Madrid a presentar su primer libro. Supe lo que es sentirse la mamá más orgullosa de la tierra. Viví momentos de angustia en Acapulco y me enteré de que la desgracia sí hace distinciones. Perdí un vuelo muy importante pero gané la experiencia de saber de que estamos hechos los seres humanos ante la desgracia, supe lo que es la lealtad a toda prueba en las acciones de Reyna, la solidaridad de la familia y de los amigos que sin estar en el puerto se hicieron presentes para ofrecer ayuda. Un amigo deshizo sus planes para caminar conmigo y estar a mi lado en uno de los momentos más alegres de mi vida. Carlos entró al quirófano y me enseñó lo que es la fortaleza física y la voluntad de estar bien como un acto de amor a los suyos. Compartí con mis hermanos de alma las risas y las preocupaciones que nos trajo este año, confirmé que los lazos del amor superan a los de la sangre. Jugué tenis. Hubo gente que plasmó con letras doradas su nombre en mi lista, hubo otros que se dieron de baja por sus acciones. Aprendí que para estar cerca de alguien se requiere de la voluntad de ambos. Comprendí que la vida se trata de dar y recibir. Tuve la suerte de viajar, lejos y cerca. Me llené de colores, sabores y aromas ajenos y propios. Desayuné, varias veces, crepas de frutos rojos con mi mamá. Disfruté muchas tazas de café. Bebí champaña. Conté bendiciones y cuando se me olvidó hacerlo, Carlos me tomó de la mano y me recordó cómo hacerlo.
En general, 2013 me dejó avanzar, incluso más de lo que hubiera pensado. Decido mirar al frente y dejar en el pasado lo feo, no vuelvo la mirada hacia atrás para no terminar como estatua de sal. Aunque, a veces la tentación de regresar es mucha, la venzo con la filosofía del sólo,por hoy. Bien que se que el camino al pasado no existe, la flecha siempre señala hacia adelante. Prefiero aprovechar las oportunidades que Dios me da que quejarme por lo que no se consigue. Termino este año con un gran sentimiento de gratitud. Cierro los ojos y doy gracias a Dios por tantas bendiciones, por tanta protección y tanto amor que muchas veces pasé por alto. Hoy, 31 de diciembre, el análisis resulta positivo. Es preciso dar gracias al que todo lo da. Poner el corazón, lo más limpiecito que se pueda, a los pies de la Cruz y agradecer por lo que podemos ver y por lo que no, por lo que entendemos y por aquello que no nos queda claro. Dejarnos llevar para alcanzar la serenidad. Ser dócil a su voluntad y al mismo tiempo guerrera infatigable.
Crecí y creció este espacio. Esa es una enorme alegría. Escribí. Escribí. Escribí y me leyeron. Cada día son más los que nos reunimos por aquí, en la intimidad que se genera entre el escritor y su lector. Mi agradecimiento total a cada uno de los que se asoman a ver lo que estoy pensando. Además de dar las gracias, deseo un año lleno de salud, amor y prosperidad a todos los que pasan por aquí y se detienen a leer. Espero que me sigan acompañando en esta ventana que abro al mundo. ¡Feliz año nuevo!

20131231-034831.jpg

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

a href=’http://cloud.feedly.com/#subscriptionfeedhttpwww.ceciliaduran.wordpress.com’ target=’blanco blank’>

Archivos

A %d blogueros les gusta esto: