Sin celular, por favor.

Ayer fui a una boda. La novia sonriente, entre encajes y blondas, caminaba al ritmo de la marcha nupcial por el pasillo de la hermosa capilla barroca con el padre del brazo y con el celular en la mano. Juro que no me dio risa. No fue simpático. ¿Qué llamada tan importante estaría esperando para no soltar el aparato ni en ese momento?
Recuerdo con nostalgia aquellos días en que el teléfono móvil no parecía formar parte del cuerpo humano. Es en serio, hubo una época en que la gente no se ponía nerviosa por no tener cerca una conexión a internet. La necesidad de estar disponible 24/7 365 era algo que no se nos ocurría. Es más, hace veinte años pensar en un aparato que reuniera tantas funciones como las que hoy tiene el smartphone más sencillo del mercado,era imaginar un aparato reservado a Batman o para uso exclusivo del 007. En aquellos días usábamos un aparato para cada cosa, es decir, un teléfono para hacer llamadas, una cámara para tomar fotos, un procesador de textos para escribir, un localizador para enviar mensajes, un reproductor para escuchar música y no era necesario cargar con todo ello en todo momento.
Para hablar, generalmente nos sentábamos, para escribir esperábamos a estar frente al escritorio, para tomar una foto elegíamos una vista específica. Hoy podemos hacer todo al mismo tiempo, o eso creemos. Vivimos una época de presencias virtuales, es decir, nos aproximamos a lo lejano y nos alejamos de lo que está cerca. Eso no son buenas noticias. Muchas veces usamos el teléfono móvil porque lo tenemos cerca. A veces hablamos babosadas mientras vamos manejando, hacemos fotos de cosas ridículas y chateamos con gente que no conocemos físicamente.
Imaginen, por ejemplo, una comida familiar de domingo. ¿Cómo sería? Si pensaron en una mesa en la que los tíos, primos, padres e hijos están platicando, conviviendo entre sonrisas y contando anécdotas mientras comparten el pan y la sal, seguramente pertenecen otra generación. Lo más probable es que en esa mesa los niños estén jugando con sus tablets, los jóvenes estén tuiteando, o subiendo una foto al Facebook, los grandes estén chateando y enviando mensajes, mientras la abuela espera a que alguien le platique algo. Es probable que se quede dormida de aburrimiento. No es una imagen linda.
La semana que concluyó estuve en una reunión de consejo, todos los asistentes llegamos con nuestros respectivos aparatos: laptops, smartphones, tabletas. Me pareció increíble que mientras se llevaba a cabo la presentación de estados financieros siete de diez consejeros estaban distraídos jugando Candy Crush, los riesgos de la operación y los recortes en el presupuesto pasaron desapercibidos dada la importancia de avanzar al siguiente nivel.
¿Quién no a padecido situaciones así? ¿Quién no ha salido frustrado de una reunión con amigos pues no hubo oportunidad de platicar ya que la gente estaba distraída con una pantalla? No. Los seres humanos estamos perdiendo la capacidad de poner atención. La mayoría vive distraída, hundida en la pantanosa angustia de estar desconectado.
En la boda de ayer, las voces del coro se opacaban con el zumbido de los distintos tonos de celulares. Molesto. Pero más molesto fue ver a la novia tomarse fotos para subirlas a Instagram. Sentí pena ajena cuando el sacerdote le pidió a la chica que guardara su teléfono. Miré a mi marido y lo tomé de la mano. Lo más triste fue que pocos nos dimos cuenta del regaño del padre. La mayor parte de los invitados estaban dándole me gusta a las fotos de la novia.
Me parece que ya es tiempo de establecer códigos para el uso del celular y respetarlos. En la iglesia, en un auditorio, en el cine, en el salón de clases, en el teatro, en familia, sería bueno decir: Sin celular, por favor.

20130818-122827.jpg

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

a href=’http://cloud.feedly.com/#subscriptionfeedhttpwww.ceciliaduran.wordpress.com’ target=’blanco blank’>

Archivos

A %d blogueros les gusta esto: