Mejores condiciones

Leo en la columna de Jorge Ramos que hoy morirán dos migrantes al tratar de cruzar la frontera entre Nogales, Sonora y Nogales, Arizona. Mañana serán otros dos, pasado otros y así morirán de dos en dos decenas de personas que huyen de la situación de sus lugares de origen para alcanzar mejores condiciones de vida para ellos y sus familias. Es para poner los pelos de punta pensar en que un semejante perderá la vida, mientras otros como yo leemos el periódico dominical y tomamos una taza de café.
La migración se ha convertido en uno de los temas centrales del siglo veintiuno. Por desgracia, el tema no se aborda de manera adecuada. Hace veinte años empecé a escuchar las loas a la globalización, las enormes ventajas de que las fronteras se vinieran abajo y de que el mundo se fuera transformando para dar facilidades a la súper comunicación. En aquellos años para todos resultaba sorprendente saber que productos provenientes de otros lados de la tierra llegarían para formar parte de nuestra cotidianidad con una facilidad extrema. Sí, la globalización fomentaba el comercio y con ello, el crecimiento económico de varias zonas geopolíticas.
Lo que no se calculó entonces fue que ese bienestar atraería a gente que estaba en zonas no tan aventajadas. Evidentemente, todo ser humano quiere y aspira a mejores condiciones de vida. Es lógico. Lo que no lo es, es pensar que la globalización únicamente se refiere a mercaderías y no a personas. No se puede creer un planteamiento en el que se tiran las fronteras para que pasen mercancías, especialmente aquellas que yo vendo, y eleve muros para las personas. Hay algo mal en este planteamiento.
Lo malo es que no importa cuantas leyes migratorias en Europa traten de prohibir la migración, cuantos muros de tortilla se eleven entre México y Estados Unidos, la gente buscará huecos porque el hambre no sabe de fronteras, el miedo no reconoce líneas fronterizas y los deseos de una vida mejor tienen mayor fuerza que la cara de la muerte.
Si no ¿Por qué hay tanta migración en el mundo? Mueren africanos en el intento de cruzar el Mediterráneo, mueren latinos al tratar de avanzar por el desierto y llegar a alguna ciudad estadounidense. Lo más triste no es ver a gente huyendo, es ver el desprecio que causa su miseria.
Lo peor es ver la soberbia de regiones que primero fueron tierras que expulsaron a su gente, luego en sus épocas de bonanza, se olvidaron de su condición de migrantes y quisieron imponer leyes terribles de exclusión, para que ahora que las cosas les van mal de nuevo, sigan arrojando a los suyos a la amargura de la migración. Hombres y mujeres que abandonan su origen, dejando pueblos fantasmas tras de sí, en busca de mejores condiciones.
Es lamentable darnos cuenta de que su condición representa un negocio jugoso para coyotes que ayudan a estas personas a llegar a su destino. Una actividad cruel que se apoya en la necesidad de uno y se sustenta en leyes migratorias que de forma absurda pretenden acaban por decreto con los sueños de la gente. No. Así no es. Cerrar la puerta no soluciona el problema, lo agrava.
Es tiempo de darnos cuenta de que es mejor tender la mano. Ayudar al contiene africano a que sus tierras sean productivas, a que Centroamérica tenga mejores condiciones, a que México sea un verdadero socio comercial, a que los países pobres dejen de serlo.
Esa sí en una solución. Convertir las zonas que expulsan a su gente en lugares en los que sea atractivo vivir. Y, mientras eso sucede, extender la mano al que sueña con mejores condiciones. También reconocer la ayuda del migrante en el desarrollo de las naciones. ¿Qué sería de Estados Unidos sin los que llegaron de fuera? ¿No es tiempo de que el congreso americano deje de postergar la decisión y le entre al toro por los cuernos para aprobar una ley migratoria acorde a la realidad que se vive?
Llegó el momento de reconocer que los que buscan mejores condiciones también las brindan, si no, no estarían ahí.

20131020-090010.jpg

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

a href=’http://cloud.feedly.com/#subscriptionfeedhttpwww.ceciliaduran.wordpress.com’ target=’blanco blank’>

Archivos

A %d blogueros les gusta esto: