La ignorancia es reversible

¿Tuvieron alguna vez un suéter que se podía usar lo mismo por el derecho que por el revés? Yo sí y lo amé mucho. Era padrísimo porque te ponías el lado que más te convenía según los colores que habías elegido para ese día. Bueno, pues imagino que algo así piensan los maestros en México. Si están frente al aula ponen exámenes, pero si se trata de que se los pongan a ellos la cosa cambia.
El magisterio que es una de las labores más heróicas, sublimes y, es justo decirlo, más menospreciada, hoy se ensucia y sale a las calles, asfixia las avenidas del centro y del oriente de la ciudad, secuestran el Palacio Legislativo y dan el peor ejemplo del mundo. No nada más porque en vez de parecer un gremio de maestros parecen de apaches, también porque no predican con el ejemplo.
¿Será que no hay nadie que les diga que aquello que les genera las ganas de protestar es absurdo, ridículo e incongruente? Especialmente incongruente. Ellos aplican exámenes,¿ por qué no hacerlos ellos? Pero no oigo a ninguno de nuestros representantes decírselos.
¿Por qué no quieren presentar exámenes? Tienen miedo. Lo entiendo. Las pruebas dan miedo. Pero yo recuerdo a mis maestras de primaria, Miss Úrsula y Miss Sarita que me decían: ¿Tienes miedo? Estudia. ¿Por qué no quieren estudiar los maestros? ¿No quieren reprobar? Estudien. Tienen hasta tres oportunidades para pasar las evaluaciones. Me parece mucho más desgastaste salir a las calles, agarrarse a patadas con los policías, plantarse en la explanada de San Lázaro, padecer el sol y la lluvia, comer mal, no tener a dónde ir al baño, que tomar un libro entre las manos y ponerse a estudiar para el examen.
Además, se supone, son maestros porque tienen un llamado, porque la vocación les ha brotado del alma y les gusta enseñar, ¿qué hacen tan lejos de las aulas? ¿Por qué diputados y senadores no se fajan los pantalones y aprueban la reforma educativa que merecen nuestros niños y jóvenes? ¿Por qué el jefe de gobierno del Distrito Federal tolera tantos desmanes y despropósitos? No entiendo.
Lo que no entiendo es que nadie se entere de que la ignorancia es reversible. Reversible también quiere decir cambiar de estado, regresar de un estado a otro. Si los maestros tienen miedo a exponer su ignorancia, si sienten pánico de reprobar un examen, tal vez sea porque nadie les ha explicado que su ignorancia es reversible y pueden volver, con solo estudiar, al estado que originalmente los llevó a pararse frente a un aula: Saber algo que pueden enseñar.
He sido maestra. He dado clase y se lo que es que de repente te agarren en curva, que te pregunten algo que no sabes o que encuentren un error en tus exposiciones. Pero, también se que eso se remedia estudiando. Un maestro siempre estudia. Un maestro de verdad jamás se aleja de los libros. En el momento en que lo hace deja de serlo. Le abre la puerta a la ignorancia y la sienta en el lugar de honor. Pero…, incluso ese terrible acto de soberbia se puede remediar. Es reversible. ¿Cómo? Estudiando. Haciendo eso que en el salón de clases le exigimos a los alumnos. Si, sin duda la ignorancia es reversible. La soberbia, por desgracia, es inflexible.

20130822-090220.jpg

Anuncios

1 comentario (+¿añadir los tuyos?)

  1. marisolgomezg
    Ago 22, 2013 @ 12:49:58

    Ceci cuanta razón en lo que escribes, pero que poca en los que nos gobiernan.

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

a href=’http://cloud.feedly.com/#subscriptionfeedhttpwww.ceciliaduran.wordpress.com’ target=’blanco blank’>

Archivos

A %d blogueros les gusta esto: