Desgano

No se trata de falta de iniciativa, de visión o inteligencia. Tampoco es que los acontecimientos pasen desapercibidos y eso es lo grave. Es más este estado en el que ves que un alacrán se acerca a atacar y no se hace el intento por salir corriendo, ni siquiera se piensa en lo que se debe hacer después del piquete. No es falta de fuerzas es falta de ganas.
Hay muchas personas que en la actualidad viven en pijama, que no se peinan, ni se bañan, ni son capaces de apartarse de la pantalla. Salir a la calle les parece una proeza arriesgada y quitarse las pantuflas les representa un esfuerzo que no les merece la pena realizar. Parece que el desgano es la sensación de moda en el mundo del siglo XXI. Ojo, no es pereza. Un flojo es aquel que por evitar el trabajo es capaz de trabajar el doble, en cambio a un desganado le da lo mismo que pase lo que pase; no se moverá. Un perezoso intentará idear la forma de evitar hacer esfuerzos, el que padece de desgano ni siquiera se le ocurre, simplemente no se esfuerza. Tal vez porque no puede.
El desgano se aproxima mucho a la tristeza y a la nostalgia. Al recuerdo de glorias pasadas, de éxitos alcanzados, de logros y satisfacciones vividas, pero un revés del destino les cambió el escenario, les nubló el paisaje y no encuentran la forma de salir del laberinto. Un desganado habrá intentado una y otra vez, habrá sido como esa mosca que choca incesantemente contra el vidrio de la ventana sin lograr pasar, hasta que por fin se da por vencido. ¿A qué esforzarse si el resultado es siempre el mismo?
En esta condición se encuentran gran cantidad de personas, adultos y también jóvenes, que han encontrado en el mundo virtual el sitio de confort que la realidad les niega. Son gente que tiene solventada la vida del día a día, sea porque tienen ahorros, un seguro de desempleo, herencias o padres que los mantengan. No tienen la urgencia que da el hambre, ni sienten el retortijón que empuja al individuo a salir a cazar.
Como almejas, se encierran en la protección de una concha que es el escenario que brinda una pantalla. En ella disfrutan venciendo dragones, alienando dulces, estallando joyitas, alcanzando nivienes más avanzados en el videojuego de moda. También socializando en Facebook, opinando en Twitter, preguntando en Ask. Saltando de un email al que sigue, de un sitio de Internet al otro, desde que amanece hasta que oscurece.
El picor en la piel no les resulta señal suficiente para entrar al baño a ducharse, el estruendo no les indica que los platos que rebosaban el fregadero se han caído y el crujido que escuchan al recorrer el camino de la pantalla al baño no les sirve de alerta de que es preciso barrer la basura acumulada a su alrededor.
En general, la literatura tarda en registrar los fenómenos del hombre y plasmarlos para la posteridad. De qué tamaño será el problema que los últimos libros que han pasado por mis manos hablan de este problema. Un cuento de Carlos Fuentes que nos narra la historia de un muchacho que es incapaz de salir del ático de su casa y no se aleja de su computadora; Vila Matas que se refiere a un editor que ya no se reúne con sus amigos, que ya no quiere salir a la calle porque ahí se siente extraño; Ovejero que ganó el Premio de. Novela Alfaguara 2013 narrando las horas de un contador que se tiene que inventar una relación amorosa con una perfecta desconocida que murió en un accidente.
Tres ejemplos de personajes que simbolizan el desgano en la juventud, la madurez y la edad adulta. ¿Y los viejos? A ellos todavía no los atrapa el ordenador. Sí, ya sé que son ficción y que hay abuelos que son hábiles con la computadora, pero también sé que la ficción es rebasada por la realidad. Hay mucho desganado encerrado a piedra y lodo. Ojalá hubiera más flojos.
Un flojo evita hacer las cosas para dedicarse al ocio, para divertirse. Un perezoso evitará ir a la oficina para ir a jugar tenis, dominó, reunirse con los amigos y comentar el último gol de la selección nacional. Para un desganado eso no tiene sentido.
El desgano es un problema grave, es una falla de identidad. Es sentirse extraviado a tal punto que ni siquiera en el propio cuerpo se encuentra felicidad. El desgano se ataca con movimiento. Con una buena sesión de ejercicio, con una caminata en el barrio, con una rutina que nos aleje de esa burbuja turbia que nos chupa la energía. Vivir desganado cansa. Al final del día se está tan desgastado como sí se hubiera tenido una faena productiva.
Para combatir el desgano se requiere voluntad y también valor; de buenos amigos que den una buena sacudida y pongan el tono y el ritmo que sitúen a la pantalla en el lugar que debe de tener.

20131114-104804.jpg

Anuncios

2 comentarios (+¿añadir los tuyos?)

  1. Juan Gustavo Muñoz Sota
    Nov 15, 2013 @ 11:24:28

    Tú acaso eres la chiquilla que ayudaba a organizar juegos en Plaza Satélite, siempre acompañando a tu amor, que no era yo por supuesto, ¿te acuerdas?, teniamos un stand muy cerca de Sears, con edecanes entusiastas y de ofertas de Pepsi, mucha música y premios y alegría desbordante, amábamos estar ahí, ¿te acuerdas?, pues si soy yo, quien te manda muchas felicidades por estos artículos tan llenos de sabiduria y buena vibra. Gus.

    Responder

    • ceciliaduran
      Nov 15, 2013 @ 11:55:38

      Mi querido Gustavo, soy yo efectivamente. La misma que acompañaba a su novio y hoy esposo a las activaciones de Pepsi. Un gustazo de encontrarnos por aquí, gracias por asomarte a ver lo que estoy pensando. Un abrazo.

      Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

a href=’http://cloud.feedly.com/#subscriptionfeedhttpwww.ceciliaduran.wordpress.com’ target=’blanco blank’>

Archivos

A %d blogueros les gusta esto: