Antipáticos y prepotentes

En los últimos doce años la imagen de los Estados Unidos ha cambiado mucho. El cambio no les ha sido favorable. Tal vez se deba a que después de aquel once de septiembre la actitud que tomaron frente al mundo no termina de gustar. No importa si estás en territorio norteamericano o en cualquier otra parte de mundo, el hecho de que te hagan padecer medidas de seguridad tan extremas para abordar un avión, sentimos que es culpa de los gringos y no tenemos empacho en llamarlos así.
El papel de arbitro del mundo, de garante de la seguridad universal que se han atribuido y las acciones para proteger a la ciudadanía no causan gracia entre la gente, especialmente cuando se habla de privacidad. La protección suena a metichería, la seguridad que ellos quieren aplicar parece intromisión y eso, desde luego, les ha cobrado facturas caras en términos de popularidad. No nos gusta saber que escuchan nuestras conversaciones telefónicas, que espían nuestras cuentas de correo electrónico ni que husmean las fotos que colgamos en las redes sociales.
No sólo se trata de eso, la popularidad americana ha ido a la baja porque se iniciaron dos guerras, costosas en términos de vidas y de dinero, sin resultados victoriosos. Contra Irak ya sabemos que las bases para salir a pelear fueron falsas, nos mintieron, no había armas nucleares, ni razones evidentes que nos advirtieran de un riesgo bélico, más bien cómo que se trataba de otra cosa. Se le dio al presidente Obama un premio Nobel de la Paz por una promesa que aun no ha cumplido, las fuerzas militares no yerminan de irse del mundo arabe, Guantánamo sigue sin cerrar sus puertas, los militares estadounidenses han pasado por alto la Convención de Ginebra, se les ha visto torturar a prisioneros en forma despiadada y cruel, y la tierra que convierte en realidad el sueño de los inmigrantes quiere sellar sus fronteras. Además la economía ya no es tan boyante como antes.
El antiamericanismo se vuelve popular en el mundo porque en la atmósfera flota el sentimiento de que los Estados Unidos exigen mucho pero a la hora de hacer su parte, como que la cosa no les sale bien. Meten la nariz en todo el mundo para opinar en términos de derechos humanos, de igualdad, democracia, discriminación y ellos son los primeros en fallar. Sabemos que son racistas, que les asusta lo diferente y que no les gusta el desorden. Pero también sabemos que a pesar de ser racistas les gusta que otros se encarguen de cuidar a sus hijos pequeños, a sus ancianos, que les ayuden con el trabajo doméstico, que les hagan el jardín, trabajos de carpintería, que les labren sus campos y les cosechen sus frutos al menor precio posible, sin respetar mucho que digamos la legislación laboral. Les gustan los otros para delegar en ellos ciertas actividades, pero hablar de reconocerlos como pares, eso ya es otra cosa.
La generalizaciones son malas, ya sé que no todos los norteamericanos son gente racista e ignorante. Hay muchos amantes de la otredad y defensores de valores universales, lo que sucede es que es urgente que su voz se haga escuchar.
El mundo está enfadado de actitudes antipáticas y prepotentes. Por desgracia la critica a los Estados Unidos se ha vuelto un deporte popular. La molestia generada Urbi et Orbi por la Pax Americana debe ser atendida para elevar la imagen de esta nación cuya sonrisa ya no se percibe tan amable.

20130630-113754.jpg

Anuncios

Monseñor 500€

El mundo está cambiando a velocidades vertiginosas. Lo que antes era inimaginable hoy está sucediendo. Estos movimientos en ocasiones sorprenden y en otras sencillamente elevamos los ojos al cielo y decimos: finalmente sucedió. Damos gracias porque ya era hora de que pasaran.
No nos sorprende ver a tantos exgobernadores metidos en líos por abusos de poder, por enriquecimiento ilícito, ni por la voracidad con la que saquearon sus estados. Tampoco brota la sorpresa al ver a líderes sindicales que están en la mira de la justicia, ni a secretarios particulares de delegados tras las rejas.
Lo que sí sorprende es encontrar en la primera plana del periódico la foto de Monseñor Nunzio Scarano, contador del Banco Vaticano, y la viñeta de que lo detuvieron porque está acusado de fraude, corrupción y calumnia. El prelado, dice la nota del Reforma, fue aprehendido por la policía italiana cuando intentaba introducir veinte millones en efectivo a Italia en un jet privado proveniente de Suiza.
Sorprende que lo hayan detenido no las razones de su detención. Este alto dignatario es conocido como Monseñor 500€ por el amor que le tiene a los billetes de esta denominación. Lo purpurado era también por el color de los billetitos.
Siento pena por la Iglesia Católica. No se merece personajes de este estilo. Yo, como practicante y como persona que conoce a muchos hombres que trabajan en serio por cuidar el legado que Cristo puso en manos de Pedro, no puedo más que sentir rabia de que una vez más los que se deberían de dedicar a acercarnos al cielo estén hundiėndose en el infierno.
Me sorprende, favorablemente, que un hombre de esta jerarquía haya sido detenido. Me da gusto que aquellos que ocupan la sotana para encubrir sus porquerías y que exigen tratos preferenciales sean llevados ante la justicia y den cuenta de sus hechos. Qué bueno que los corredores del
Vaticano no servirán más de escondite para aquellos que hacen daño y se esconden detrás del altar para evitar la justicia.
La mejor sorpresa es enterarnos de que la detención se produjo dos días después de que el Papa Francisco ordenara la creación de una comisión que investigue al Banco Vaticano. Es claro que este pontífice va en serio y que no tiene intenciones de dejarse acorralar por la guerra de poder en la Iglesia Católica, quiere limpiar la casa, tiene intenciones de renovar y reorientarla. No tiene ganas de esconderse en un lujoso departamento con vista a la columnata de Bernini, ni ser icono de moda, ni usar zapatos que cuesten lo suficiente para dar de comer a una familia por un mes. No será esclavo del lujo ni de las apariencias.
Enhorabuena por los cambios. Que los hombres de Dios se dediquen a las cosas de Dios y no elijan las sotanas para tapar sus porquerías. La detención de Monseñor 500€ Nunzio Scarano no puede sino acelerar los cambios que el Papa hará en el Vaticano.

20130629-111117.jpg

Alonso Mateo el icono fashion de cinco años

Siempre se ha dicho que el estilo no tiene edad. Tal parece que nunca esta afirmación ha sido tan cierta como en la figura de Alonso Mateo, un pequeño de cinco años cuya cuenta de Instagram reúne más de veinticuatro mil seguidores. Tan popular es este chiquitín nacido en Monterrey que la revista The Cut lo cataloga como un icono de estilo.
Es verdad que un pequeño de esta edad no logra esta visibilidad por sí solo, su madre Fernanda Espinosa, tiene mucho crédito. En las fotos podemos ver al niño vestido de mocasines y blazers, lentes de sol, camisas con las mangas enrolladas, modelando como si estuviera desfilando en pasarela.
Dicen que es el niño quien escoge los atuendos y accesorios con los que se viste. Me parece tan difícil creer que el pequeñito lo haga solo sin la asesoría de la madre. Dicen que el chiquito se toma fotos frente al espejo con su propio IPod, o su iPad y las sube a su cuenta de Instagram.
Me resulta difícil simpatizar con las palabras de la madre que dice ” la educación que le doy a Alonso lo mantiene aterrizado”. Eso no lo sé. Lo que si es evidente es que el niño ha crecido dando gran importancia a la visibilidad y al gusto por la moda.
Es indiscutible que Alonso Mateo gusta y tiene popularidad. Las fotos del niño son muy estudiadas, las poses se alejan de la improvisación, todo en equilibrio, no hay arrugas, ni nada fuera de su lugar. No son las fotos espontáneas que una mamá sube a la red para presumir al festivo fruto de sus entrañas. No. Son fotografías que tienen una intención. De ninguna manera es casual el número de seguidores que Alonso Mateo tiene. Es la cosecha de un trabajo arduo que se ha hecho con el niño, que dicho sea de paso, está muy lindo.
¿Me gusta ver sus fotos? No lo sé. Me hace gracia ver a un pequeñito posando como un profesional pero no me dan ternura. Tal vez esa sea parte de la intención.
La sensación que me queda al ver esas fotografías es de preocupación. Recuerdo, sin remedio, a tantos y tantos niños que han gozado de la popularidad que les da el talento. Pienso en Michael Jackson, en Gary Coleman, y en tantos otros que sí fueron populares y que también padecieron las propias Jodie Foster y Brooke Shields dan cuenta de la angustia que les produjo abrir las puertas de la fama a tan temprana edad. La prisa que lleva a que algunos seres humanos se brinquen las etapas de vida y asuman roles distintos a los que corresponden a su edad es muy seductora.
Sin embargo, hay que decir que en estos momentos de desprecio a la otredad, la imagen de un pequeño mexicano que vive en los Ángeles y tiene tanta popularidad llama la atención.

20130628-070017.jpg

Tiempos de cambio y un paso atrás

Las señales de que estamos cruzando de una era histórica a otra se perciben con mayor fuerza cuando aquellos que operaron los cambios en el mundo empiezan a morir. El muro de Berlín marcó un hito y sin duda su caída marcó otro. De los que trazaron el rumbo mundial en aquellos años, ni Reagan, ni Thatcher, ni Juan Pablo II están; Lech Valessa guarda un perfil bajo y Gorbachev está muy enfermo, tanto así que no asistió a los funerales de la Dama de Hierro en Londres. Ellos fueron los que trazaron el mapa geopolítico que vivimos actualmente y ya se están despidiendo.
Hace muchos años que la Guerra Fría terminó. Las épocas en las que las relaciones de los dirigentes de Estados Unidos y la Unión Soviética eran tensas y altamente peligrosas parecen haberse esfumado, o eso creíamos. Bueno, la nación de la hoz y el martillo desapareció. Ahora es Rusia nuevamente y ya desde hace muchos años. Las enemistades de baja intensidad en apariencia y tan aterradoras en la realidad, la amenaza de una bomba nuclear que reventara al mundo en miles de pedazos, el miedo al botón rojo que acabaría con la faz de la tierra y todas esas pesadillas se vinieron abajo con el muro. Por fin el misterio de lo que sucedía más allá de las fronteras de Europa oriental se reveló a los ojos de la población occidental. Praga, Budapest, Varsovia, Tallin, Bratislava, Moscú, y tantas otras se abrieron al concierto de las naciones.
La humanidad avanzó por un camino de paz e integración. El globo terráqueo ya no estaría dividido por el comunismo y el capitalismo. El comunismo había muerto. Los estragos de la pérdida de ese antiguo equilibrio se harían sentir con los años, pero en términos generales vivir sin la amenaza latente de una tercera guerra mundial fue agradable y habría que agradecérselo a estos personajes.
Los años colocarían los poderes geográficos con una distribución diferente. China tomaría una relevancia sorprendente, Europa de uniría en torno al Euro, América Latina avanzaría con pasos titubeantes, el turismo y los capitales de inversión volverían su mirada a la frontera oriental que desapareció con el muro de Berlín y Estados Unidos perdería brillo.
Por eso, al ver al presidente Obama sudar la gota gorda y pasar corajes porque Putin le informa que no piensa mandarle a Mr. Snowden, al ver el rostro duro del presidente de Rusia, el presidente de Estados Unidos ya no nos parece tan poderoso. La vulnerabilidad del ser humano no radica en el botón que detonará una bomba, sino en la tecla que publica lo que antes era súper secreto. Pero al ver a estos mandatarios ocupar posiciones tan antagónicas nos parece que hemos regresado las manecillas del reloj unos sesenta años. Claro que al verlos tan enojados, la humanidad ya no sufre pensando que el mundo se va a acabar o que un pleito de personajes acabará en Guerra Mundial, ahora nos preguntamos que se revelará en las redes sociales.
Sí, cambian los tiempos, hoy Rusia es menos poderosa, China avanza en preponderancia, Europa sufre para mantener la unidad y en Estados Unidos se tambalean los indicadores económicos. El planeta esta súper comunicado y hoy es posible saber en tiempo real lo que sucede en el otro lado del mundo. Aquellos líderes del pasado caminan a su destino, van llegando a su meta última y el legado de su gestión ya se estudia en los libros de Historia.
Muchos pasos se han adelantado, el congreso norteamericano está preparando una reforma migratoria y se dan cuenta de que negar la otredad es una necedad que no tiene sentido, sin embargo, me pregunto lo que opinarán aquellos que con inteligencia echaron abajo una pared que dividió familias, una ciudad, una nación y al mundo entero de que se esté considerando elevar un muro en la frontera de dos países que se dicen socios.
En mi opinión, justificar un muro de la dimensión de la frontera entre México y Estados Unidos es dar un paso para atrás.

20130626-090224.jpg

El lío de Messi

Debo confesar que el caso de Lio Messi despertó en mi una curiosidad morbosa. Según la fiscalía, el jugador estrella del equipo de futbol de Barcelona y su padre habrían creado una telaraña de sociedades cuyo fin era defraudar a la Hacienda de España . Los ingresos del jugador, señala la fiscal Raquel Amado, volaron a paraísos fiscales para evitar el pago de sus obligaciones tributarias, sin someterse a legislación alguna y con total opacidad y mala intención en los movimientos del dinero.
Al parecer a la señora Amado no le gustó la planeación fiscal de la súper estrella argentina, evidentemente que si la fiscal hizo cuentas pudo vislumbrar una cantidad con muchos ceros que no llegó a la oficina de recaudación española. El jugador obtuvo varios millones de euros de alrededor de veinte empresas y organizaciones que pagaron por el uso de su imagen durante el periodo investigado por la fiscal. La clave de la presunta trama de evasión tributaria, cuya planeación se le atribuye al padre del futbolista, es el contrato “simulado” por el que los derechos de Messi se cedían a empresas radicadas en paraísos fiscales como Belice, o con leyes fiscales benévolas como Uruguay, a cambio de una cantidad irrisoria, muy por debajo de los beneficios que, previsiblemente, iba a obtener el jugador. Es decir, le dieron la vuelta a los ingresos para pagar menos impuestos.
Según el periódico español El País, en enero de 2006, Messi cedió sus derechos por 38,040 euros a la compañía Sports Consultants; cuatro días después, esa empresa firmó con Adidas un acuerdo de nueve millones de euros por seis años. Esos ingresos, en opinión de la fiscalía, circularon por el extranjero sin que las autoridades españolas los detectaran y acabaron en el bolsillo de la familia Messi, sin pagar adecuadamente los impuestos.
Es claro que la imagen de Lio Messi y su explotación por seis años valen más que 38,040 euros para Adidas. Y, Adidas no es la ùnica marca que explota la imagen de Messi, también, todos hemos visto la imagen del argentino como modelo de la marca italiana Dolce&Gabanna, es evidente que varias empresas explotan la imagen del argentino. Sabemos que estos servicios se pagan caro.
Ahí empezó mi morbo por este caso. ¿Qué será peor para la fiscalía española? ¿Hacerse de la vista gorda con este carismático jugador o pasarlo por la silla de la justicia como a cualquier contribuyente?
No, no me refiero a tenerle un trato especial a Messi por ser un excelente jugador de futbol, o un mago con el balón. No, me refiero a algo más importante, sin menospreciar las habilidades del deportista, todo lo contrario, este hombre es una figura emblemática que genera una derrama económica con beneficios directos e indirectos y que, sin hacer muchos números, me parecen superiores a los que el jugador dejó de pagar por concepto de impuesto sobre la renta.
Me explico. Imaginen que arrestan a Lío Messi por evasión fiscal. ¿Qué pasaría con la taquilla del Barça? ¿Cuántos turistas nacionales y extranjeros, cuyo único interés es ver jugar a Messi, dejarían de visitar la ciudad Condal? ¿Cuántas habitaciones se dejarían de reservar en los hoteles hostales y albergues de Barcelona? ¿Qué cantidad de comidas ya no se servirían en restaurantes, y de copas ya no se venderían en los bares? Muchas, sin duda. Estoy segura de que el incremento en ejemplares de prensa amarilla no llenarían el hueco que dejaría en los bolsillos de los negocios que se alimentan directa o indirectamente de la pasión que genera Messi.
¡Vaya lío el de Lio! Por si las moscas el futbolista ya presentó una declaración complementaria ya pago diez millones de euros. Tal vez así, el argentino y muchos más podrán dormir tranquilos. Desgraciadamente, con todo unen pago millonario, el proceso judicial sigue adelante. Lo chistoso es que la juez que conoce del caso no citó al jugador a presentarse en la siguiente audiencia. ¿Adivinen por qué? Claro, ese día Messi tendría que estar en la cancha, en alguno de los partidos de las multiples copas que se juegan ennEuropa. Por eso, me causa morbo el lío de Messi. Ya veremos como se resuelve.

20130625-083645.jpg

La frivolidad expuesta

El PAN se ha convertido en un partido lleno de frivolidades. Es una lástima ver como el partido que echó fuera al partido que se apropió del poder en México durante setenta años haya desperdiciado su capital político de en una forma tan lamentable. Ahora, fuera de Los Pinos, los mexicanos esperábamos que el PAN tomara un papel de oposición que debate, que propone y que lucha en favor de México. ¡Ja! Soberana desilusión.
La crisis del PAN no es una búsqueda legitima de identidad, de reestructuración en torno a valores, o el planteamiento de mejores aspiraciones y objetivos altos. No, para nada. Se trata de la repartición de un botín, para comprar chicles, ron, champaña, artículos de Louis Vuitton, shampoos para evitar la calvicie y gastos diversos.
Es una lastima ver como el dirigente del partido se pelea en público con nuestro anterior secretario de Hacienda. Ambos personajes tienen papeles destacados en la vida nacional, podrían y deberían estar escribiendo renglones dignos de la historia nacional, pero su falta de miras los hace quedar a la altura de su frivolidad.
Basta escuchar las palabras que eligen para expresarse, en ocasiones dan la impresión de ser un par de groserillos callejeros, que políticos de primera línea. El buen gusto que tienen para elegir artículos que pagan con los recursos destinados a la coordinación parlamentaria del PAN contrasta con la falta de vergüenza que exhiben al gastar con dinero de otros lo que deberían pagar de su bolsillo.
Ernesto Cordero no es un hombre que tenga una imagen que despierte simpatía. Alguien debería de decirle que esa debilidad que le dio la vida, tendría que compensarla con una conducta impecable, con propuestas superiores, con ideas maravillosos. Pero no se le puede pedir peras al olmo. La desvergüenza que evidencia, el hambre de gastar que mostró en apenas ocho meses como coordinador de la bancada del PAN, dan cuenta de su frivolidad. Joyería, enjuague bucal, ropa para niños, le parecen al señor artículos indispensables para su quehacer legislativo. ¿Dónde quedaron el honor y la honestidad?
No. Los pianistas no están conformes con ser la tercera fuerza política del país después de dejar el poder. Quieren, sin duda, caer más bajo. Lo bueno de esta ventilada que se están dando los señores del PAN es que, sin querer, nos están demostrando el nieve de sus valores. El daño colateral que están causando es poner en la mente de los mexicanos varias preguntas. Por ejemplo, ¿Si esto pasa en el PAN, que pasará en el PRD, en el PRI y en los demás partidos? No creo que la situación sea diferente. ¿Por qué en lugar de asignar tantos recursos a las bancadas no se destinan estos recursos a combatir el hambre? ¿Cómo es posible que en vez de reducir el monto de estos botines, se piense en elevar impuestos?
La frivolidad expuesta nos muestra que existen otros caminos para allegare de recursos para lo urgente, para lo necesario, para lo verdaderamente indispensable. La frivolidad expuesta da cuenta del abuso de estos personajes de la generosidad de los mexicanos. ¿No les dará vergüenza entregar estas cuentas? ¿Pasar así a la historia?

20130624-095613.jpg

De toga y birrete

Llegó el día de la toga y birrete en el que es preciso reflexionar. Sí. Interrogarse en torno a lo que significa ser escritor y al resultado final que se formó a lo largo de los tres años en el programa de Doctorado en Creación Literaria de Casa Lamm, no es ciertamente una curiosidad de carácter enciclopédico, sino una inquietud que sirve de fundamento para forjar una parte importante de la identidad. Detener la mirada en la aventura del espíritu humano que escapó de las ataduras de un perímetro de comodidad y se atrevió a seguir un camino desconocido es reflexionar en el desarrollo personal.

Al iniciar el camino, decimos, casi como un susurro, que queremos ser escritores, con la timidez del principiante, con la falta de seguridad del novato y sobre todo con el anhelo de serlo. Creemos que la construcción de esta nueva identidad es inalcanzable, pero la necedad y la necesidad de dar curso al torrente de letras que se escurren de la imaginación, nos obligan a romper el cerco de la automutilación y dudas tan propio de los que habitan este universo.

No es fácil detectar el origen de la vocación de un escritor, por eso el titubeo se arraiga muy cerca del lugar del que surge la inspiración. Mario Vargas Llosa dice: “Escribir es un acto de rebelión contra la realidad, contra Dios, contra la creación de Dios que es la realidad. Es una tentativa de corrección, de cambio o abolición de la realidad real”[1] El escritor se deja, en un momento determinado, habitar por sus demonios y con ellos quiere reconstruir un mundo. Estos espíritus son volubles, en ocasiones dan y, en la mayoría de las veces, también castigan.

Una vez que los demonios se instalaron en la mente del escritor no lo van a abandonar jamás. Se afianzarán en las profundidades de la mente y, en el momento menos pensado, lo azuzarán para derramar letras. El escritor temerá por los resultados ya que el origen de sus ideas, la vocación misma, son un punto de partida incierto. Habrá que nutrirla y alimentarla de forma maniática con esa masa de experiencias que al principio sentíamos tan lejana e inservible y que se constituye como el mejor elemento para narrar.

Las posibilidades que se descubren a partir de la creación literaria reconcilian la meta alcanzada con el temor de no llegar a ella. Toda experiencia nueva, por más distanciada que pueda parecer de los escenarios de vida anteriores, se acerca a partir de ilusiones y propuestas; de la guía atinada y de la perseverancia de los maestros que acompañaron el proceso. De ahí que, preguntarnos sobre lo escrito, supone, como dice Roland Barthes, “enfrentar una paradoja: optar por el conjunto de reglas y objetos; de técnicas y obras cuya función es institucionalizar la subjetividad, o bien, optar por la absoluta libertad del autor. Prefiero la libertad del autor. Dejar en absoluta independencia la escritura.”[2]

La impugnación o la defensa de los textos determinan el arco pendular sobre el que se mueve el escritor. La lógica de la Escritura es un eco que resuena de la alternancia de libertades y coerciones que enfrenta un autor. A lo largo de la Historia, los escritores han puesto sobre los renglones sus sueños y mentiras, sus actos y deseos, la realidad y el escenario que prefiguran como tal. La verdad que cada autor quiere reflejar a partir de un mundo ficticio para lograr que brinque del universo concreto al mental, es el máximo deseo de un escritor. Tal como dice Auerbach, “Al mismo tiempo, escribir es un fenómeno que prueba hasta qué punto la vida es palabra tanto como vivencia.”[3]

Las palabras son la sustancia de los textos que el escritor usa sin ningún tipo de sumisión, “con una libertad anárquica.”[4] Esta actitud tiene que ver con la naturaleza aventurera del escritor que vence la timidez y se atreve a contradecir la célebre sentencia de la Bruyère: Todo está dicho. Un escritor, a pesar de sus dudas, jamás se conformará con este dictamen. Se devanará la mente para crear nuevos campos e ir a fertilizarlos hasta que den el fruto que germine en la imaginación del que lo lee.

Llegó el día de la toga y birrete. Sí y al finalizar el camino de las aulas las inquietudes alrededor de las letras han crecido de la misma forma en que se desarrolló un intenso y enorme amor por ellas.

Así, de la mano de Auerbach, de Barthes, de Chesterton, de Gros, de Vargas Llosa, de Susana Corcuera, de Ramón Moreno, de Juan Antonio Rosado, con mis demonios personales alojados en la mente, y al llegar al final del camino me atrevo a susurrar : soy escritora, con un profundo agradecimiento.


[1] M. Vargas Llosa, El novelista y sus demonios, Libre, París, 1990.

[2] R. Barthes, Sur literature, Seuil, París, 1963.

[3] E. Auerbach, Mímesis, Madrid, 1977.

[4] B. Gros, Literature, París, 1970.

20130623-141350.jpg

La calle perfecta

Imaginen una calle en la que peatones, ciclistas, automovilistas, discapacitados convivan de manera armónica, en la que cada quien tuviera su espacio y éste fuera respetado. Sería la vialidad perfecta, el anhelo del ciudadano contemporáneo. La figura de esta calle suena como una inmaculada utopía, un modelo que se podría estar desarrollando en un país lejano y ultradesarrollado, que esté en un planeta próximo a Alfa Centauri.
Cuál sería nuestra sorpresa al enterarnos de que el proyecto está siendo desarrollado en la Delegación Bénito Juárez, en la colonia Nápoles, la misma que está sufriendo una transformación vertiginosa.
La calle elegida para este modelo ideal es Dakota, en el tramo que corre del Eje 5 San Antonio hasta Ohio, un trayecto de 1.8 kilómetros en los que se mejorarán los cruces peatonales, se confinará un carril para ciclistas, se chuleará el paisaje con jardineras, y se habilitaran rampas para sillas de rueda y carreolas. Increíble, como un sueño, ¿o, no?
Así, el modelo no sólo es más bonito sino más seguro. Las intersecciones se marcarán adecuadamente, los ciclistas tendrán cruces especiales, las jardineras servirán como divisiones, las banquetas serán más anchas y amigables, las rampas ayudarán a hacer más fácil los paseos de los que no pueden caminar y deben andar en ruedas. Nirvana, digo yo.
Esto, evidentemente, dará nueva vida a la colonia Nápoles, la volverá más interesante, traerá flujos de visitantes, la actividad económica de la demarcación florecerá. Hay que alabar a las autoridades cuando hacen bien las cosas. No dudo que habrá amargosos que critiquen, vinagrillos que se inconfromen y juzguen por juzgar.
Pero en este caso, comités vecinales y autoridades apoyan la transformación de la colonia. Trabajan de la mano por el bienestar y el buen ver de la colonia. Basta darse una vuelta para percibirlo.Bravo, las cosas sí se pueden hacer bien. Ojalá otras delegaciones siguieran el ejemplo. ¿Me oyen en Coyoacán?

20130622-080808.jpg

Entre penas y vergüenzas

Es una pena que haya muerto James Gandolfini, magnífico actor de cincuenta y un años que dio vida a uno de los personajes de la mafia más emblemáticos de la historia de la pantalla, Tony Soprano. Un rostro gentil y amable que se transformaba en cruel y despiadado, lo que le valió para llevar a la serie que estelarizaba a durar seis temporadas y a consolidar al canal HBO. Durante ochenta y seis capítulos Gandolfini nos mostró las ebulliciones su personaje, los tormentos a los que lo sometían su madre, su mujer, su vida de mafioso, los ataques de pånico, las sesiones con su terapeuta, que muchos disfrutaron enormemente. Su muerte, una pena, sin duda.
Es una vergüenza ver lo que Ernesto Cordero y sus secuaces hacen por quedarse con las arcas de su fracción parlamentaria en el Senado. No les fue suficiente exponer sus pleitos para hacernos evidente su calidad de viejas de lavadero, ahora nos deleitan con su altura de miras, sus objetivos parlamentarios y su patriotismo que quedan a la medida de los billetes y monedas que le puedan sacar a la caja que ellos ven como botín.
Es una pena que un notario público se preste a estos juegos absurdos.
Es una vergüenza que un notario público se preste a estos juegos absurdos.
Es una pena darnos cuenta en manos de quienes hemos puesto al país, es una vergüenza la falta de pudor con la que exhiben sus bajezas.
Es una pena que la selección nacional no haya logrado un buen resultado en la Copa Confederaciones en Brasil.
Es una vergüenza que los seleccionados hayan sido sorprendidos fuera de la concentración y en un antro, bebiendo y pasándola bien con chicas brasileñas exóticas y guapas, cuando debieron estar enfocados en sacar el mejor resultado posible.
Es una pena ver que nuestra selección de futbol nos alcance para puras vergüenzas.
Es una pena ver Coyoacán en ese nivel de descuido y presa entre gente corrupta que se disfraza de gente preocupada por el bienestar de la delegación.
Es una vergüenza darnos cuenta que eso no es cierto, que el secretario particular del señor delegado ya cayó al pozo, que las mordidas fluyen y que se ha creado un ambiente del terror de la mano de tanta corrupción.
Es una pena que Gandolfini no encarnará más a personajes mafiosos que muestren la parte oscura del ser humano.
Es una vergüenza que nuestros políticos mexicanos nos muestren sus oscuridades con tanto descaro, que se comporten como grupos de mafiosos en vez de un cuerpo legislativo y que nuestros seleccionados vayan a pasear en vez de a jugar y traer buenos resultados.
Es una pena que el rostro de James Gandolfini desaparezca de las pantallas.
Es una vergüenza que el de Cordero siga apareciendo y dando nota, que el Chepo niegue que sus muchachitos no dejaron la concentración, que el Delegado de
Coyoacán se esconda en su oficina y no de la cara.

20130620-090050.jpg

20130620-090105.jpg

Rey Peatón

La Delegación Miguel Hidalgo, en la Ciudad de México, tomó una iniciativa novedosa en favor del peatón, cambió las líneas de cebra en los cruces peatonales por figuras de personas con una corona a las que llamaron “Rey Peatón”.
El cambio de señalización, impulsado por el delegado Víctor Hugo Romo, se hizo en las colonias Cinco de Mayo, Anzures, Polanco y Lomas de Chapultepec y pintaron estas figuritas humanas con corona en la mayoría de los cruceros peatonales. Ayer pasé por ahí y se ven muy simpáticas. Me parece una forma innovadora y amigable de recordarle a conductores, motociclistas, ciclistas y usuarios de la calle que el peatón es el rey en la escala de prioridades. También el más vulnerable.
El propósito de estas figuritas coronadas es aprovechar los cruces peatonales para dar un mensaje que dignifique al vilipendiado y maltratado peatón. Son parte de una campaña delegacional que quiere resaltar el apoyo que las autoridades dan a la promoción para que la gente se ponga en movimiento dando pasos, caminando.
Sin embargo, con tristeza veo que ya empezaron las criticas. Dicen que Rey Peatón no cumple con las reglas previstas en el Manual de Dispositivos para el Control de las Áreas Urbanas y Suburbanas que indica que los cruces peatonales se deben indicar con rayas continuas paralelas, de color blanco, con un ancho de treinta centímetros, que crucen de lado a lado la vialidad. En el área delimitada por las paralelas se debe pintar el paso de cebra.
Las criticas van en el sentido de que Rey Peatón vulnera la uniformidad de los dispositivos, y es a partir de dicha uniformidad que, se simplifica el reconocimiento e interpretación por parte de los usuarios, beneficia a los conductores y peatones y facilita las labores de quienes supervisan que las señales sean respetadas.
Pues yo a los críticos les dedico una trompetilla. La campaña me parece novedosa, simpática y sencilla de entender. Lejos de causar confusión es comprensible y amigable. En estricto sentido no se incumple con la regla, ya que existen las rayas paralelas. Sobre ellas se dibujó al Rey Peatón.
Rey Peatón es una forma más divertida de recordarle al ciudadano donde se encuentran las prioridades en la calle. No creo que nadie se confunda. Al contrario, las rayas paralelas nadie las respeta, los conductores se paran sobre ellas sin cuidado. Tal vez porque son aburridas. Es probable que al estar frente al volante sintamos feo pisar al Rey Peatón y así respetemos el espacio para que los que van a pie puedan cruzar la calle. Enhorabuena por la iniciativa. Me gustaría ver la figurita coronada en todos los cruces peatonales de la ciudad. Me gusta Rey Peatón.

20130620-065724.jpg

20130620-065733.jpg

Anteriores Entradas antiguas

a href=’http://cloud.feedly.com/#subscriptionfeedhttpwww.ceciliaduran.wordpress.com’ target=’blanco blank’>

Archivos

A %d blogueros les gusta esto: