Las reformas tan esperadas

La propuesta de reforma energética tan esperada urbi et orbi, finalmente llegó y, como sucedió con la propuesta en materia educativa, no fue del agrado de muchos. Es más, en medio del zumbido de opiniones, se han escuchado mayores motivos de crítica que de alabanza. Los más liberales querían mayores alcances, los más conservadores lloran y elevan la voz para protestar por los excesos de la propuesta. Discursos en uno y otro sentido.
La opinión generalizada es que si PEMEX ha probado ser tan mal administrador, ¿quién lo va a querer de socio? –yo digo que muchos–. Los que se lamentan dice que se está vendiendo el gran patrimonio de los mexicanos –yo pregunto ¿de cuáles mexicanos–.
Los inversionistas querían más, los defensores de la patria menos. Mucho menos y amenazan con bloqueos, protestas, gritos y sombrerazos. ¿Es eso defender a México? ¿Así se defiende el petróleo de los mexicanos?
La postura de los inversionistas es clara, quieren más negocio, es decir, buscan una mayor tajada a un menor riesgo. La posición que no es tan clara es la de los adalides del petróleo. ¿Qué están defendiendo?
PEMEX no es de todos los mexicanos, ese es un cuento que nos han hecho creer. En este país petrolero, la gasolina es tan o más cara que en los países que la importan, y de la calidad mejor no hablamos. En el país donde el petróleo es de todos, hay pobreza alimentaria y líderes sindicales que tienen ferraris, yates, mansiones, joyas, que la mayoría de los mexicanos ni en una serie de vidas de trabajo conseguirían. ¿Es eso lo que se defiende?
Ya sabemos que el cambio, mientras sea en la yunta de mi compadre, está de maravilla, pero si se va a dar en mi entorno, mejor que cambien otra cosa. Así es en general, y si en particular se trata de afectar intereses, es claro que la gente se va a defender, a gritar y a protestar con tal de preservar el status quo. ¿Qué defiende la izquierda progresista del país? ¿Por qué quieren protestar? ¿Qué beneficios quieren conservar?
Los signos de la economía marcan y avisan un periodo de desaceleración. Es urgente reactivar el ritmo, generar empleos, aplanar la curva de desigualdad entre los mexicanos y luchar contra el hambre. Si lo que tenemos hoy no funciona, y es claro que no funciona, si no no tendríamos cifras de diferencias tan marcadas, de falta de empleo y oportunidades ¿por qué defenderlo?
Me parece que los adalides de la patria no protestan porque sean tontos, ni por deporte, ni por heroicos. Protestan porque están defendiendo sus intereses. Su benevolencia choca de frente con los intereses de su chequera. Igual que aquellos empresarios que quieren hacer negocio con el petróleo.
Lo bueno es que ellos son claros. Lo malo es que los otros, no.

20130816-084434.jpg

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

a href=’http://cloud.feedly.com/#subscriptionfeedhttpwww.ceciliaduran.wordpress.com’ target=’blanco blank’>

Archivos

A %d blogueros les gusta esto: