Aquila, Michoacán

El municipio de San Miguel de Aquila en Michoacán es un pueblo con una ubicación geográfica de privilegio, cerca de la playa del Pacifico, rodeado de manglares, en dónde los mangles rojos, negros, blancos y bordoncillos destacan por su exuberancia.
Aquila pudo ser muchas cosas pero decidió ser un pueblo de bruñidores. No les ha ido bien, de sus más de veintitrés mil pobladores el setenta y tres por ciento son pobres y el casi cuarenta y cuatro por ciento viven en pobreza extrema. El cien por ciento tiene miedo. Se quedaron en medio de una lucha entre el crimen organizado y las guardias de autodefensa. La gente de a pie prefiere no pronunciarse a favor de nadie ya que eso, es decir, mostrar simpatía por unos o por otros, les puede significar una condena.
Mejor volverse a otro lado, si ves a un encapuchado es preferible mirar al suelo. Si no les gusta tu mirada te dicen que eres un halcón de mala maña y con eso encuentras el final de tu destino. Lo mismo pasa con los otros. Chon eleva el indice y señala las montañas. Allá está el mal, dice. Allá siembran, allá se llevan a la gente y la esconden, la cambian por dinero, allá se llevan a los jóvenes , les regalan armas y los enseñan a malear.
¿Y las autoridades?, ¡Ay, seño!, no me haga reír. Aquí no hay autoridades. El presidente municipal no está. No hay nadie, asómese y verá.
Es cierto, las puertas de la presidencia municipal están abiertas pero no hay quien atienda. Parece que están abandonadas, no hay gente ni en la receptoría de rentas, ni en ninguna de las oficinas municipales. No son los únicos que han decidido desertar. Las gasolineras, las únicas dos que hay en el pueblo están cerradas desde hace días. Muchos comercios están en la misma condición.
El clima tropical se mezcla con el miedo y con una calma chicha. Hay tensión después del operativo en el que se capturó a cuarenta y cinco integrantes de grupos de autodefensa. Los militares no van a negociar, tenían armas de uso exclusivo del ejército. El Gobierno Federal no piensa apoyar a estos grupos ya que, evidentemente, están más allá del margen de la ley.
El pueblo está consagrado a San Miguel Arcángel, aquel que luchó contra el demonio. Pues en Aquila parece que arrastraron al diablo. ¿Qué esperas, San Miguel, para ayudar a tu pueblo? ¿Cuándo alcanzarán tu intercesión? ¿Cómo le vas ayudar a tus encomendados? En este pueblo de bruñidores que viven entre manglares, pronto sólo habrá fantasmas. No queremos más Cómalas, queremos comunidades vivas.

20130817-082029.jpg

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

a href=’http://cloud.feedly.com/#subscriptionfeedhttpwww.ceciliaduran.wordpress.com’ target=’blanco blank’>

Archivos

A %d blogueros les gusta esto: