Tortugas

Para ver el espectáculo es preciso esperar a que llegue la noche. La razón es simple.
Las tortugas se guían con la luz de la noche para salir del agua, buscar en la arena un lugar tibio y excavar para hacer su nido.
La maravilla tiene lugar, como cada año, en el municipio de Escobilla, Oaxaca, la segunda zona de mayor importancia a nivel mundial para el nacimiento de tortugas.
Unicamente la luz natural del astro nocturno y el sonido de las olas del mar nos a acompañan mientras avanzamos cuidadosamente, con los pies descalzos. Estamos pendientes de algún indicio de las tortugas.
Por fin, entre la penumbra vemos el primer caparazón en movimiento. Es una tortuga golfina buscando el lugar para anidar los huevos que en 45 días eclosionarán. Las tortuguitas que sobrevivan regresaran en 10 años para repetir el ritual que hoy llevan a cabo sus madres.
Nos sorprendemos con la primera golfina, pero mientras más caminamos, descubrimos decenas y luego cientos de tortugas. Algunas chocan entre ellas, otras compiten por el mejor lugar para cavar su nido. Muchas ya están cavando, otras ya estan depositando los huevos.Debemos avanzar cada vez más lentamente y atentos al suelo arenoso.
El milagro va a empezar. Se verificará ante nuestros ojos. De los agujeritos salen las crías de las tortugas que anidaron 45 días antes. Decidieron nacer frente a a nosotros y salir, colarse entre los granos de arena y avanzar con destino al mar.
El guía que antes era saqueador de huevos explica que todo lo hacen las golfinas sin ayuda del hombre. Ellos están ahí para cuidar que nadie robe huevos. Instruyen a la gente de la comunidad para que cuide la fauna.
“Cambié mi vida. Cambié totalmente. Antes era asesino. Ahora trato de convencer a la gente para que no coman carne ni huevos de tortuga”. El señor Rodríguez guía del santuario pone enfasis en sus palabras. Cuidamos el ciclo para que transcurra de forma natural, me informa.
Las cifras no son prometedoras. Sólo una de cada 100 tortugas llegará a la edad adulta y completará su ciclo de reproducción. Sortearán numerosos depredadores, el más feroz de todos es el hombre, madurarán y volverán a las costas donde nacieron.
Las tortugas golfinas son una especie que sobrevivió la extinción de los dinosaurios y ahora se encuentra en peligro.
Después de caminar largo rato entre caparazones cuyas habitantes estan ocupadas en desovar, nos dimos cuenta de que el espacio para dar pasos era cada vez más limitado. Los radios para poner el pie se minimizaban, había tantas madres que era cruel quitarles el espacio con nuestra presencia.
Me despedí de estos maravillosos seres. El milagro de la vida sucede a cada instante. ¿Por qué no reconocer que nuestra labor es cuidarla y respetarla?
El problema es grave. Por un lado, la explotación y comercialización de la tortuga marina generaba una fuente constante de ingresos para las comunidades costeras. Por otro, la tortuga esta en vías de extinción. Con esfuerzo se ha logrado hacer consciencia entre los pobladores sobre la conservación y preservación de estos animales.
La gente ha entendido que conservar y proteger reditúa más que matar. La tortuga marina genera empleo y atrae turismo, nacional y internacional. Para preservar el hábitat lo importante es la cooperación y el convencimiento de los lugareños. Trabajar desde las escuelas, para que se fomente el cuidado del medio, de tal manera que en lugar de devastarlo se participe en programas de eco turismo.
(con información del Reforma, fotografía cortesía del periódico El Mundo)

20120831-064106.jpg

Transporte escolar

Todos los días, a las seis de la mañana, despido a mis hijas. Es la hora en la que el transporte escolar pasa por ellas. Será hasta diez minutos antes de que den las cuatro de la tarde cuando regresen a casa. Casi diez hora fuera y más del veinte por ciento de ese tiempo están en el autobús escolar. Se van antes de que salga el sol, regresan mareadas. Es verdad que la promesa es que lleguen a las tres y veinte, pero en la Ciudad de México no hay palabra de honor cuando se trata de tránsito.
Jamás he estado de acuerdo con la imposición del servicio de transporte escolar. No es únicamente el incremento en el gasto familiar y el golpe al flujo de efectivo de la casa, que es duro créanme, un quince por ciento adicional no es poco, en una economía en la que los sueldos crecen a niveles cercanos a cero.
En honor a la verdad, debo decir que para el colegio de mis hijas el asunto del autobús escolar no es negocio, es más bien una complicación. He hecho cuentas, ya les dije que a mi me gusta contar, y llegué a la conclusión de que facturan este servicio prácticamente al costo. Además fue de las pocas instituciones que se defendió con unas y dientes para no imponer a los padres esta carga adicional. Sin embargo, desde el año pasado hubo que acatar la disposición.
He esperado un año para ver los beneficios de esta ocurrencia oficial. Sigo esperando. Me argumentaron que los niveles de contaminación bajarían al reducirse el número de coches en circulación. Ni bajó la contaminación, ni se redujo el numero de coches circulando. Me dijeron que se elevaría la velocidad promedio de crucero en la ciudad y por lo tanto disminuirían las emisiones de gases contaminantes. Eso sí sucedió, la velocidad aumentó de 20 a 25 km/ hr. en la cuadra donde esta la escuela. Por desgracia los semáforos están mal sincronizados y a la siguiente cuadra invariablemente toca un alto que provoca embotellamientos y emisiones que se querían evitar. La velocidad de crucero baja a 0 km/hr. ¿Entonces?
Puedo hablar eternamente de lo mal que ha funcionado esta disposición oficial, de los pocos resultados que ha dado en términos de vialidad. También puedo decir que para muchas familias este servicio les aligera la vida y les es muy útil. Padres y madres ganan tiempo y productividad al no tener que ir por sus hijos a la escuela. Si, por eso este servicio debería ser opcional.
En mi caso el ritmo familiar se ha alterado. Las horas de comida que eran las de convivencia familiar se han trastocado. Esto no es poca cosa. Se han violentado los espacios de comunicación, los momentos que en torno a la mesa, acompañados por el pan ya la sal, convivíamos y nos enterábamos de lo que sucedía en la vida de cada uno. Y soy de las afortunadas que únicamente se le movieron los horarios.
Muchas familias padecen, igual que yo, el transporte escolar, pues han perdido definitivamente esos minutos de cercanía. Para muchos padres, el trayecto de la casa a la escuela en las mañanas, era la oportunidad para estar con sus hijos, pues salen a trabajar ya llegan tan tarde que encuentran a los hijos dormidos. Para muchas madres ir a recoger a sus hijos era la oportunidad para conocer a sus amigos, platicar con otras madres, enterarse por otras fuentes de lo que pasa en el entorno escolar. Estar al pendiente.
Eso sin hablar de que hay estudios de que el autobús es un lugar propicio para el bullying, para que los niños se descontrolen y hagan fechorías, de unos a otros o a transeúntes o conductores de vehículos. En el mejor escenario, los niños llegan hartos a casa después de un trayecto de más de una hora, en comparación con los minutos de recorrido cuando los recogían sus padres.
A la luz de los resultados esperados por las autoridades de la ciudad, me parece que se ha perdido más de lo que se ha ganado. Ya ha pasado un año y no veo frutos. Insisto, el transporte escolar debería ser una opción, no una imposición.

Hace falta valor

Hace falta valor para decir: ¡Ya basta! Especialmente cuando se trata de defender el honor, de luchar contra una calumnia, cuando estas dando la batalla para que la verdad brille.
Pues, justamente eso hizo el día de hoy Lance Armstrong, cansado de aportar evidencia durante diez años, para demostrar a la Agencia Estadounidense Antidopaje (USADA) que el no utilizó sustancias estimulantes.
“Llega un momento en la vida de cualquier hombre en el que se tiene que decir “¡Ya basta! Fue suficiente”, dijo el ciclista estadounidense ganador en siete ocasiones de la Tour de Francia y medalla de bronce olímpica. “El costo que ha tenido mi familia, mi trabajo y mi fundación me ha llevado a terminar con este sinsentido”, señaló Armstrong.
Con estas declaraciones este enorme ciclista norteamericano, superviviente de cáncer, se niega a seguir diciéndole al mundo que jamás uso sustancias proibidas. Es probable que esta decisión lo lleve a ser despojado de sus títulos en la reina de las pruebas ciclistas y en los juegos de Atenas en 2000.
Lance Armstrong ha negado categóricamente haberse dopado, ha pasado más de 500 controles y nada. No logró convencer. La USADA asegura que el ciclista sí usó sustancias estimulantes.
Hace falta valor para tomar una decisión que te pone en riesgo de perder aquello por lo que luchaste y que convertiste en vocación y motivo de vida. Hace falta el mismo coraje que te motivó a seguir pedaleando a pesar del cansancio, de las condiciones climatológicas, de la enfermedad. Hace falta una enorme entereza para parar una ridícula vendetta. Hace falta ser muy inteligente para saber que aquel que acusa sin pruebas, que aquel que descarga en el acusado la tarea de probar su inocencia esta condenado al juicio de la historia. ¿Quién que crea en la justicia ignora el principio fundamental de presunción de inocencia? ¿Cuántas pruebas más hacen falta para convencer a un envidioso de la verdad? ¿Qué evidencia adicional se debe aportar?
Si, es posible que Armstrong pierda sus preseas. Lo que no perderá jamás será el respeto de todos los que lo vieron elevar la mano victoriosa después del esfuerzo.

Hace falta valor para decir: ¡Ya basta! Especialmente cuando se trata de defender el honor, de luchar contra una calumnia, cuando estas dando la batalla para que la verdad brille. Pues eso hizo el día de hoy Lance Armstrong, cansado de aportar evidencia durante diez años, para demostrar a la Agencia Estadounidense Antidopaje (USADA) que el no utilizó sustancias estimulantes.
“Llega un momento en la vida de cualquier hombre en el que se tiene que decir “¡Ya basta! Fue suficiente”, dijo el ciclista estadounidense ganador en siete ocasiones de la Tour de Francia y medalla de bronce olímpica. “El costo que ha tenido mi familia, mi trabajo y mi fundación me ha llevado a terminar con este sinsentido”, señaló Armstrong.
Con estas declaraciones este enorme ciclista norteamericano, superviviente de cáncer, se niega a seguir diciéndole al mundo que jamás tomó estimulantes. Es probable que esta decisión lo lleve a ser despojado de sus títulos en la reina de las pruebas ciclistas y en los juegos de Atenas en 2000.
Lance Armstrong ha negado categóricamente haberse dopado, ha pasado más de 500 controles y nada. La USADA asegura que el ciclista sí usó sustancias prohibidas.
Hace falta valor para tomar una decisión que te pone en riesgo de perder aquello por lo que luchaste y que convertiste en vocación y motivo de vida. Hace falta el mismo coraje que te motivó a seguir pedaleando a pesar del cansancio, de las condiciones climatológicas, de la enfermedad. Hace falta una enorme entereza para parar una ridícula vendetta. Hace falta ser muy inteligente para saber que aquel que acusa sin pruebas, que aquel que descarga en el acusado la tarea de probar su inocencia esta condenado al juicio de la historia. ¿Quién que crea en la justicia ignora el principio fundamental de presunción de inocencia? ¿Cuántas pruebas más hacen falta para convencer a un envidioso de la verdad? ¿Qué evidencia adicional se debe aportar?
Si, es posible que Armstrong pierda sus preseas. Lo que no perderá jamás será el respeto de todos los que sabemos quien elevó la mano victoriosa después del esfuerzo.

Contar a Marilyn Monroe

Es dificil pensar en alguien que al escuchar el nombre de Marilyn Monroe no sepa de quien estamos hablando. La mujer es un ícono, un referente, una leyenda. ¿Pero quién era esta rubia despampanante? ¿La novia del señor presidente y de su hermano? ¿La esposa de Di Maggio? ¿El golpe de suerte de Hugh Hefner? Es posible contestar que sí a todas estas preguntas y a pesar de ello quedarnos sin una respuesta.

A mi, que me gusta contar, me parece que recurrir a los números de la Monroe, es una buena idea para definir a esta enigmatica mujer. Los números son buenos aliados porque son fríos, precisos y objetivos. Se abstienen de juzgar y simplemente informan. Contemos a Marilyn Monroe.

Marilyn Monroe era una chica de talla 8 y llegó a ser talla 12, lo que las agencias de modelos hoy definirían como “muy voluminosa”, en comparación con las medidas que se lucen en las pasarelas, que cuando mucho llegan a talla 4, es decir, “petite”.

Otro dato, los derechos de la primera sesión fotográfica en la que esta rubia platinada se desnudó fueron vendidos a un muchacho visionario por 500 dólares. Estas imagenes sirvieron al joven empresario para ilustrar la primera portada de la que sería una de las revistas más famosas del mundo: Playboy. Así la rubia de 27 años se convertía en la primera playmate. En 2007, Hefner reeditó nuevamente esa revista con un tiraje de 20,000 ejemplares. La primera conejita le trajo suerte.

El mercado está dispuesto a pagar precios astronómicos con tal de conseguir alguna pertenencia de Marilyn, un recuerdo, un documento. En 2010 su certificado escolar se subastó en 21,250 dolares. Una radiografía de la diva en 45,000. Sin embargo, el dato más impactante es el precio que alcanzó el legendario vestido blanco de la pelicula Seven Year Itch: 5.6 millones de dólares.

Es verdad que también se dice de ella que era tartamuda, que hubo una ocasión en que repitió hasta 59 veces una escena antes de alcanzar la entonación y la fluidez correcta. Que la forma sexy de hablar, soplando las vocales, no era más que una estrategia para disimilar su mala dicción. Que el papel de rubia ingenua, con el tiempo le resultó vacío hasta a la misma actriz. Que padeció muchos procesos judiciales. Que era adicta a todo tipo de pastillas y sustancias. Si, todo eso es posible que sea verdad.

Sin embargo, prefiero quedarme con los números de Marilyn y encontrar ahí respuestas. Especialmente con uno: el número 20. Después de la muerte de la diva, Joe DiMaggio, con el que sólo estuvo casada apenas un año, se encargó de todo lo relacionado con el funeral. Pero, además, dispuso que tres veces por semana, durante 20 años, le fueran enviadas a su tumba, 20 rosas rojas.

Es dificil que alguien al escuchar el nombre de Marilyn Monroe no sepa de quien estamos hablando. Es aún más dificil, después de ver sus números, no imaginar quién era esta rubia de plata.
Por eso me gusta contar a Marilyn Monroe.

Entorno y competencia

Es verdad, el entorno en el que vivimos se ha vuelto un espacio muy competitivo, lo es mucho más ahora que como era hace años y la promesa es que cada día la competencia irá en aumento. No sólo en el ámbito empresarial, también en el terreno personal. Los seres humanos que se mueven a nuestro alrededor anhelan alcanzar los mismos objetivos, o en todo caso aquellos que les son muy similares. Así sucede porque nuestras aspiraciones se encaminan a lo que es bueno, lo que es deseable, lo que genera satisfacción, al igual que las de los demás.
En la actualidad los foros de competencia de un individuo, tanto en su actividad profesional como en su vida personal, son múltiples ya que la oferta supera a la demanda. En un mundo donde los oferentes superan a los demandantes se hace necesario destacar las cualidades que nos hacen elegibles por sobre las demás opciones.
La gran asignatura pendiente es que, en general, seguimos pensando que es irrelevante dar forma e importancia a nuestras cualidades, tanto externas como internas, para usarlas como bandera y tarjeta de presentación ante el mundo. Pareciera que tenemos un gran pudor para hablar de nuestros mejores aspectos. Sin embargo, se hace necesario.
Así como hoy es imposible que las empresas ignoren a sus clientes, si quieren tener éxito, el individuo debe estar atento a las exigencias del entorno, dando seguimiento a un plan de construcción personal, orientado a la consecución de objetivos fijados con cuidado y anticipación en el que destaque sus aspectos mejores. La violencia en la competitividad del entorno nos hace conscientes de esta nueva gran necesidad de hacernos cargo de los mensajes que enviamos al mundo. No podemos dejar al azar la imagen que queremos proyectar. La impresión que queremos causar. Eso sería abrirle las puertas a nuestra competencia y encerrarnos en la torre de la incompetencia.

Minientrada

Imagen personal

Cada vez que elegimos las prendas que vamos a usar, cada vez que nos vestimos, enviamos a nuestro entorno un mensaje de quienes somos. Lo queramos o no, seamos conscientes de ello o no, nuestra forma de vestir es una declaración y una forma de presentarnos al mundo, especialmente hoy, cuando los contactos humanos son tan rápidos y la información es tan veloz que las opiniones que se generan alrededor de una persona dependen en un alto porcentaje de la primera impresión que damos a los demás.

La relevancia de estos primeros contactos visuales a través de este lenguaje instantaneo debe ser tomada con seriedad ya que no se trata unicamente de trapos y frivolidades. Se trata de la imagen que queremos dar en un entorno altamente competitivo, donde cada vez más, los detalles toman mayor importancia. La elección que hacemos cada mañana para presentarnos al mundo es un mensaje que ayuda a la gente a clasificarnos en cierto grupo y, como dijera Michael Porter, constituye uno de los elementos de nuestras ventajas competitivas. Es una herramienta útil que está ahí para ayudarnos y es importante usarla a nuestro favor.

En un ambiente en el que la oferta es superior a la demanda, en el que la exigencia es feroz y los oferentes deben destacar, la imagen personal se vuelve un instrumento que apoya a la persona a lograr ser vista de forma adecuada, es decir, tal como el individuo lo desea.

No se trata de vestir a la moda, significa tomar las riendas de los mensajes que emitimos para después convertirlos en un estilo de gestión bien diferenciado. Tanto en la actividad profesional como en el ambito personal las opciones del individuo son múltiples y complicadas, en ocasiones también contradictorias. La adaptación de una imagen personal a la realidad de cada quien debe partir de las necesidades de su contexto, de las personas con las que convive, de los objetivos que pretende alcanzar, de la competencia que enfrenta.

Es cada vez más relevante ser consciente de nuestra imagen personal. Elegir el estilo con el que le contaremos al mundo nuestra historia. Reflexonar sobre nuestra aprariencia y transformarla en una característica que hable por nosotros de nuestro ser individual. Es importante construir y cultivar la mejor y más bella forma de presentarnos dando la mejor versión de uno mismo. Es aprender a usar el material a nuestro alcance y operarlo en nuestro beneficio.

¿Será posible?

¿Será posible que todo lo que hemos leído y recibido como noticias estos últimos días realmente esté pasando? Parece que sí, sin embargo, caemos en la tentación de pensar que se trata de un viaje onírico lejano a la realidad. Malas noticias, parece que todo es cierto.
La condena que recibieron las tres integrantes del grupo Pussy Riot por cantar frente al altar de la catedral de Moscú contra el presidente Vladimir Puttin, el conflicto desatado por el caso Assange después de que Ecuador concedió asilo diplomático al fundador de Wikileaks, las declaraciones de Joaquín Vargas acusando de chantaje al gobierno mexicano en el tema de la banda de 2.5 y sobre todo el caso del joven español Angel Carromero que será juzgado en Cuba el,proximo 31 de agosto.
Pareciera que el mundo en estos días decidió voltearse de cabeza y darle la espalda a la razón. Pero, de todo lo mencionado, el caso Carromero me parece que es el mayor golpe a la marcha normal de la vida, a lo lógico. Se salta al renglón de lo irreal.
Es decir, aunque me parece que la condena de las cantantes rusas es exagerado, ellas o en todo caso aquellos que las manejan, sabían que existe una ley que les prohibe manifestarse de la forma en que lo hicieron en un templo ortodoxo. Las chicas intuirían, por lo menos, que en ese lugar de culto, una manifestación así rayaba en lo inadecuado.
En el caso Assange caminamos en el mismo sentido, revelar información ultra confidencial evidentemente haría enojar a las personas que se vieron expuestas. El fundador de Wikileaks, que no es un hombre ingenuo, lo sabía y aceptó jugar bajo las reglas del riesgo. Las consecuencias seguramente estaban medidas.
En el caso de la banda 2.5 me parece difícil de creer que una reportera, así se llame Carmen Aristegui, con su voz libre y valiente, sea la causa para tomar decisiones que afectan al grueso de los que necesitan recibir internet en mejores condiciones. Debo de reconocer, sin embargo, que los tiempos y modos del gobierno me parecen inadecuados. También, la evidencia otorgada por la secretaria de hacienda nos hace ver que MVS no ha negociado bien las bases del precio que quiere pagar por su concesión. Sospecho que ambas partes nos ocultan parte de la verdad.
El caso del dirigente juvenil del PP, Angel Carromero, es totalmente otra historia. Este chico español se vio involucrado en un accidente sucedido en Cuba, en el que perdieron la vida Oswaldo Payá Sardiñas y Harrold Cepero, ambos miembros del Movimiento Cristiano Liberación. La viuda ya la hija de Payá han intervenido en favor de Angel que será llevado a juicio acusado de homicidio imprudencial. A pesar de que las familias de los fallecidos no han presentado cargos contra Carromero, este joven español puede enfrentar una sentencia de siete años de cárcel. Las esperanzas son pocas pues la fiscalía cubana se muestra severa y la dureza del tribunal que juzgará el caso parece no querer tomar en cuenta los atenuantes y solo poner acento en los agravantes. ¿Será posible que la impericia al manejar, la falla en los frenos de un coche con mantenimiento deficiente lleven a este joven a vivir tras las rejas por un accidente? Dicen las autoridades cubanas que fue exceso de velocidad. Tal vez.
De todos los temas, el más delicado es el de Carromero, pues fue un accidente. Todos los demás sabían o debían saber lo que estaban haciendo. Tenían el control ya la responsabilidad de sus actos.
¿Será posible que el mundo opté por un acento severo o entraremos en un camino conciliador? Ya veremos como marcha esta semana.

Con los pies en mi tierra

De regreso, con los pies en mi tierra, rodeada de los míos, cierro los ojos y trato de resumir la experiencia de haber recorrido el camino de Santiago. Entonces me doy cuenta de lo limitado de las palabras. De lo mucho que quiero contar y lo poco que puedo decir.
Fueron 289442 pasos, 350 kilómetros caminados entre Oporto y Santiago de Compostela, 10 días de recorrido por el Camino Portugués, un promedio de 9 horas diarias de caminata, más de cincuenta fuentes y bebederos, cerca de veinte ríos y puentes, mas de veinte sellos estampados en nuestros pasaportes de peregrinos, datos que sirven para cuantificar y que explican muy poco de la riqueza vivida. Imposible ponerle número a las veces que nos desearon “buen camino”, a las ocasiones en que nos orientaron para no perder el rumbo, a las personas que nos regalaron fruta, a los árboles que nos dieron sombra, al rumor del campo, a las ermitas que recibieron nuestras oraciones, a las risas y a las lágrimas, al amor gratuito.
Cómo lograr transmitir la seguridad que da una flecha amarilla pintada en una reja, en el suelo, en un árbol, en una valla. Cómo explicar que cada vez que llegaba la sensación de incertidumbre aparecía la flecha, la concha del peregrino, la cruz de piedra que son las señales que marcan el camino para llegar a Santiago. Cómo agradecer a aquellos que se tomaron el tiempo para pintar en el camino las marcas para no perderte y las señales que indican que por ahí no es. Como contar la camaradería que existe entre los peregrinos y el cuidado que nos dispensaron mientras avanzábamos.
Es difícil dar honor al camino con las palabras. Sin embargo, es preciso dejar testimonio de tantas bendiciones recibidas. Es agradecimiento y valor para defender lo recibido, es memoria para que una vez en la cotidianidad no nos gane el peso de la rutina.
Recordar que en el camino es mejor ir ligeros, ser humildes, tener prudencia, ir sonriendo. La Compostela personal, lo dicho al apóstol en un abrazo de entrega. Sí, sin duda es difícil de expresar con palabras. Por suerte, no lo es tanto con la mirada.

20120814-183612.jpg

Misa de los Peregrinos

Con la Misa del Peregrino se concluye oficialmente la peregrinación a la Catedral de Santiago de Compostela. Se lleva a cabo todos los días a las doce del mediodía. El lugar se llena, a veces más de turistas que de peregrinos. Así sucede.
Se pide silencio. En el recinto hay mucho ruido. El rumor de voces que platican, que se admiran o que comparten. Se pide silencio en varias ocasiones para empezar la Santa Misa.
En esta ocasión preside la ceremonia el obispo de Ciudad Real, otro peregrino. El junto con un grupo de sacerdotes jóvenes y de seglares decidieron caminar a la tumba del apóstol. Para mí esto es muy significativo, no es lo mismo hablar desde la comodidad del altar que hacerlo después de haber recorrido el camino de Santiago.
Sus palabras son sentidas y sensibles a los pasos, a la perseverancia, a las quemaduras de sol, al calor agobiante, a las ampollas, a los pies exhaustos. El habla de sus dolores, son los mismos que llevo en el cuerpo. Habla también de la experiencia, de esa que nos motivó a llegar ahí, de esa que mantuvo la consistencia y la fuerza para caminar, de lo que se movió por dentro. De los regalos que se nos entregaron y de los que fueron recibidos.
En la misa se concluye la peregrinación, aunque previamente ya obtuvimos el certificado compostelar. Nuestro nombre está inscrito en latín, hemos recibido la indulgencia. En el ofertorio el sacerdote repite los nombres de los peregrinos, la nacionalidad y la ruta elegida.
Fuimos muchos los que escuchamos nuestro nombre. Sólo dos mexicanos recorrimos el Camino Portugués de Santiago.
No pude mas que llorar.
El botafumeiro se balancea sobre nosotros. Nos baña con su olor a incienso. Con ese olor agradable con el que suben nuestras peticiones y agradecimiento al trono de Dios.

Camino de Santiago

20120811-092318.jpg

Imagen

Anteriores Entradas antiguas

a href=’http://cloud.feedly.com/#subscriptionfeedhttpwww.ceciliaduran.wordpress.com’ target=’blanco blank’>

Archivos

A %d blogueros les gusta esto: