Divide y vencerás

Hace poco, en uno de los seminarios de liderazgo que imparto, hicimos un ejercicio que siempre resulta muy efectivo. Pedí a los asistentes que tomaran diez palillos chinos y los dividieran en dos grupos de cinco cada uno. En seguida, tomarían uno de los grupos y dejarían el otro a un lado. El que tenían en la mano lo dividirían nuevamente, ahora de uno en uno y así deberían doblar los palillos hasta romperlos, cosa que fue muy fácil de lograr. Después pedí que regresaran al otro grupo y dejaran los palillos juntos, así debían tratar de romperlos. No fue nada fácil conseguirlo. Mientras mas unidos estaban los palillos, más difícil resultaba doblarlos, hubo quienes no consiguieron romperlos. Hagan la prueba y verán.
Así es, divide y vencerás.
Los grupos de trabajo, las corporaciones, las familias y cualquier equipo, se dedique a lo que se dedique, mientras más unido se fortalece más, a mayor división, mayor vulnerabilidad.
En seguida, los puse hacer otro ejercicio. Debían agruparse de dos en dos y amarrar un pañuelo a los tobillos de cada quien y debían caminar. Los que se pusieron de acuerdo llegaron lejos, los que quisieron imponer su rumbo sin tomar en cuenta al otro, no se movieron un centímetro. Los que se unieron en torno a un objetivo, lo consiguieron. Los que se aneciaron y se dividieron, fracasaron.
Así es, divide y vencerás.
Es muy difícil llegar a acuerdos. Todos estamos felices de hablar de consensos pero pocos realmente queremos comprometernos. Es lógico, para acordar hay que sacrificar, hay que renunciar y ceder. Eso no le gusta a nadie. Que se haga, sí, pero en la parcela de mi compadre. Llegar a la meta de la mano de alguien habla de grandeza de espíritu, quiere decir que se logró vencer al ego en favor de una aspiración superior.
En el PAN, las divisiones ya llegaron a un nivel peligroso, tanto así, que desde afuera se ven como fracturas. Cordero fuera, arengando en contra del presidente de su partido. Madero operando con el teléfono en la mano en vez de dar la cara. Ambos exhibiendo, de forma casi impúdica, las divisiones y fisuras que los alejan. No suplieron ponerse de acuerdo y están mostrando el cobre.
Complacer a Peña, coquetear con el PRD, cada quien sabe de sus culpas, intereses y motivaciones para plantear posturas tan radicales. De ningún modo son temas triviales ni frívolos. Hay presupuesto en medio, el sonido de las monedas y la textura de los billetes es diferente si eres o no eres coordinador de una bancada. En especial si se trata de la de una fuerza política importante como la del PAN.
Es verdad que el PRI no fue oposición sencilla, ni mansa, ni humilde. Ni siquiera cooperativa, cuando el PAN estuvo en elmpoder.También es cierto que no nos gusta que la oposición sea un lastre para el progreso. Debe ser, como he dicho, un contrapeso. Es tiempo de avanzar en los acuerdos.
Acción Nacional debe recordar que el que divide vence. En la unión se encuentra la fortaleza. Pero hace falta tener grande el alma.

20130521-134833.jpg

Anuncios

1 comentario (+¿añadir los tuyos?)

  1. marisolgomezg
    May 21, 2013 @ 14:23:12

    Excelente ¡llegaremos a ver algún día la tan deseada madurez política?

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

a href=’http://cloud.feedly.com/#subscriptionfeedhttpwww.ceciliaduran.wordpress.com’ target=’blanco blank’>

Archivos

A %d blogueros les gusta esto: