Clase turista

A veces me da por pensar, lo cual ya es ganancia, que cuando me subo a un avión el aparato en realidad no se mueve, sino que gracias a las torturas sufridas, el cuerpo se teletransporta de alguna forma misteriosa al destino deseado.
Esto sucede con mayor fuerza cuando viajo en la cabina de clase turista en la que los espacios son cada vez más reducidos, por lo que las incomodidades se multiplican y se hacen evidentes: los pies se hinchan y duelen, la comida es malísima y sabe a plástico, y las azafatas son poco amables. Sospecho que esto es un ardid comercial de la línea aérea para qué la próxima vez paguemos primera o de perdida business. Sin embargo, cada vez que pregunto, los precios me parecen exorbitantes y me digo que no lo valen y pago turista.
Al estar, como ahora estoy, sentada en mi modesto asiento, me arrepiento. Claro, las torturas son para eso, para arrancarnos el arrepentimiento a toda costa, a como de lugar. Y, es que mi espacio vital es tan pequeño que si el pasajero de adelante estornuda la mesita del asiento se agita y pone en riesgo el equilibrio de mi refresco.
Así son los vuelos de muchas horas, cansados, tediosos. Quiero dormir y no puedo. No hay espacio ni para estirar las piernas. Quiero leer y no puedo. La luz molesta a mi compañera de lugar que ha decidido dormir, buena suerte. Escribir, casi imposible, ¿Cómo? Juego al héroe y lo tomo como un desafío: escribo.
En pocos minutos llegaré a Lima, el vuelo nocturno concluirá, y elevarán las cortinillas. Me demostrarán que no fui teletransportada. ¿Les creeré?
Me parece que sí. Veo amanecer sobre la cordillera de los Andes. El rosa vence al azul nocturno. Ya casi olvido el dolor de pies…..

Anuncios

Mi padre

Hablar de mi padre cuando ya no lo tengo ( y no hablo de muerte) es muy difícil, sobretodo cuando en mi memoria aparece ese hombre sonriente, vital, curioso, enamorado de la vida y sus placeres, buscando siempre la manera de convertir los actos cotidianos en hechos extraordinarios.
La imagen que tengo de él, a pesar de la distancia que me ha impuesto, es la misma, queda inalterada, se sobrepone a la circunstancia. Lo sigo viendo enorme, aunque mida 1.75m, con una memoria envidiable, una claridad única, entusiasta, apasionado por los viajes, la pesca, la cacería, el automovilismo, los nuevos sabores. Nada le era indiferente. Todo le causaba asombro.
De niña no entendí el privilegio de ser su hija mayor. Viví el privilegio de la exclusividad por cuatro años en los que visité la oficina del rector Barros Sierra, la oficina del secretario Félix Valdez, platiqué innumerables veces con el Ing. González Cueto, Ing. Díaz Díaz, Nava y los grandes maestros de la ingeniería civil mexicana que eran amigos de mi padre.
Un dia lo acompañamos al aeropuerto porque iba de gira con el presidente López Portillo, otro formé con él parte de la comitiva del presidente Salinas para inaugurar el tramo de la autopista Plan de Barrancas.
Mi mamá me cuenta las historias que no viví y en las que ella tomó parte. Las medallas de atletismo, sus fotos en los diarios, el día de la titulación. La boda en el santuario del Señor de la Piedad. Su beca en París, los múltiples viajes a Washington D.C. en comisiones al Banco Mundial o al FMI. Un archivo lleno de recuerdos salpicados de admiración.
Un hombre de México de cuyo trabajo aún disfrutamos los mexicanos de hoy. El inventario de carreteras nacionales, el de caminos rurales, los estudios de factibilidad para la construcción de casi todas las autopistas del territorio mexicano.
Un luchador que ha ganado casi todas las batallas, un enamorado de su esposa e hijos. Un sobreviviente que regresó entero del hoyo de la muerte. Un hombre justo que decidió poner
distancia para no evidenciar quien ocupa el lugar más grande de su corazón. Lo entiendo y no por eso me deja de doler.
La diferencia entre una interpretación y un deseo son los hechos. Por ello puedo decir que las primeras lineas son hechos, la penúltima frase del párrafo anterior: un deseo. ¿Qué más me queda?

Dreamers

No es usual abrir el periodico y encontrar varias buenas noticias. Pues hoy es un día de excepción. Hay que aprovecharlo. Ayer se supo lo que sin duda será la mejor noticia para los migrantes mexicanos que viven en Estados Unidos.

Es una noticia que beneficiará a aquellas personas que se les conoce como dreamers. Es decir, aquellos que migraron a la unión americana, no por decisión propia, sino que fueron llevados por sus padres cuando aún eran niños.Son todas aquellas personas menores de treinta años que no hayan cometido delitos y que hayan asistido regularmente a la escuela, es decir gente de bien. Claro también para aquellos que se hayan inscrito al ejercito y quiera servir a las fuerzas armadas de ese país.

Es buena noticia porque los dreamers ya no vivirán la amanaza permanente de ser arrestados y deportados al país que los vió nacer, que los expulsó por no brindarles una oportunidad de vida y del que poco conocen. En ocasiones México les resulta tan ajeno que ni siquiera hablan español. Tal vez porque de este lado del Bravo hemos hecho muy poco por ellos.

El día de ayer el presidente Obama giró la instrucción de que nos se arreste ni se expulse, es decir, que no sean sujetos de la ley, a todo aquel menor de 30 años que haya sido llevado por sus padres a vivir a Estados Unidos por un periodo de 5 años antes del 15 de junio de 2012.

Si, es cierto que ésta decisión llega en epoca electoral y que le dará plataforma para allegarse del voto latino. Si, pero esa hoy es una buena noticia para cerca de 1.4 millones de mexicanos que viven allá en esta condición.

Una vez más, y solo por hoy, ¡enhorabuena!

El triunfo de Cabo Pulmo

En este mundo tan lleno de información algunas veces se nos escapan las buenas noticias y eso no es justo. Es verdad que últimamente hemos andado muy ocupados con las encuestas de opinión de los candidatos a la presidencia, de la evolución de los movimientos juveniles y de sus buenas y malas compañías, de que el próximo domingo el futuro de Europa se juega en Grecia y de la organización de la reunión G20 de la que seremos anfitriones.
Es posible que nuestras preocupaciones se centren en el tipo de cambio que se resiste a dejar los niveles de los 14 pesos o en decidirnos ya cual será la persona que se lleve nuestro voto, yo todavía no lo se.
Pero hubo una muy buena noticia esta semana y no podemos dejarla pasar, fue el triunfo de Cabo Pulmo. El presidente Calderón suspendió el proyecto turístico Cabo Cortés que ponía en peligro el único arrecife coralino del  Golfo de California. Es un triunfo para las personas de la región, para los ecologistas y para la humanidad. Ganó la sabiduría que dicta que el hombre debe respetar, cuidar y preservar los arrecifes, los ecosistemas, la naturaleza. Ganó la cordura. Ganó, como lo llamaba Jacques Cousteau, el acuario del mundo.
Ganó, hay que decirlo, por la perseverancia de sus defensores. Cada día de su batalla dejaban a un lado todo para ir a defender Cabo Pulmo. No se dieron por vencidos, se pusieron con Sansón a las patadas y vencieron a Goliat. Jamás abandonaron su trinchera.
Enhorabuena. Una felicitación con agradecimiento a aquellos que lucharon en favor de la humanidad. ¡Ganaron!

De debates

De debates.

De debates

Los debates tienen el propósito de ayudar a los electores a tomar una decisión informada con respecto a su intención de voto. Es la oportunidad de los candidatos para lucirse, para ponerse en contacto con sus votantes y dar a conocer que tanto manejan las ideas que dicen son suyas, convencernos de que las propuestas que han planteado en sus discursos salieron de su auténtica convicción.  No es el momento de las grandes proposiciones, es ver que tal interactúan para defender lo que ya sugirieron con anterioridad. También es la ocasión que los votantes tenemos para calibrarlos, ver como reaccionan sin la protección de sus asesores, al calor de la discusión, al ser sorprendidos por sus pares. Es verlos trabajar a botepronto.

Los debates han contribuido al éxito de los candidatos. Fue así que John F. Kennedy le ganó a Nixon, que Francisco Labastida perdió gran cantidad de votos, pero no son determinantes. El Jefe Diego debatió mejor que Ernesto Zedillo y no llegó a la presidencia de la república. Son una herramienta para ver en vivo y a color a aquellos que pretenden manejar nuestros destinos. Es la forma en que los electores podemos retirarles la máscara y verlos.

Este segundo debate no me inspiró. Debo decir que Josefina me divirtió, me gustó su ocurrencia de hacerme imaginar a los candidatos como mujeres, una herramienta efectiva. Quadri me aburrió, a pesar de que reconozco que hizo cuestionamientos interesantes: aborto, matrimonios gay, China, infraestructura. López Obrador y Peña Nieto se ignoraron, en mi opinión, lucieron apagados.

Sin embargo, el debate no cumplió, en mi, su propósito. Yo sigo con la duda. Sí, pudimos verlos sin máscara. No me gusta lo que vi. Ninguno de los cuatro me encanta, los cuatro me incomodan por diversas razones. Todavía no sé que voy ha hacer el día de las elecciones. A como van las cosas tendré que conformarme con responder  ¿Cuál rostro me resulta menos incómodo?

Domingo en la mañana

Amanece fresca la mañana y se espera que suba la temperatura. Domingo que promete ser ajetreado. Comenzamos a las ocho de la mañana con la final de Roland Garros, por mucho mi torneo de tenis favorito. Extraño la presencia de Roger Federer. Admiro a Nadal, Djokovic me encanta. Tambien es domingo de Gran Premio, en Montreal ya se oyen los motores y se siente el ajetreo en los Pits. Me gustaría estar en París, no le haría el feo a Montreal. Pero en París hace frío y en Canadá las temperaturas superan los 35 grados centígrados. Aqui, por el momento la temperatura es agradable. Veremos que tal se pone.  Es domingo de debate. ¿Habrá bronca o se escucharán  propuestas? Me encantaría escuchar cómo le van a hacer los candidatos para saltar los obstáculos que impiden el crecimiento, que merman la productividad y frenan el desarrollo.

Un sorbo al café, un vistazo al periódico. La promesa de un domingo poco aburrido. Cancha de arcilla, aromas de aceite, ritmos cadenciosos y acelerados. La esperanza de que uno de loss cuatro mexicanos que se dirigían a nosotros tenga la astucia de ganar nuestro voto, no con un engaño sino con un buen plan en el que podamos participar.

En fin… el domingo promete. Esperemos que cumpla.

Bienvenid@s

Bienvenid@s.

Bienvenid@s

Bienvenid@s a mi blog. Es un lugar en donde podrás echar un vistazo a los temas que van captando mi atención.  Lo mismo encontrarás opiniones políticas, de negocios, cuentos, narraciones, reseñas de libros, consejos financieros, recomendaciones, es decir, aquello que vaya pasando por mi mente. Un poco de todo lo que conforma mi cotidianidad, de lo que es normal para mi porque pasa todos los días. Advierto que lo que resulta habitual para mí no lo es para el resto de las personas. Tal vez por eso resulte interesante asomarse frecuentemente por aquí.

Les invito a sentirse agusto y en libertad. Se vale comentar, disentir, apoyar, criticar. Aprecio mucho la retroalimentación. Es, después de todo, el intento honesto de compartir una mirada femenina y mexicana del mundo con ustedes. Asi que asómense, háganlo con frecuencia.

Es por el gusto de reunirnos y conocernos a través de las letras que es finalmente donde se desnuda el corazón. La invitación queda hecha. Gracias por visitar . Bienvenid@s siempre.

a href=’http://cloud.feedly.com/#subscriptionfeedhttpwww.ceciliaduran.wordpress.com’ target=’blanco blank’>

Archivos

A %d blogueros les gusta esto: