#acapulco

La lluvia insiste, quiere quedarse en Acapulco. En cambio, los turistas quieren ir. Ayer llovió por la noche. Hubo rayos y truenos. La mañana amanece húmeda, con nubes muy bajas pero no llueve. Al menos no todavía. Dicen que han salido muchos turistas vía aérea, que habrá vuelos gratis, que hay que comunicarse a ciertos teléfonos o que hay que consultar ciertas páginas en Internet para conseguir el preciado tesoro que es un pase de abordar. Los teléfonos no contestan, las páginas no responden. En el Foro Imperial hay confusión. Las colas son eternas y las broncas y las peleas ya empezaron. No es fácil realizar el trámite en la aerolíneas, incluso si se tiene una reservación o un boleto pagado, no hay seguridad de poder abordar un avión.
La gente está enojada. La ansiedad y la angustia genera círculos viciosos. Hay desinformación. Hay desorganización. Hay desesperación y llantos. No hubo prevención. No avisaron, nadie alertó de los peligros y de la gravedad de los fenómenos meteorológicos que avanzaban sobre la República. Es cierto, Acapulco ha sido muy golpeado y muchos querían aprovechar el puente para que hubiera derrama económica. Nadie dio una alerta para que en el puerto no hubiera tanta gente. Eso aumenta el drama. En los hoteles no había planes de emergencia. A nadie nos dijeron que era lo que la población civil debíamos hacer. Hubiera sido mucho menos costoso para el puerto si se hubiera emitido un comunicado previniendo a la gente para quedarse en casa. Así la ayuda llegaría a las personas que perdieron sus casas sin tener que compartirla con aquellos que no pueden regresar a las suyas.
Si es difícil salir por aire de Acapulco, salir por tierra sigue siendo imposible. Dicen que para el viernes la Autopista del Sol estará parcialmente reestablecida. Conozco muy bien esa autopista, incluso desde antes de que empezara a operar. Trabajé muchos años en las tiendas de esa autopista y de la mano con sus administradores, tanto en la era de la concesión, como en la de CAPUFE, se de lo complicado de sus terrenos y de la inestabilidad de sus tierras. Si sigue lloviendo, será difícil cumplir el pronóstico del Secretario de Comunicaciones que dice que el viernes seguro se restablece el servicio. Lo dice triunfante y agrega que el servicio será gratis. ¿Habrá que hablar a un número 01-800, o consultar alguna página de internet?
La fragilidad de nuestra infraestructura se pone en evidencia. Un aeropuerto construido sobre un humedal. Una autopista, que se cuenta entre las más caras del mundo, que se trazó sobre terrenos que nos son firmes y que ante el menor estornudo se provocan derrumbes. Si a la naturaleza le da por llorar tres días, nuestras vías de comunicación se descomponen.
El Boulevard de las Naciones ya no está inundado. Puerto Marqués, Colosio, Emiliano Zapata, Ciudad Renacimiento y la mayor parte de Punta Diamante, sí. Las despensas del Fondo Nacional de Desastres se reparten con orden y diligencia en varios puntos de Acapulco. Parece que las pipas de gas ya pueden salir a hacer sus recorridos. Habrá gas, agua quién sabe. El servicio de CAPAMA, la empresa concesionaria que se encarga del agua potable de Acapulco a veces abre la llave y a veces la cierra. Eso en las zonas menos afectadas. Hay lugares en los que ni el gas, ni la luz, ni el agua, ni nada llega.
En la escuela de mis hijas me dicen que no me preocupe, pero que no hay forma de justificarle estas faltas. ¿Me pregunto si debo solicitarle al Secretario de Gobernación un justificante, o se lo deberé pedir al Gobernador?
Platiqué con el señor Walton, el presidente municipal de Acapulco. Llegaba a su casa y coincidimos. Acababa de sobre volar el puerto. Las ojeras le llegaban a las rodillas y su sonrisa revelaba la amabilidad típica del político, no felicidad. Me recomendó tener paciencia. Las cosas no van a cambiar mucho en los próximos días.
Entre las nubes ya van volando helicópteros que salen de la Base Naval de Icacos. Están trabajando. Hay mucha gente trabajando. Eso ni hablar. Sin embargo, la gente sigue pensando que hubiera sido mejor emitir un comunicado alertando de la gravedad de la situación. Eso, claro está no hubiera disminuido la violencia de los destrozos, pero si el número de gente que reclama ayuda. Habrá que tener paciencia. Parece que la lluvia insiste en quedarse por aquí. Pero en Acapulco, el sol volverá a salir.

20130919-082254.jpg

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

a href=’http://cloud.feedly.com/#subscriptionfeedhttpwww.ceciliaduran.wordpress.com’ target=’blanco blank’>

Archivos

A %d blogueros les gusta esto: