Felipe Calderón se va a Harvard

Al estilo priísta, Felipe Calderón se va del país al terminar su mandato y tal como lo hicieron los expresidentes Zedillo y Salinas, se va a Harvard a dar clases. La incógnita en cuanto al futuro del todavía presidente de México se ha despejado.
Una vez que Calderón entregue el poder a Enrique Peña Nieto y lo devuelva al Partido Revolucionario Institucional el próximo sábado, hará las maletas y después de la temporada decembrina, el año que viene tomará rumbo al norte e irá a la Universidad de Harvard, concretamente a la Escuela de Gobierno John F. Kennedy, donde dictará conferencias y en la que el mismo cursó un Máster en Administración de Empresas. “Estoy muy entusiasmado con esta oportunidad”, ha dicho. ¿Y cómo no? Los mexicanos sabíamos que el presidente Calderón no iba quedarse en México, lo que no sabíamos era cual sería su destino. Su alma mater le abre las puertas y lo acoge en su seno. Enhorabuena .
Calderón es un hombre de cincuenta años, extraordinario orador, buen polemista y estoy segura de que será un maestro al que valdrá la pena escuchar. Eso con independencia de que se va de México dejando un campo de batalla en el que han muerto más de 60.000 personas en incidentes relacionados con la violencia asociada al crimen organizado, según datos del diario español El País.
Cambia la residencia oficial de Los Pinos por el abrigo de la vida universitaria, la elaboración de discursos por la preparación de clases, el ajetreo del ejecutivo por la reflexión del aula, la complacencia del grupo de barberos que siempre rodean a un presidente, por el cuestionamiento y el debate con los alumnos, la exposición por el retiro. En fin, deja la vida publica y se dedicará a la privacidad que da la vida familiar de un catedrático.
Vendrá, al menos eso espero, un periodo de reflexión y autoevaluación de sus años de gobierno. Las cifras que son frías y objetivas no lo tratan tan mal. Inició su mandato con una aceptación del 7.2% se va con un 7.5%. Lo malo es que dejó muchas antipatías.

20121129-045454.jpg

Anuncios

Obama y Peña Nieto

En la foto aparecen Barack Obama y Enrique Peña Nieto y se están dando un apretón de manos. Uno aparece sonriente, con el saco desabotonado, las piernas cruzadas; el otro aprieta los labios, está derechito y sentado con las rodillas muy juntas. Tal vez Obama está relajado por que al ser el anfitrión se siente en casa, cuatro años de ejercer el poder dan experiencia y está satisfecho, es posible que Peña Nieto al ser la visita esté guardando las normas o que esté midiendo muy bien sus pasos, son los primeros y debe darlos con cuidado. Lo cierto es que Enrique Peña Nieto está desde ahora haciendo cambios. Fijó un nuevo rumbo el la agenda bilateral, dio un golpe de timón y transformó un dialogo monotemático en uno de mayores miras e hizo bien. Fijó las bases de interlocución con nuestro principal socio comercial. Desplazó el tema de seguridad nacional y guerra contra el narcotráfico para abrirle espacios a la educación, a las relaciones económicas, a las fronteras seguras y al tema migratorio. Se establecieron las pautas de una nueva forma de ver la relación entre países que comparten mucho, no únicamente kilómetros y kilómetros de frontera, sino problemas sensibles que involucran a seres humanos. Lo sabe Obama que tiene una deuda con sus electores latinos, lo saben los republicanos que están poniendo manos a la obra para recomponer su relación con los hispanos estadounidenses, lo sabemos los mexicanos que estamos cansados de poner siempre la cuota de sangre, ¿lo sabrá Enrique Peña Nieto? Yo creo que sí, por eso se le ve tenso en la foto. La actitud del presidente de Estados Unidos es la de un hombre que le desea suerte a otro que va a empezar su camino. La de Enrique Peña Nieto es la de aquel que sabe que la tarea no está fácil. Ojalá que Obama entienda de la importancia de este acuerdo. Espero que Peña Nieto sostenga los temas que hábilmente introdujo en su primera visita a la Casa Blanca y se comprometa a sacarlos adelante. Y sí no… Que ambas naciones se los demanden. Muchos ojos están observando a ambos lados de la frontera.

20121128-083549.jpg

Obama y Peña Nieto

En la foto aparecen Barack Obama y Enrique Peña Nieto y se están dando un apretón de manos. Uno aparece sonriente, con el saco desabotonado, las piernas cruzadas; el otro aprieta los labios, está derechito y sentado con las rodillas muy juntas.
Tal vez Obama está relajado por que al ser el anfitrión se siente en casa, cuatro años de ejercer el poder dan experiencia y está satisfecho, es posible que Peña Nieto al ser la visita esté guardando las normas o que esté midiendo muy bien sus pasos, son los primeros y debe darlos con cuidado.
Lo cierto es que Enrique Peña Nieto está desde ahora haciendo cambios. Fijó un nuevo rumbo el la agenda bilateral, dio un golpe de timón y transformó un dialogo monotemático en uno de mayores miras e hizo bien. Fijó las bases de interlocución con nuestro principal socio comercial. Desplazó el tema de seguridad nacional y guerra contra el narcotráfico para abrirle espacios a la educación, a las relaciones económicas, a las fronteras seguras y al tema migratorio.
Se establecieron las pautas de una nueva forma de ver la relación entre países que comparten mucho, no únicamente kilómetros y kilómetros de frontera, sino problemas sensibles que involucran a seres humanos. Lo sabe Obama que tiene una deuda con sus electores latinos, lo saben los republicanos que están poniendo manos a la obra para recomponer su relación con los hispanos estadounidenses, lo sabemos los mexicanos que estamos cansados de poner siempre la cuota de sangre, ¿lo sabrá Enrique Peña Nieto?
Yo creo que sí, por eso se le ve tenso en la foto.
La actitud del presidente de Estados Unidos es la de un hombre que le desea suerte a otro que va a empezar su camino. La de Enrique Peña Nieto es la de aquel que sabe que la tarea no está fácil. Ojalá que Obama entienda de la importancia de este acuerdo. Espero que Peña Nieto sostenga los temas que hábilmente introdujo en su primera visita a la Casa Blanca y se comprometa a sacarlos adelante. Y sí no… Que ambas naciones se los demanden. Muchos ojos están observando a ambos lados de la frontera.

20121128-082415.jpg

Las ventanas de Cecilia Durán Mena

Es ya 27 de noviembre y todavía no conocemos los nombres de los que formarán parte del gabinete presidencial del Lic. Enrique Peña Nieto. Con el mayor sigilo se reserva este dato como si se tratara de información clasificada, como si fuera un secreto de guerra.
¿Qué caso tiene tanta tardanza para dar a conocer a quienes acompañarán al señor presidente en su gestión? Será que no nos tiene confianza o que no les tiene confianza. Me parece que retrasar el dato más que prudencia es falta de pericia, en mi opinión se crea un ambiente especulativo de forma gratuita. En todo caso, resulta una opacidad absurda.
A mi me daría confianza conocer quien se encargará de la hacienda pública, de los temas de salud, de seguridad, de cultura. Me gustaría saber cuales serán los planes de trabajo y no sólo eso, quisiera opinar.
¿Hasta cuándo tendremos que esperar para…

Ver la entrada original 30 palabras más

¿Y el gabinetazo, señor Peña?

Es ya 27 de noviembre y todavía no conocemos los nombres de los que formarán parte del gabinete presidencial del Lic. Enrique Peña Nieto. Con el mayor sigilo se reserva este dato como si se tratara de información clasificada, como si fuera un secreto de guerra.
¿Qué caso tiene tanta tardanza para dar a conocer a quienes acompañarán al señor presidente en su gestión? Será que no nos tiene confianza o que no les tiene confianza. Me parece que retrasar el dato más que prudencia es falta de pericia, en mi opinión se crea un ambiente especulativo de forma gratuita. En todo caso, resulta una opacidad absurda.
A mi me daría confianza conocer quien se encargará de la hacienda pública, de los temas de salud, de seguridad, de cultura. Me gustaría saber cuales serán los planes de trabajo y no sólo eso, quisiera opinar.
¿Hasta cuándo tendremos que esperar para saber quienes integrarán el gabinetazo de Enrique Peña Nieto? Ya vamos tarde. Es 27 de noviembre y ese dato no se conoce. Se sigue guardado en el cofre del sigilo.

20121127-073942.jpg

20121127-074624.jpg

Los republicanos se quieren enmendar

Es de sabios reconocer los errores, es de valientes retomar el rumbo y componer los entuertos. Tal parece que los republicanos estadounidenses se quieren enmendar después del castigo que les propinaron los votantes latinos por las ocurrencias migratorias de Mitt Romney.
A penas han pasado veinte días desde la victoria de Obama y los republicanos ya se están despertando y poniéndose en acción. El partido de la oposición cuenta con mayoría en la Cámara de Representantes y quiere aprovecharla para. Tiene intenciones aprobar una ley que ampliaría el número de visados entregados a estudiantes altamente calificados.
El crecimiento del electorado hispano, que influyó ampliamente en la reelección del presidente Obama, y el apoyo por parte de los republicanos, incluido, desde luego, el aspirante a la presidencia Mitt Romney, a duras legislaciones antiinmigrantes como la ley de Arizona de 2010, castigaron con la derrota al candidato republicano a la presidencia. El partido reaccionó y al día siguiente de las elecciones varios líderes afirmaron que estaban dispuestos a reformar el sistema de inmigración.
Esa declaración de intenciones podría hacerse realidad esta misma semana, cuando la Cámara de Representantes considere una votación de la Ley de Empleos STEM (la siglas se corresponden a “Science, Technology, Engineering and Mathematics”) y cuyo objetivo es la asignación de 55.000 permisos de residencia a graduados superiores en esas áreas educativas, según Cristina Pereda de USA Today.
Los republicanos, para sorpresa de muchos, han añadido al proyecto de ley uno de los elementos que más han defendido los demócratas: autorizar a los familiares de ciudadanos estadounidenses o propietarios de una ‘green card’ para que permanezcan en el país mientras se tramita su permiso. Se estima que en Estados Unidos hay más de 300.000 personas que, de acuerdo con la legislación actual, deben regresar a su país y pueden tardar entre dos y seis años en poder volver a entrar.
Los republicanos se quieren enmendar y los latinos deber tomar la oportunidad y aprovecharla. Ejercer acertivamente su influencia y exigir a Obama que cumpla sus promesas, y empujar una reforma humana y compasiva.

20121126-205628.jpg

Después de doce años

Que lejos nos parecen aquellos días en los que atestiguamos el cambio de estafeta entre un partido anquilosado en el poder y otro que fue una oposición contestataria. Al mismo tiempo parece que fue ayer que el PRI salía de los Pinos en forma pacifica y el PAN recibía una nación llena de esperanza.
A doce años de que el PAN se estrenó en el poder en México hace falta llevar a cabo una reflexión. El partido que echó de la casa presidencial al PRI hoy le devuelve la silla del presidente. Siempre es bueno hacer un inventario al final de cada periodo, un recuerdo de lo que había, un recuento de lo que se entrega y hacer un balance.
Hoy muchas voces gritan, se quejan y le pasan la cuenta al PAN, una cuenta que en muchos casos lleva números inflados. Voces críticas que a veces tienen razón y a veces no.Desde donde yo lo veo este cambio de estafeta se da con variables macroeconómicas controladas, es decir, la inflación está en orden, el tipo de cambio estable, lo cual no es poco. Recuerdo que anteriormente cada cambio de sexenio nos sorprendía con una devaluación del peso y, la inflación que llegó a ser de tres dígitos dejaba por los suelos el poder adquisitivo de los mexicanos. Según se ve ese riesgo está bajo control. Durante las presidencias del PAN se alcanzó cierto grado de transparencia y se conformó el IFAI para respaldarla, eso en los gobiernos priístas no existió. También se consolidó un organismo que vela por la competencia leal en favor de los consumidores, la CFC, que lucha en contra de prácticas monopólicas. Hay avances en términos de salud y asistencia social; México sigue siendo uno de los diez destinos más visitados del mundo, las pensiones para los jubilados están aseguradas, se liquidó la Compañía de Luz y el ISSSTE y el IMSS no están quebrados.
Es verdad que hace doce años el PAN llegó al poder con Vicente Fox fortalecido, con el voto de confianza de los mexicanos, con la esperanza de un cambio para bien, con el aval internacional y con la admiración que se gana aquel que saca al eterno morador, a la dictadura perfecta, de manera democrática, sin gritos, ni sombrerazos, pero sobre todo sin balazos.
Hoy, los balazos son lo que más se le recrimina a Felipe Calderón. Han sido muchos muertos en una guerra cruel contra un enemigo que no se conoce bien a bien, pero que es malo, despiadado y con una capacidad de corrupción son límites. Descabezados, colgados, quemados, entambados, opacan los adelantos en infraestructura, en materia de educación, cultura o en cualquier área. La sangre tiñe y mancha cualquier logro. Sin embargo, habrá que decir en estricta justicia, si otro en esta circunstancia hubiera reaccionado de forma parecida o hubiera tomado otra alternativa. Y esa otra alternativa ¿Hubiese sido una mejor opción? Imposible saberlo, fácil de intuirlo. Lo que si podemos afirmar es que Calderón fue un hombre de temple que tomó decisiones.
De temple, sí y también un hombre que desconfiado que no escuchó consejos. Se rodeó de amigos y se cobijo en un circulo cerrado. No supo ver la frivolidad ni la incapacidad de sus colaboradores, no dio golpes en el escritorio para ordenar las insurrecciones del gabinete ni se deshizo de los que claramente le dieron más problemas que satisfacciones.
A diferencia de Fox que todo delegó, Calderón todo administró. Fueron años duros para ambos, años de vacas flacas, de bloqueos y venganzas. La oposición no ayudó, no se avanzaron en cambios estructurales ni se apoyaron las reformas necesarias.
Yo agradezco la alternancia. México no podía seguir siendo un país con una democracia simulada, unipartidista y corporativizada.
El PRI regresa a los Pinos, el PAN a la oposición. Que los avances se sostengan, que lo que esta bien se mantenga y que lo que hace falta resolver avance.
El reloj marca el tiempo y parece tan lejos el día en que se fue el PRI… que ya está de regreso.

20121125-145327.jpg

Soluciones migratorias

Cómo suele suceder, después de las campañas políticas, de las promesas y los arrumacos con el electorado, viene la época de cumplir las promesas y de asumir la realidad. Después de la reelección de Obama, viene el tiempo de reflexión. Es un tiempo valioso que dura hasta enero de 2013 y que sirve para preparar el siguiente periodo de mandato. Entre la furia de los debates, la agitación de las elecciones y la calma de los resultados, no se debe perder de vista que los reclamos siguen siendo los mismos. El tema migratorio debe ser atendido con rapidez y seriedad.
Se debe dar un cause especifico a cada uno de esos votos latinos que llevaron al primer presidente negro de la historia a un segundo periodo de mandato.
Por que, no es posible olvidar que el voto latino fue decisivo para llevar al candidato demócrata a vivir por un periodo de cuatro años más en la Casa Blanca. Se debe resolver ya la situación de once millones de personas que actualmente residen y trabajan en Estados Unidos sin documentos migratorios. Gente que contribuye al movimiento económico de esa nación con mano de obra calificada y barata.
Es preciso solucionar la situación de aquellos que trabajan en la industria agrícola y cuyas condiciones de trato y salario no están protegidas por ningún tipo de ley. Ordenar el flujo migratorio para evitar esos cruces fronterizos peligrosos, esas mafias de polleros, tantas y tantas extorsiones, malos tratos, racismo, a personas que buscan trabajo. A trabajadores que necesitan un empleo que muchas veces únicamente ellos y nadie más querrán realizar.
Hay que aprender la lección. El trato torpe e insensible que el candidato republicano Mitt Romney dio al tema migratorio lo llevó a perder la presidencia. Las declaraciones groseras y racistas fueron una demostración de torpeza política. Necedades que le costaron caras. Será recordado por su ocurrencia de autodeportación.
Sin embargo, es preciso que los latinos que dieron su voto a Obama se pongan exigentes. Es el tiempo de soluciones migratorias concretas y efectivas. Soluciones con forma humana, compasivas y comprensivas ante la situación de familias que ya son parte de ese país. Ahí viven, ahí trabajan, ahí se enamoran, se casan, tienen hijos, envejecen mueren y ahí son enterradas. Es momento de resolver un problema que se ha venido posponiendo por años. El propio Obama ya lo ha pospuesto.
Es preciso callar las necedades de aquellos que con mirada obtusa no saben reconocer la realidad de su entorno. Es tiempo de soluciones migratorias.

20121123-063533.jpg

Ellas lloran

Ellas lloran y sus lagrimas son sinceras. Una eleva la mirada al cielo y pregunta ¿por qué?, la otra, sentada en la mecedora fija los ojos en la pared. Ambas estrujan un pañuelo entre las manos. Ninguna se atreve a levantar el teléfono para marcar el número de la otra. ¿Para qué? Y es que a veces el amor no basta. El poder de la mentira es tan destructivo, no por la evidencia de la falta de verdad, sino por quien se ha encargado de repetirla una y otra y otra vez.
La fuerza de los embustes las ha separado y el cariño no es capaz de romper esa barrera.
Una no deja de preguntarse en qué momento se rompió la felicidad, la otra se recrimina por todo lo que permitió que sucediera. Si las cosas se hubieran parado a tiempo. Pero no. Los pedazos se han esparcido, han sido arrastrados por el aire, se han levantado con el viento y en el remolino de la confusión ¿quién será capaz de unir los fragmentos? Y, aunque eso fuera posible, que no lo es, ¿cómo dejar de ver las cuarteaduras, los huecos, las heridas?
Una madre y una hija no se deben separar. No por mentiras tejidas con malas intenciones, pero el tejedor es un experto, bordó fino. Ambas son ingenuas. En su tela de araña quedaron atrapadas madre e hija, cada una enredada en un extremo diferente.
La rueca maldita gira y a cada vuelta más atrapa, más separa. Las risas del tejedor son imperceptibles para madre e hija. Por fortuna todos los demás las escuchan claramente. Tal vez un héroe pueda rescatarlas de la trampa algún día. Hoy el héroe no está en escena.
Por eso ellas lloran y sus lagrimas son sinceras. ¿Podrán reencontrarse algún día? Sólo entre ellas podrán darse consuelo. Hoy se hunden en el ovillo de una intriga.

20121122-202902.jpg

Tiempo de espera

Los periodos de espera, por lo general, causan angustia. La angustia, dicen por ahí, no es buena consejera. El que espera siente la desesperación de quererse acercar al futuro y no poder, al que esperan experimenta la angustia de querer acelerar el minutero para que su tiempo llegue de una vez y no lo logra; el que ya se va, por su lado, quiere detener el tiempo, prolongar su estancia, tampoco tiene éxito. Todos sienten la pesadez y la lentitud del tiempo mientras esperan.
Si ya todos lo sabemos ¿Por qué prolongar tanto tiempo para que el presidente electo se siente en la silla presidencial a gobernar?
Este periodo tan largo opera mal para todos. Hay incertidumbre que penetra hasta el ultimo rincón de la vida nacional. Se abren espacios a la especulación malsana, a la crítica artera e inútil, porque al ser todo como de humo no hay nada concreto que criticar. Se abre un abismo en el que nadie se hace responsable de nada. El presidente en funciones ya va de salida y está muy ocupado despidiéndose, el presidente electo ya está operando, pero lo hace tras bambalinas. Los ciudadanos queremos conocer los nombres de las personas que rodearan al presidente para conducir el destino de la nación y todo lo que tenemos son rumores.
Nombres, chismes, cuchicheos. Rendijas por las que se filtran los planes de refundación del país. Una súper secretaria de gobernación, una secretaria de comunicaciones que se apartará de la infraestructura de caminos y puentes, de obras, una secretaria de agricultura que volverá a ser hermanadas con la de ganadería. Me suena a que los secretarios Gutierrez Barrios,Barros Sierra y Robrirosa sonríen ampliamente y susurran desde su lugar un ” se los dije “.
Mientras tanto los secretarios en funciones se dan hasta con la cubeta en un desorden típico de la administración saliente, total su jefe está de gira diciendo adiós.
A los mexicanos no nos gusta el espectáculo del entretiempo.
Esperar, en algunos casos, permite que los proyectos germinen y florezcan. En otros casos, sobre todo cuando son periodos largos, las cosas se maduran demasiado y se echan a perder.
Hay países en los que el cambio de gobierno se hace rápida y efectivamente. Sería deseable que en México el tiempo de espera no fuera tan largo.

20121119-163229.jpg

Reforma laboral mexicana

Un hombre sin empleo escucha que la reforma laboral ha sido aprobada. Pone atención a los comentarios de los expertos que opinan que una ley con cuarenta años no es viable que siga vigente, que debaten si una es una reforma de gran calado o ha sido el adelgazamiento de los derechos del trabajador.
Izquierda, derecha, centro exponen sus puntos de vista. El hombre sin empleo suspira, mete la mano al bolsillo y se topa con una moneda de escaso valor. Por el momento representa el total de su patrimonio.Contrato a prueba, pago por hora, prestaciones proporcionales, jornada fragmentada, son los conceptos que los representantes de los partidos políticos defienden y atacan.
¿Que prefiere? Prestaciones rasuradas o formalizar las relaciones laborales. El hombre está seguro que no hay peor empleo que el que no se tiene. ¿Se impulsará el empleo? La realidad es terca, es dura y se impone. Se necesita aprovechar la fuerza de trabajo. No existe desperdicio tan cruel como tener gente que quiere trabajar y no encuentra en donde. Peor si se trata de un país con una distribución de riqueza tan desigual; una nación que necesita de su fuerza de trabajo para salir adelante y la tiene con los brazos caídos.
Eso sí, la matraca sindical sigue dale y dale. El polvo se levanta con el aire frío y casi le tira la gorra al hombre sin empleo, se le nubla la vista, de la misma forma en que se opaca la transparencia sindical.
Hablar desde una curul en la cámara es fácil, reflexiona el hombre que escucha a unos y a otros en el radio, mientras hace cola para solicitar, una vez más empleo. Competitividad, dice uno. Despojo, replica otro. Derecha e izquierda se pelean.¿Por qué no se ayuda a los empresarios a generar oportunidades? ¿Por qué no logro encontrar empleo?

20121114-160849.jpg

Anteriores Entradas antiguas

a href=’http://cloud.feedly.com/#subscriptionfeedhttpwww.ceciliaduran.wordpress.com’ target=’blanco blank’>

Archivos

A %d blogueros les gusta esto: