Schoenberg en la Sala Nezahualcóyotl

En México hay muchas cosas que se hacen bien. Muy bien. Hay un México de clase mundial y no me refiero a ese país diseñado y operado para una clase específica inalcanzable para los mortales que no pertenecemos a un partidazo o a un sindicato, que no tenemos padrinos, o que no manejamos una chequera forrada de billetes. Hay un México que está a la mano del que se quiera acercar, en el que todo marcha melódicamente y que está al nivel de Alemania o Austria y a veces superior a Inglaterra y Francia. Sí, no exagero y no estoy soñando.
Me refiero al México que es capaz de acunar en sus seno a la Orquesta Sinfónica de Minería a la que califico, sin que me tiemble la mano, de clase mundial y les diré por qué. El próximo fin de semana, en la maravillosa Sala Nezahualcóyotl se llevará a cabo el Concierto de Gala por el fin de la temporada de verano 2013 y se hará, nada más y nada menos que con Gurrelieder de Schönberg.
Gurre-lieder, Canciones de Gurre, es un ciclo de canciones compuesto por Arnold Schönberg (1874-1951) al comienzo de su carrera. Esta enorme pieza orquestal requiere monumentales fuerzas para su ejecución, por ello sus lecturas son poco frecuentes. Basado en textos del poeta danés Jens Peter Jacobsen y traducido al alemán por Robert Franz Arnold, este oratorio con canciones para cinco voces, narrador, coros y orquesta está compuesto en el primer estilo del compositor, antes del dodecafonismo que le dió fama, y está fuertemente influenciado por Wagner y Mahler. La primera parte fue terminada en 1901 y la segunda en 1911, ambas difieren completamente en estilo mostrando la evolución de Schönberg hacia la dodecafonencia, se aproximan más al estilo romántico alemán del que el autor se abrevó desde la juventud. Schönberg empezó a componer muy joven. Franz Schreker lo estrenó en Viena en 1913 y Leopold Stokowski hizo el primer registro integral en 1932.
La plantilla orquestal/coral para Gurrelieder es inmensa. La orquestación de la obra en cuestión es 4 flautines, 4 flautas, 3 oboes, 2 cornos ingleses, 5 clarinetes, 2 clarinetes bajos, 3 fagotes, 2 contrafagotes, 10 cornos, 6 trompetas, 1 trompeta baja, 7 trombones, 4 arpas, 6 timbales, celesta, percusión con platillos, campanillas, triángulo, tam-tam, bombo, xilofón, tamboril, redoblante, una desmesurada sección de cuerdas, más cinco voces solistas (soprano, mezzo, dos tenores y barítono), un recitante, tres coros masculinos (a cuatro voces) y un coro mixto (a 8 voces). Son 401 almas las que se necesitan para tocar esta pieza, si contamos al director.
Esa es la razón por la cual es tan raro ponerla en escena. En México la Orquesta Sinfónica de Jalapa la trajo hace veinte años. En el mundo es muy extraño encontrarla en los programas de conciertos. Tan extraño es que cuando se solicita la partitura a la editorial, los nietos son avisados para que puedan asistir a escuchar la obra del abuelo. Cada que Gurrelieder se incluye en un programa es un acontecimiento mundial. Los conocedores viajan de todas partes del mundo al lugar en el que se efectuará el concierto para tener la oportunidad de escuchar las maravillas de Schönberg.
Pues Gurrelieder estará en la Sala Nezahualcóyotl y yo cuento con la fortuna de tener boletos para mí y para mi familia. Nos los regaló el maestro Juan Arturo Brennan, quien tuvo la gentileza de explicarme todo esto que hoy leen. Me contó la historia del mal amor del Rey Valdemar, de eso van los cantos de Gurre, y sobretodo, me dibujó una sonrisa en el rostro. Me recordó que hay un México de clase mundial accesible a todos. Los boletos del concierto cuestan $300.00, es decir, menos de 20.00€.
Por eso digo que estamos a nivel de Austria y Alemania, en dónde hace tiempo no se escucha este oratorio. Ni París, ni Londres lo han hecho en fechas recientes. Por eso, por eso precisamente no me tiembla la mano al decir que hay un México de clase mundial accesible a quién se quiera acercar.
Dicen que la música tiene efectos curativos. Juan Arturo y su música me pusieron los lentes con los que me gusta ver a mi México. Me llenó los oídos y me dio una lección que va más allá de las notas musicales.

20130829-080537.jpg

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

a href=’http://cloud.feedly.com/#subscriptionfeedhttpwww.ceciliaduran.wordpress.com’ target=’blanco blank’>

Archivos

A %d blogueros les gusta esto: