Las caras del Chepo de la Torre

Hoy se decide el destino del Chepo de la Torre, en pocas horas sabremos si el timonel de la selección mexicana seguirá al frente del equipo o no. Difícil saber lo que sucederá, sin embargo el pronóstico no es muy bueno, como tampoco lo han sido los resultados de sus elegidos. México corre el riesgo de no jugar el Mundial de Futbol, parece increíble que con lo fácil que debería ser para los nuestros clasificar, estamos pasando aceite. Seguro la cara del Chepo debe ser de preocupación. ¿Cómo no? En verdad sus números no son halagadores. En serio, con el presupuesto del que dispone, ¿es normal salir a la cancha y provocar lagrimas, llanto y desesperación, en vez de orgullo? México debería jugar mejor.
El liderazgo del Chepo se cuestiona y con razón. No ha sabido transmitir la importancia de que México participe en el Mundial, a sus equipos como que no les queda claro cuál es la meta, sus estrategias no dan resultados, no buenos, en todo caso, y la angustia del pueblo de México al ver ante Panamá no abonan para que en la cara del Chepo se dibuje una sonrisa. La planeación estratégica del Chepo no rinde frutos y es posible que los minutos del director técnico nacional estén a punto de expirar.
Para colmo, no sólo se trata de los malos resultados los que tienen descontenta a la afición, también la falta de disciplina. No imagino la cara del Sr. De la Torre cuando se enteró de que sus seleccionados andaban de reventón en Brasil. Salió con cara de padre indulgente a justificar a sus muchachos, en vez de dar una explicación adecuada y una sanción de enormes proporciones. No, esa no es la cara que esperabamos ver, la cara del Chepo me recordó a esos papas del niño berrinchudo que ven al niño hacer una pataleta cerca del barranco y en vez de aplicarles un buen correctivo les regalan una golosina para je dejen de llorar. Ya sabemos a dónde conduce eso.
Las caras que ha producido el Chepo en la afición pudieron haber sido de gusto, de emoción, de ilusión coronada con triunfo, pero no. Han sido de coraje. Nadie entiende la pobreza de resultados de la gestión del Chepo. Sí, ya se que no es él solo, pero él si es responsable.
A ver si seguimos consintiendo estrellitas que sientan que seguir las instrucciones de su director técnico no es importante, que piensan que irse de reventón es lo importante y que verle la cara al timonel es chistoso.
Ir al Mundial de Fútbol no es un juego. No se trata únicamente de aficiones, pelotas y canchas. Se trata de un negocio de altísimas proporciones y grandes repercusiones. Un negocio turístico, de moda, de logística, de mercadotecnia, financiero que puede generar empleos para muchos mexicanos y una derrama económica importante para el país. Por eso imagino la cara de Chepo, hoy que esté esperando en la antesala, antes de saber si seguirá al frente de la selección o no.

20130729-080653.jpg

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

a href=’http://cloud.feedly.com/#subscriptionfeedhttpwww.ceciliaduran.wordpress.com’ target=’blanco blank’>

Archivos

A %d blogueros les gusta esto: