La noche de los rábanos

Los oaxaqueños saben de extremos. Esculpen de forma que saben sacarle la esencia al material que ocupan y los sentimientos a quienes observamos su obra. Lo hacen con materiales que duran para la posteridad, como la cantera verde de la fachada de la Catedral, la hoja de oro, como sólo se ha hecho en Santo Domingo, la madera como la talla de los santos que adornan sus altares, como su Virgen de la soledad, patrona de Oaxaca, la piedra caliza como las franjas de Mitla o las pirámides del sitio de Monte Alban. Sí los oaxaqueños saben labrar para la posteridad y para constituirse como Patrimonio de la Humanidad. Saben y respetan el valor de los años por venir.
Sin embargo, también saben y aprecian el valor de la levedad. De aquello que es efímero y que dura casi lo que un suspiro. Esa inmediatez de lo que hoy está y mañana no se refleja en una bella tradición oaxaqueña La Noche de los Rábanos. Esta es una fiesta de sello netamente popular en la que los hortelanos y floricultores exhiben sus diseños especiales realizados con el rábano, la flor inmortal y el totomoxtle. Dura sólo unas horas, pero congrega practicamente a todos los habitantes de la ciudad en el área del zócalo para admirar la creatividad de los participantes en este concurso anual que se realzia el 23 de diciembre. Entonces el centro de la capital oaxaqueño se llena de luces, rábanos, flores, curiosos y jueces que inundan el zócalo en una fiesta en la que se oyen risas por todos lados. También hay mucha vigilancia y seguridad.
La Noche de Rábanos tiene sus orígenes en la usanza antigua de asistir a las calendas y a la misa de Gallo. La Cena de Navidad es una tradición que surgió en México mucho tiempo después. Entonces, los comerciantes llevaban a vender en la Plaza de Armas de la Vieja Antequera, nombre antiguo de la Ciudad de Oaxaca, el pescado seco salado, imprescindible en las comidas de la vigilia de adviento, además de las verduras necesarias para complementar el menú. Los hortelanos de Trinidad de las Huertas llevaban sus verduras y las exhibían en puestos y para hacerlos más atractivos formaban figuras que llamarán la atención de sus compradores.
Así nació la. Noche de Rábanos. Este año inició a las seis de la tarde y acabó a las tres de la mañana. La cola para pasar por el templete que rodea la plaza del centro de Oaxaca dura cuatro horas. Yo lo puedo ver desde el balcón de mi habitación, pero no resisto la tentación y bajo a platicar con los hortelanos transformados en artistas. Son amables, me dejan tomar fotos y me explican cada una de las esculturas que han hecho con un humilde bulbo,a Andrea le regalan figuritas.
Hay bodas mixtecas, nacimientos, catrinas, bailables, mundos marinos, hechos de rábano. La gente llega como ríos caudalosos. Hay guardias a cada metro y detector de metales para entrar a la zona peatonal. Revisan bolsas, y toman previsiones para que la fiesta se lleve a cabo con seguridad. Los oaxaqueños saben de buenos tonos. Piden las cosas de forma que no molestan al visitante.
Me quedó la boca abierta. La belleza de las esculturas contrasta con la brevedad de su existencia. De la combinación de la cáscara roja y la pulpa blanca del rábano brota la belleza que me arranca la alegría del alma. No hay forma de que los espíritus de la tristeza, el mal humor o la preocupación encuentren lugar en mi alma. Al parecer en la de nadie. Todos estamos contentos, sonrientes y admirados al recorrer los puestos. No les creó que la fiesta dure unas cuantas horas. A las diez de la noche estábamos admirando tanta cosa linda y a las seis de la mañana ya no hay rastros de la fiesta. El zócalo de Oaxaca luce limpio, sin rastros de nada. Así es La noche de Rábanos.
La sabiduría oaxaqueña me enseña de la levedad y de la permanencia. De la brevedad y de la consistencia. Me muestra que la belleza es eterna y la vida muy corta para desperdiciarla en tonterías. Un día antes de Nochebuena en Oaxaca se celebra una fiesta breve previa a la gran solemnidad. Aquí no hay más que ser feliz.

20131224-071404.jpg

20131224-071440.jpg

20131224-071601.jpg

20131224-071616.jpg

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

a href=’http://cloud.feedly.com/#subscriptionfeedhttpwww.ceciliaduran.wordpress.com’ target=’blanco blank’>

Archivos

A %d blogueros les gusta esto: