El destino del Teatro Polyforum

Las ciudades son espacios vivos que se transforman constantemente. Su fisonomía cambia, en donde antes se encontraba una escuela ahora hay un almacén, la papelería ahora es un mini súper, la librería dejó su lugar y ahora es un expendio de café. Muchos cambios son positivos, por ejemplo, la Colonia Roma de la Ciudad de México se convirtió en un corredor cultural, la Condesa en un espacio de convivencia con restaurantes ya bares de moda. Otros, como la Zona Rosa han perdido brillo.
Una de las colonias que se está transformando es la Nápoles, un barrio residencial de clase media. Durante años fue un proyecto que se puso en pausa, una promesa que no se llegaba a concretar. Y es que en el centro de esta colonia se edificó el Hotel de México, una construcción colosal que iba a ser un espacio muy lujoso no sólo para hospedar gente, también para albergar convenciones, para abrir tiendas, y para tener un espacio cultural.
Don Manuel Suárez, el dueño del proyecto era un hombre visionario, a mediados de los años sesenta el ya concebía el concepto de centro de actividades con plazas comerciales, salones para exposiciones industriales, comerciales, culturales, teatro, restaurantes. Lo que hoy es natural, en aquellos años parecía una locura. Don Manuel, el típico millonario selfmademan, solía decirle a la gente , “Mira, el que no hace su primer millón de pesos a los dieciocho y su primer millón de dólares a los veintiuno es un pendejo. Uy, Don Manuel, ya me dijo pendejo. No,, eso lo dijiste tú.” se moría de risa. Le gustaba rodearse de gente joven, pero sobre todo de gente inteligente.
El Hotel de México fue el proyecto de su vida, aunque desde luego, no fue el único. Invitó a David Alfaro Siqueiros para adornar las paredes de su centro de convenciones, a pesar de no compartir la ideología del pintor. Así era Don Manuel, era capaz de reunir talentos sin dejarse manchar por los prejuicios de las ideas.
Sin embargo, de todos sus proyectos, este no lo llegó a concretar. Durante muchos años, la construcción del Hotel de México quedó en obra negra. Era un edificio inacabado, un parche gris en la fisonomía de la ciudad. Lo único que funcionaba, a medias, eran el centro de convenciones y el centro cultural. El Polyforum Cutural Siqueiros. El teatro, que forma parte de este complejo, fue una idea muy revolucionaria, tiene un escenario redondo. En ese teatro he visto incontables obras de todo estilo, clásicas, comedias, cómicas, infantiles.
Con los años el Hotel de México se transformo en el WTC, un espacio de oficinas y negocios que aloja cines, restaurantes, un centro de espectáculos y tiendas. Finalmente se concretó el proyecto, se terminó la construcción y el edificio luce como el emblema de la ciudad que Don Manuel imaginó, sólo que actualizado. A su alrededor han germinado cafeterías, boutiques, heladerías, restaurantes, que han transformado y le han dado vida a la colonia Nápoles. Se han construido edificios de departamentos, más comercios, más centros de negocios, más oficinas. El barrio se ha modernizado. Unicamente el área del Polyforum queda como testimonio del proyecto original de Don Manuel y de su complicidad con Siqueiros.
Pues, hoy me topo con la noticia de que este espacio también se va a modificar. El futuro del teatro de escenario circular es incierto. Dicen que mucha gente ya no va al teatro. También eso ha cambiado. Hay tristeza ante la probabilidad de que un espacio cultural como este desaparezca.
Yo espero que no. El Teatro Polyforum es una obra de arte y eso le da cierta garantía. Se comenzará la restauración de los murales y después la familia Suárez decidirá que hacer con el espacio. ¿Será teatro otra vez? ¿Se transformará el espacio?
Yo espero que se honre con la decisión al proyecto de Don Manuel, este asturiano, visionario que como tantos otros, llegó con las manos vacías a mi país, y se fue dejando en esta ciudad un emblema.

20130618-071627.jpg

a href=’http://cloud.feedly.com/#subscriptionfeedhttpwww.ceciliaduran.wordpress.com’ target=’blanco blank’>

Archivos

A %d blogueros les gusta esto: