Desprecio e indolencia

En el momento en que veo a un semejante que está atravesando por una situación de vulnerabilidad, me pongo a prueba. El ser humano que presencia la desventaja de otro siempre tiene dos alternativas, la empatía o el desprecio, la conmiseración o la indolencia.
El desprecio y la indolencia son los hijos preferidos de la soberbia que es una de las formas más graves de estupidez humana. El soberbio piensa que es un ser superior y se encarama en un pedestal desde el que mira al diferente y lo juzga indigno. Así se arruga la nariz o se genera un delito de lesa humanidad.
Nos enteramos de que una indígena dio a luz a su bebé en el pasto y decimos que fue por negligencia médica, yo digo que no. Nos enteramos de que otra indígena en Puebla dio a luz en la recepción de un hospital, dicen que los médicos estaban ocupados. Yo digo que no, estoy segura de que si la madre del director del lugar hubiera llegado con un simple dolor de cabeza, la hubieran atendido. ¿Entonces?
Hay momentos en los que el ser humano se calibra, se pone a prueba para ver de que material está hecho. Elige entre el desprecio y la conmiseración, decide ser empático o indolente. En los momentos de dolor ajeno, cada persona revelamos nuestra verdadera naturaleza. Ante la tragedia es imposible disimular. Unos actuarán con disimulo, que el inconveniente me toque lo menos posible; otros se aprovecharán y sacarán ventaja del que está vulnerable, algunos dirán sálvese quién pueda, pocos extenderán la mano para ofrecer ayuda. Pocos serán los que se arriesguen por un semejante, por ello se les llama héroes. Hay muy pocos.
Así es, en esos momentos salta irremediablemente la naturaleza y el ser humano se clasifica, casi sin pudor. Ante la angustia del otro, surge en el ser humano una reacción casi instintiva que revela ante propios y extraños que tenemos dentro.
¿Qué tiene en el corazón el que le niega ayuda a una mujer que está a punto de dar a luz? ¿Quién es aquel que viendo el dolor de una mujer en trabajo de parto le cierra la puerta y la deja a su suerte? La respuesta no es nada favorable para enfermeras, médicos, policías de esas clínicas, que seguramente no tienen recursos ilimitados, pero que de humanidad y empatía, ya se ve, tienen menos.
¿Qué pasará por la mente de estas personas al momento de negar ayuda? Me refiero, sí, a los que con desprecio corrieron a estas mujeres y las alejaron de la posibilidad de ser ayudadas. También me refiero a esos náufragos en la isla italiana de Lampedusa que se ahogaron porque no hubo quién les extendiera la mano y los librara de la muerte, Me refiero, desde luego, a tanto migrante al que le disparan como si fuera un perro que viene a molestar y no un ser humano. Al enfermo no atendido, al hambriento que se queda sin pan, al niño analfabeta y a todas las caras del horror que se generan a partir del desprecio y la indolencia.
El que desprecia y se muestra indolente ante una situación de dolor o angustia ajena, lo hace porque se siente superior, aunque en verdad lo único que está haciendo es exhibir de manera impúdica y grotesca lo horrible de sus entrañas, lo purulento de su interior, lo oscuro de su alma.
Lo triste es que todos hemos sido indolentes alguna vez en nuestras vidas, hemos mostrado desprecio por el diferente. Así es el ser humano. Lo importante es preguntarnos qué tan seguido lo hacemos. Respondernos con sinceridad ¿Qué habríamos hecho si una indígena llega a pedir ayuda en el momento en que está a punto de dar a luz?
La respuesta revelará, sin duda, el material del que estamos hechos.

20131011-071657.jpg

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

a href=’http://cloud.feedly.com/#subscriptionfeedhttpwww.ceciliaduran.wordpress.com’ target=’blanco blank’>

Archivos

A %d blogueros les gusta esto: