Escribir novelas

Escribir es un acto de fe. Al plasmar las ideas sobre el blanco nunca se sabe lo que va a pasar. El que escribe siente que sus palabras pueden ser arrastradas por el viento y la tentación de dejarlo a un lado es tan fuerte que para vencer, no sólo se requiere de los secretos de las musas, de los artilugios de la técnica y del valor del héroe. Hace falta la fe.
Las novelas son proyectos de largo aliento que necesitan nutrirse de la perseverancia, que en ocasiones es necedad, de la fantasía que a veces es obsesión y del amor cuidadoso con el que se eligen vocablos, tiempos, imágenes, estructuras, ideas e intenciones. No siempre es fácil elevar la pluma y luego de tomarte el atrevimiento de derramar tinta sobre la hoja de papel, hay que cortar borrar y reescribir. Corregir. Cuándo uno cree que quedó perfecto es cuando hay que tener más cuidado, es cuando más hay que corregir. El fantasma de la soberbia es muy mal consejero. Escribir novelas es someterse a la incertidumbre en más de un sentido.
La fe es lo que mueve al escritor a creer que sus letras serán leídas por alguien más, que el mensaje que metió en una botella y lanzó al mar, encontrará destino. Sin embargo, la duda se hace su lugar y, en ocasiones, se sienta en los lugares de honor.
Escribir, entonces, se vuelve un acto fuera de toda razón. ¿Cómo, en esta era de tecnología y de comunicaciones inmediatas en tiempo real, llegará el mensaje embotellado a otras costas? Mi mensaje llegó. Cruzó el Atlántico y caminó a Madrid.
En un acto misterioso, las letras corrieron de la Ciudad de México y llegaron a la capital española. Es hoy el gran día. Ese que cada autor sueña y añora. El momento en que tantas palabras, vena y corazón toman forma en el papel y las pastas de un libro. Es hoy el día que soñé entre cada teclazo, que se enredó en cada idea. Es la felicidad de haber escuchado a las musas y apartado a los monstruos de la duda. Es la ilusión de ver que aquello que voló, hoy ya tiene forma.
Por eso, con cariño, los invito a participar conmigo de está enorme alegría.
Última mirada es mi segunda novela publicada. Acompáñenme a festejar este alumbramiento. En primerísima instancia, esta novela es Para tí que me lees

20131004-095941.jpg

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

a href=’http://cloud.feedly.com/#subscriptionfeedhttpwww.ceciliaduran.wordpress.com’ target=’blanco blank’>

Archivos

A %d blogueros les gusta esto: