Kilohappy

En el mes de octubre de hace algunos años, me pidieron escribir algo para apoyar la lucha contra el cáncer de mama. Hoy lo comparto con ustedes.

El termómetro del cubículo marca treinta y dos grados centígrados y yo tirito de frío. Acostada en la mesa de evaluación, con los senos al aire, cubiertos del gel hidrosoluble, tiemblo. Quiero controlar mis pensamientos y no lo logro. El transductor del aparato de ultrasonido pasa sobre la piel desde la axila hasta el pezón innumerables veces. Recorre el camino de la mama. La pantalla me regresa imágenes que no logro interpretar.

―Relájese, piense en otra cosa ―me aconseja la señorita que lleva a cabo el estudio.

¿Cómo serían los senos de Madame Bovary? ¿Y los de Lady Chatterley? De seguro eran redondos, firmes y turgentes; grandes y simétricos: sanos. No se descifrar lo que son esas rayas negras, grises y blancas que aparecen en el monitor. Estoy sudando.

―A ver, voltee la cara para la pared. Tranquilita, no se mueva para acabar rápido. Piense en cosas felices.

Felices, si. ¿Qué es la felicidad? Seguro no es venir a que te hagan una mastografía y menos que te informen que necesitas hacerte un ultrasonido para correlacionar los datos. Una lágrima me cruza el rostro. ¿Qué habrán encontrado? ¿Estará todo bien? No debí dejar pasar tanto tiempo. Cosas felices, concéntrate, cosas felices. Dice Martha que existe una unidad de medida de la felicidad. Pues sí, si hay una medida para determinar el peso, la longitud, la velocidad, debe haber una forma de calcular la felicidad.

―No se mueva tanto. Nos vamos a tardar más ―ordena impaciente la señorita.

Ya quiere terminar y yo ya quiero que acabe. Martha dice que el Kilohappy, es la medida de felicidad. Consiste en comparar tu felicidad en dos momentos diferentes de tiempo: Te preguntas ¿cómo me siento? Si te sientes mejor que la última vez que te hiciste la pregunta, ganaste kilohappies, si no, ya sabes, restas. ¿Y Sísifo? ¿Cuándo sería más feliz? ¿Al empezar a subir la colina con la piedra a cuestas, al llegar a la cima, o al ver rodar la piedra en caída libre? Por lo pronto, me queda claro: tengo un déficit de kilohappies, el transductor está situado justamente sobre mi pezón izquierdo. Respiro profundo, una, dos, tres veces.

―Sin moverse.

Si respirar no es opción, pronto me quedaré sin aire y sin kilohappies. Pensar en momentos agradables. Dice Martha que para ganarlos hay que reirse con mayor frecuencia; cuando te ríes se aligera el alma y te sientes mejor, por esa razón traigo el déficit, gruño todo el día; siempre acompaño a Dante por la Selva Oscura y no soy precisamente Virgilio. Ahora el transductor esta en la base del seno ¿Y los pechos de Beatriz? Los imagino pequeños. A ella ya le hubieran terminado el estudio. Pero los de Helena de Troya, esas sí que eran un par de tetas, con ella se tardarían el doble. Dulcinea debió tenerlos duros, fregar pisos es buen ejercicio para el busto.

Un pensamiento feliz, necesito un pensamiento feliz. Uno que se esparza por mi mente tal como lo hace el polen primaveral en el aire. Un punto del que pueda afianzarme para sentir seguridad, alcanzar consuelo. O una emoción agradable. Anais Nin, esa si tuvo emociones agradables: Cuando tienes al hombre que amas en tu pensamiento; lo tienes en tus brazos y en tu cuerpo, así escribía esta mujer. Esas vibraciones sí que aumentan los kilohappies.

Me concentro. Y entonces llega la imagen. Y ahí está y me separa de la esclavitud del miedo. Es una imagen fresca y viva. Me rodea, me abraza y me penetra. Los monstruos, los personajes ya no me interesan. Sólo busco en lo más alto y con tu olor gano la batalla. Tengo la imagen y con ella entro al estanque de agua tibia donde escucho el canto de los grillos. Sonrío…

―Señora, ya acabamos. Puede limpiarse el exceso de gel. Mañana estarán los resultados.

―Gracias ―contesto con un superávit de kilohappies que sorprende a cualquiera. Si, Martha tiene razón y Anaís, más.

20131018-140931.jpg

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

a href=’http://cloud.feedly.com/#subscriptionfeedhttpwww.ceciliaduran.wordpress.com’ target=’blanco blank’>

Archivos

A %d blogueros les gusta esto: