Un regalito para los banqueros

Vaya, vaya. Parece que los banqueros recibieron un regalito que en realidad es un gran obsequio. El gobierno federal se pone generoso y reparte dádivas. Los banqueros se frotan las manos y sonríen. La convención de banqueros de México tiene una cereza en el pastel: la iniciativa de reforma financiera que hoy se presentará al congreso.
Muy bonito, dicha reforma contempla, entre otras maravillas, facilitar al acreedor el cobro de créditos mediante el embargo precautorio de bienes del deudor. Por si fuera poco, que caray, la generosidad del ejecutivo da para eso y para más, también hay que otorgarle más derechos al acreedor, especialmente si son bancos, quė importa que los bancos estén en manos extranjeras, que los deudores sean mexicanos. Eso es lo de menos.
Hay que proteger al acreedor que cobra intereses de agiotista y crearle tribunales especializados en temas mercantiles y otorgarles la capacidad de señalar bienes para liquidar el adeudo. El chiste es facilitar el cobro en caso de incumplimiento. El deudor, desde luego, es lo de menos.
¿Qué no aprendimos la lección? Ya se nos olvidó lo que nos pasó a principios del sexenio de Ernesto Zedillo. Departamentos vacíos, abandonados que perdieron valor, enormes estacionamientos de los bancos con autos embargados que se hicieron viejos, se echaron a perder y ni le sirvieron a Dios ni al diablo. Mal negocio hicieron los bancos que perdieron e hicieron perder. ¿Qué no tenemos ojos para ver lo que está pasando en Europa? Cambiaron el ganar-ganar por el todos pierden.
No se trata de fomentar el incumplimiento de las deudas. No. El que adquiera un compromiso debe honrarlo. Si pides, paga. Pero el problema es que los bancos ofrecen créditos a diestra y siniestra sin estudiar a su deudor, no se fijan si tendrán o no capacidad de pago. En una visión de corto plazo, colocan crédito caro, especialmente tarjetas y luego a embargar.
Sí, sin duda la gente que contrata créditos, que gasta más de lo que puede, tiene que pagar, pero quė hay de los que irresponsablemente reparten deuda como si repartieran volantes en la calle. Tanto peca el que mata a la vaca como el que le jala la pata. Acreedores y deudores son cómplices. ¿Por qué cargarle la mano a un sólo lado? Y sobre todo, ¿por qué al más débil?
Si la vulnerabilidad se castiga en México, que mal trabajo están haciendo nuestros representantes. Ojalá que diputados y senadores tengan memoria y recuerden lo que nos pasó hace veinte años, si no estuvieron ahí, pregunten. O bien, échenle un ojo al mundo y vean.
No es así como se resuelven los problemas.
Los banqueros que se están frotando las manos deberán ser cautos. A lo mejor el regalo se les convierte en manzana envenenada. ¿Quién les dijo que embargar es buen negocio? Miren la banca española, no trae muy buenos números después de tanto desalojo.
Privilegiar la caución por encima del arreglo, de la negociación, es un grave error. Me parece que banqueros, autoridades, deudores y la sociedad en general, ganan más en una mesa de negociación que en un tribunal.

20130423-064130.jpg

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

a href=’http://cloud.feedly.com/#subscriptionfeedhttpwww.ceciliaduran.wordpress.com’ target=’blanco blank’>

Archivos

A %d blogueros les gusta esto: